El Arrebato: “Los medios vetan ciertos tipos de música, al final Taylor Swift y La Húngara hacen lo mismo”

El cantante sevillano presenta ‘Una tarde cualquiera’, su nuevo álbum y el primero en cuatro años. “Tengo bastantes ofertas de trabajo, pero tengo un problema con el avión, me da miedo”, indica

Compartir
Compartir articulo
El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)
El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)

Francisco Javier Labandón Pérez (Sevilla, 1969), conocido artísticamente como El Arrebato, tiene más de mil felpas desperdigadas entre cajones, maletas y armarios. “Es el regalo que me hace todo el mundo”, dice mientras explica que necesita “baúles y baúles” para guardarlas. “En los conciertos la gente tira sujetadores y a mí me tiran felpas”, insiste cómico en su entrevista con Infobae España. El cantante presenta, después de cuatro años, un nuevo álbum, Una tarde cualquiera, un proyecto con el que dará comienzo a una gira en 2024 por toda España.

El sevillano tiene pendiente una visita a Latinoamérica, pero hay un hándicap que no le ha permitido cantar las canciones que marcan su carrera con dicho público. Aunque, afirma no ser Beyoncé, tiene “bastantes ofertas de trabajo, pero un problema con el avión, me da miedo”, un motivo que le impide aceptar algún que otro despliegue musical fuera de nuestro país. El Arrebato lleva varios años postergando una gira en Estados Unidos y México por su fobia a volar, una de las anécdotas que siempre saca a relucir en su contacto con la prensa y la televisión.

Te puede interesar: Christian Nodal: “Me pasó como a Rosalía con el flamenco, hay mucho purista que piensa que mi música es un intento de mariachi”

“Hoy en día es complicado venderlos”, dice sobre los discos. Él ya va por el número 13. “Soy fiel a mí mismo”, explica sobre su mantenimiento en una industria que cada vez va más rápido y en la que los fenómenos creados en las redes sociales se van solapando. “Creo que es un problema del público, son ellos los que te tienen que seguir a ti, no tú a ellos”, sentencia sobre las tendencias musicales y la pérdida de uno mismo en la carrera a la cima.

Pregunta. En la época de consumo actual, sacar un disco es una celebración por partida doble, ¿no?

Respuesta. Pues sí. Cada vez que he subido un escalón pensaba en el siguiente, pero no soñaba con que la música me iba a tratar así de bien, porque al principio fue muy dura conmigo. Pero bueno, con esfuerzo, mejorando, levantándote un poquito más temprano, se consigue. Estoy muy feliz de que la gente me siga diciendo después de tanto tiempo, eso me provoca una presión (positiva) de estar a la altura y de hacer discos que no defrauden. El Arrebato es un universo y no quieres salir de ahí, quieres dejarlo todo dentro.

P. Cuándo hablas de dejar tus proyectos dentro de ese universo, ¿has querido salir alguna vez? ¿Probar algo distinto?

R. Sí, lo que pasa es que el 90 por ciento de las veces vuelvo a eso. Sólo lo sé hacer de mi forma. No es una cosa premeditada, me sale así. Hay veces que hago canciones y pienso que no las van a entender, que van a decir que he cambiado.

Te puede interesar: Sergio Dalma: “Me choca que un tío de Cáceres o de Valladolid cante como un latino”

El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)
El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)

P. Dices que al principio la música no te trató bien. ¿Te costó mucho conseguir entrar en la burbuja?

R. Sí, imagino que como a todo el que empieza. Con 15 años quería ser cantante y hasta los 30 no tuve la oportunidad de grabar un disco. Bueno, grabé varios, pero no tuvieron éxito. Pertenecía a un grupo, éramos tres los que cantábamos y se disolvió. Después, cuando decidí ir en solitario, funcionó. Siempre creía que yo solo no tendría mucho recorrido, a mí me gustaba ser el autor, el músico. Sin embargo, la vida me dijo que sí.

