La persistencia de alta inflación por largo tiempo recreó la indexación (Nicolás Stulberg)
La persistencia de alta inflación por largo tiempo recreó la indexación (Nicolás Stulberg)

La colocación de depósitos a plazo fijo ajustable por inflación volvió a sobresalir en febrero como el segmento más expansivo en las opciones de inversión que los bancos ofrecen a sus clientes, en una proporción de casi tres a uno al aumento nominal del plazo fijo tradicional, en el caso de la comparación con el nivel de enero, en términos relativos; y de más de 4 a 1 respecto de un año antes.

Si bien en valores absolutos mantienen un mínima representatividad, apenas 0,4% del total, con un promedio en el último mes de poco más de $7.500 millones, en contraste con el plazo fijo tradicional, en general a menos de 60 días, que sumaron $935.000 millones, pero redujeron su participación en una décima de punto porcentual, se observa una tendencia claramente ascendente.

El factor disparador de los depósitos ajustables no se sustentaría en las expectativas de alta inflación, en torno al 20 a 22% anual, porque según los datos del Banco Central ese es el rendimiento promedio que el sistema bancario ofrece a clientes por el plazo fijo tradicional; sino en la nueva forma de ahorro previo de muchos que aspiran en el término de un año acceder a un crédito hipotecario ajustable.

El ahorro ajustable por CER o UVA, esto por la tasa de inflación, en general con un plazo mínimo de 180 días, es una opción que las entidades financieras fomentan para clientes y no clientes que sus ingresos en blanco no les permite calificar para presentar una solicitud de un préstamo hipotecario ajustable por UVA, pero que aseguran que cuentan con otros recursos para poder pagarlo.

De esa forma, si durante 12 meses ahorran en un plazo fijo ajustable el valor de una cuota estimada del crédito que necesitan, no sólo podrán acreditar su capacidad de pago, sino que además, podrán cumplir con otro prerequisito clave de las líneas para la compra de la vivienda, que es complementarla con un anticipo mínimo equivalente al 20% de la propiedad a la que aspiran.

Liderazgo de las Lebac

Pese a semejante dinámica del ahorro ajustable, se multiplicó por 14 en los últimos 12 meses, en valores absolutos el mayor crecimiento volvió a concentrarse en la compra de Letras del Banco Central (Lebac), unos $80.000 millones en febrero y $624.000 millones en un año, frente a sendos aumentos de $53.200 millones y $224.500 millones, respectivamente en esos períodos de las colocaciones a plazo fijo.

En todos los casos, las opciones de inversión en el sistema bancario están habilitadas en las páginas de internet de cada entidad, y, en general parten de colocaciones de 5.000 pesos.

La buena noticia fue que pese a la creciente preferencia por las Lebac que con una renta cercana al 27% al año pagan más de 5 puntos porcentuales que un plazo fijo tradicional a menos de 60 días, no se vio afectada la capacidad prestable de los bancos, aunque tiende a debilitarse aceleradamente.

Seguí leyendo: