Un dato clave para el próximo presidente: ¿cuántos dólares aportará el campo en 2024?

Los datos privados hablan de un salto exponencial en los ingresos, tras el desastre productivo que generó la sequía. Los mayores ingresos provendrían del complejo sojero, con más de USD 18.000 millones

Compartir
Compartir articulo
En soja, la proyección es de 15.350 millones de dólares, el nivel más alto desde la campaña 2013-2014 y con un alza del 40 % respecto al ciclo 2019-2020. EFE/Gustavo Ércole/Archivo
En soja, la proyección es de 15.350 millones de dólares, el nivel más alto desde la campaña 2013-2014 y con un alza del 40 % respecto al ciclo 2019-2020. EFE/Gustavo Ércole/Archivo

Mañana será un día clave en la historia del país, en el cual la ciudadanía toda elegirá a su nuevo Presidente. Si bien los planes económicos que tiene el candidato por Unión por la Patria (UxP) y ministro de Economía, Sergio Massa, y el postulante por La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei, son, en algunos aspectos, diametralmente diferentes, existe una fuerte coincidencia: será central el ingreso de dólares por parte del sector agroexportador, para poder, por lo menos, robustecer las cuentas nacional.

El campo es central en este aspecto, ya que aporta entre 6 y 7 dólares de cada 10 que ingresan en el país. También es cierto que 2023 fue uno de los peores años en este aspecto, ya que la brutal sequía impactó de lleno en la totalidad de los cultivos, generando una fuerte falta de dólares en la economía. En este sentido, cálculos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) hablan de que este año cerraría con exportaciones totales USD 24.350 millones de los principales cinco complejos granarios (soja, maíz, trigo, cebada y girasol), a los cuales si se le restan las importaciones récord de soja, daría como resultado unos USD 18.700 millones. Así, el ingreso de divisas caería un 53 por ciento.

La buena noticia es que el año que viene no sucederá lo mismo. Si bien la producción de trigo y cebada fue impactada por la falta de lluvias y heladas tardías, en lo que respecta a soja y maíz las condiciones climáticas actuales y la venideras, al menos en el mediano plazo, darían lugar a una buena campaña de granos gruesos, con una producción de la oleaginosa en torno a las 50 millones de toneladas, muy por encima de las 20 millones obtenidas el año pasado, y de 55 millones en el caso del maíz (34 millones en la 2022/23).

Las exportaciones del campo
Las exportaciones del campo

Sin dudas esto plantea un panorama totalmente diferente al vivido un año atrás y dará lugar a mayores saldos exportables con un consecuente aumento en la cantidad de dólares ingresados. Según el último informe de la Bolsa rosarina donde realizan una proyección general de exportaciones, se prevé un aumento en las exportaciones netas del 56% respecto al año anterior por un total de USD 29.170 millones, equivalente a unos USD 10.468 millones más.

“Producto por producto, el complejo soja vería incrementado sus exportaciones en casi USD 4.100 millones (hasta los USD 18.451 millones), el maíz en USD 2.400 millones (USD 7.870 millones), el trigo en USD 1.400 millones (USD 2.900 millones), mientras que el girasol y la cebada se mantendrían prácticamente sin cambios (USD 1.370 y USD 2.220 millones)”, estimó la BCR en su informe publicado a finales de agosto. Cabe mencionar que en trigo, el ingreso de divisas podría caer ya que las proyecciones de cosecha sufrieron ajustes desde las estimaciones originales al comienzo de la campaña.

El campo aporta entre 6 y 7 dólares de cada 10 que ingresan en el país

La entidad rosarina explicó que esto se da “fundamentalmente por un incremento en los volúmenes proyectados a exportar que más que compensan la caída en los precios promedio de exportación proyectados para el año próximo: en 2024 se exportarían cerca de 90 millones de toneladas entre granos, subproductos y aceites, casi 40 millones de toneladas más que las 55 millones estimadas para el año actual”.

Clima a favor

Por su parte, el responsable del Área de Análisis de Mercados de la corredora Grassi, Ariel Tejera, planteó que el incremento en las estimaciones de cosecha se traduciría en un mayor ingreso de divisas. “En Argentina, en materia de producción, el clima se muestra a favor de la gruesa. Computando soja, maíz, trigo, sorgo, girasol y cebada, podemos pensar en un aumento en el volumen de cosecha próximo a 70%, respecto al último ciclo. Estamos hablando, aproximadamente, de un ascenso a 130 millones de toneladas”, dijo Tejera a Infobae.

Según puntualizó el especialista, en el trigo se espera el menor cambio respecto a la campaña pasada, tanto en el volumen a obtenerse como en las divisas que ingresen proveniente de las exportaciones, ya que “las lluvias llegaron tarde y no se descuentan nuevos ajustes en las estimaciones de producción. De momento, podemos pensar una cosecha ubicada entre 13 y 14 millones de toneladas”.

En maíz, la recuperación de la producción resultaría “más acentuada” y con “optimismo, la cosecha podría ubicarse en torno a 55 millones de toneladas”. En este sentido, marcó que un dato interesante a considerar sobre el cereal se vincula a la relación entre maíz de primera y segunda, que podría ubicarse en 30% vs. 70%.

El año que viene se prevé un aumento en las exportaciones netas del 56% respecto al año anterior por un total de USD 29.170 millones, equivalente a unos USD 10.468 millones más

Por último, en soja se espera el mayor aumento de producción respecto al ciclo pasado, ya que “no se descarta la posibilidad de alcanzar 50 millones de toneladas., representado un aumento del 130%, aproximadamente”.

Teniendo en cuenta este panorama, Tejera consideró que “en materia de exportaciones, el aumento de producción apuntalaría volúmenes, después de lo que fue un ciclo muy golpeado por la sequía. Así, entre soja, subproductos de soja, maíz y trigo, podríamos pensar en que podrían superarse los USD 25.000 millones. Claramente, esto estará atado al saldo productivo que efectivamente logre alcanzarse y al devenir de los precios”.

“Lo primero, estará determinado, en gran medida, por la evolución de las condiciones climáticas, que, por el momento, se muestran favorables. En cuanto a los precios, las cotizaciones internacionales logran mantener niveles aceptables en términos históricos, pero algunos factores podrían condicionar el devenir de los mismos”, concluyó Tejera.

Por su parte, la analista de mercados de la consultora AZ Group, Lorena D’angelo, indicó que las exportaciones del complejo oleaginoso pasarían de USD 11.500 millones USD a 24.200 millones, por lo que el volumen total de exportaciones agrícolas sería de USD 36.200, sumando los otros productos exportables

En cuanto a la recaudación por derechos de exportación, pasaría de USD 4.300 millones a USD 8.800 millones, considerando todos los productos y “teniendo en cuenta que aumenta el volumen pero se reducen algo los precios”, dijo D’Angelo.