P. ¿Hay una retorno a la raíz musical que triunfó hace unos años?

R. Yo creo que sí. Nosotros tenemos una raíz muy bonita aquí en España. Me refiero a los que hacemos flamenco y pop. Recuerdo cuando salió Mayonesa, el primer reggaetón que yo recuerdo. Todo el mundo pensaba que era una moda, pero estamos en el año 2023 y sigue. Con la crisis de la industria, los artistas se vuelven inquietos. Quieres salirte del barco, intentas hacer cosas distintas, pero al final te das cuenta de que lo que la gente quiere de ti es eres tú, no es tu música. Tu mensaje tiene que ser creíble, tiene que ser verdad. Tú no puedes cantarle a la paz en el mundo y estar dándole puñetazos a otra persona. Tu personaje tiene que ser coherente. Al final, la gente está volviendo a lo auténtico en un mundo de mucha inmediatez en el que si te mandan un WhatsApp de seis párrafos no lo lees y en el que todos ponemos los audios al uno y medio de velocidad.

Te puede interesar: Camilo: “Cuando voy al estudio me lo paso de puta madre, sea esa canción peor o mejor que la que hace la inteligencia artificial”

P. ¿Cuesta, como artista, no picar en las tendencias musicales en pro de mantenerse fiel a uno mismo?

R. Es difícil, porque además tienes muchas tentaciones y llegas a coger, como en cualquier profesión, un poquillo de celos. Es una sensación de que la gente está mirando para allá en vez de mirarme a mí. Intentas meterte en la foto como puedas. Yo ya estoy en la quinta planta, tengo 50 tacos. Si yo me meto en una discoteca con los chavales y me pongo a bailar, estoy haciendo el ridículo, ¿sabes? ‘¿Qué hace el pureta este aquí, ¿se cree que es Travolta?’, eso pensarían. En la música ocurre igual. Por mucha moda que haya, tienes que ser coherente con lo que haces. No puede ganar la tentación de meterte en un mundo que no es el tuyo y en el que nunca te van a aceptar. Es una inquietud por querer llegar a toda la gente, por no sentirte desfasado. Los medios también hacen mucho daño algunas veces.

“Tienes muchas tentaciones y llegas a coger celos. [...] Por mucha moda que haya (en la música), tienes que ser coherente con lo que haces”
El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)
El Arrebato, en su entrevista con 'Infobae España' (Helena Margarit Cortadellas)

P. ¿Por qué hacen daño?

R. Porque vetan ciertos tipos de música, por ejemplo el flamenquito, como lo llaman ellos, no lo ponen en ninguna cadena nacional. Sin embargo, sí ponen el folclore colombiano, el folclore argentino, el folk en inglés. Al final Taylor Swift hace lo mismo que hace La Húngara, pero allí la tratan como una estrella y aquí la tratamos como si fuera una música nuestra. Creo que es un complejo que tenemos en este país y no tiene sentido. Al final, tienes la tentación de decir ‘pues voy a cantar con el colombiano este para que me pongan en la radio’.

Te puede interesar: Joaquina, la nueva generación del pop latino: “Shakira y Taylor Swift han abierto muchas puertas hablando de sus vivencias personales”

P. Tu himno del Sevilla no sólo es uno de tus grandes éxitos, sino uno de los más escuchados en el panorama futbolístico.

R. Me lo piden en todos los conciertos, esté donde esté, en Vitoria, en Bilbao, en Galicia, en Valencia. Fue algo que creía que iba a quedar como una anécdota, sin embargo, fíjate la trascendencia que ha tenido. Creo que el fútbol ha cambiado, todos los estadios ya cantan los himnos. Es difícil poner de acuerdo a toda la afición del Sevilla y luego a todo el universo del fútbol. Creo que el himno ha trascendido a una canción que me gusta, que da buen rollo y que ponen en discotecas. He visto un montón de bodas, y no de sevillistas, en la que ponen la canción. Dentro de 80 años nadie se va a acordar de El Arrebato, mi familia y punto, pero el himno va a seguir ahí.

“Dentro de 80 años nadie se va a acordar de El Arrebato, pero el himno del Sevilla va a seguir ahí”

P. ‘Búscate un hombre que te quiera, que te tenga llenita la nevera’ es un requisito complicado por los precios actuales. Ahora la letra sería otra, ¿no?

R. El aceite de oliva. Este año vamos a celebrar el 20º aniversario de esa canción. La verdad es que yo le tengo mucho cariño. Hubo una polémica con el rollo del feminismo, pero yo siempre he explicado que es una canción sobre dos personas. No estoy hablando de las mujeres.