Desde diciembre el BCRA compró USD 15.000 millones, pero retuvo menos de la mitad en las reservas

En cinco meses la entidad efectuó compras netas por USD 15.046 millones en la plaza mayorista y el stock de reservas creció en USD 7.166 millones. Qué frena la acumulación de activos internacionales

Guardar

Nuevo

Desde la devaluación de diciembre, el BCRA absorbe más de la mitad de la oferta en el mercado de cambios (Europa Press)
Desde la devaluación de diciembre, el BCRA absorbe más de la mitad de la oferta en el mercado de cambios (Europa Press)

Desde que Javier Milei asumió la Presidencia de la Nación, con Santiago Bausili al frente de la autoridad monetaria, la entidad compró más de la mitad de los dólares que el sector privado liquida en la plaza cambiaria.

En abril acumuló un saldo a favor con su intervención de USD 3.348 millones, en el sexto mes con resultado positivo, el mejor mes para la intervención del Central desde septiembre de 2022, cuando se aplicó la primera versión del dólar “soja”, un tipo de cambio preferencial para incentivar la liquidación de excedentes exportables. Y es de esperar que en mayo superará esa cifra, dado el avance de las exportaciones del agro.

Pese a las compras del BCRA, las reservas crecieron en abril solo USD 429 millones, a causa de los pagos de deuda

Desde el lunes 11 de diciembre 2023, tras la asunción de Javier Milei, la entidad monetaria efectuó compras netas por 15.046 millones de dólares. El Central solo efectuó ventas en cuatro ruedas operativas a partir del 11 de diciembre -y la del viernes 19 de abril fue la única con saldo neutro-.

Pero ese fenómeno de aspirara divisas no se cristalizó a pleno en las reservas brutas, que crecen bajo la administración de La Libertad Avanza en USD 7.166 millones (un 33,8%) desde USD 21.208 millones del 7 de diciembre. Menos de la mitad de las divisas que compró el BCRA se retuvieron en el activo.

Aspiradores de dólares

En abril las reservas internacionales finalizaron en USD 27.575 millones, con importantes pagos de vencimientos de capital al FMI y cargos por poco más de USD 2.000 millones en la última rueda operativa del mes. El cronograma de vencimientos de deuda pública es comprometedor y la principal causa que ralentiza el crecimiento de las reservas, pues está previsto que un próximo pago de intereses por USD 850 millones al Fondo, mientras que en junio vencerá un tramo equivalente a USD 5.000 millones por el “swap” de monedas con el Banco Popular de China, que el Gobierno busca renegociar.

Y por otra parte, lentamente se van regularizando los pagos de las nuevas importaciones desde el inicio del gobierno de Javier Milei.

El nivel de compras que la entidad monetaria sostiene en el mercado está “a tope”, aunque los analistas consideran que es necesaria mayor afluencia de divisas en los próximos tres meses de máxima liquidación del agro, dados los compromisos a afrontar.

“En cuanto a la oferta de los exportadores, el agro todavía no arrancó a liquidar masivamente la cosecha gruesa”, observaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.

“En definitiva, se está comportando en contra de su estacionalidad. Aunque en un principio la cosecha se habría retrasado debido a las condiciones climáticas -las lluvias impedían levantar los granos-, expertos del sector consideran que el precio de los commodities y el tipo de cambio efectivo desalentaría ventas masivas de los productores. Al observar las cifras de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, se evidencia que los productores prefieren refinanciar sus deudas en dólares contraídas en la campaña 2022/2023 -sequía- antes que vender para saldarlas”, apuntaron desde PPI.

El acceso gradual de los importadores va percibiéndose a medida que van cayendo las cuotas de 25% cada treinta días autorizadas desde el 26 de diciembre (PPI)

Por otra parte, “el acceso gradual de los importadores va percibiéndose a medida que van cayendo las cuotas de 25% cada treinta días autorizadas desde el 26 de diciembre, al subir la relación de importaciones pagadas desde 17,2% en diciembre, 23,8% en enero y 42,3% en febrero. Así, no sería descabellado esperar un ratio cercano al 80% en abril, el cual sería el más elevado desde junio 2023 (85,3%)”, consignaron desde Portfolio Personal.

“En el caso de Argentina, al mantener el ritmo de devaluación del peso inalterado, en un contexto donde Brasil y China aceleraron, pierde competitividad en las exportaciones de maíz, soja y subproductos”, detalló Dante Romano, profesor e investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

“La semana pasada, vimos varios llamados de distintos sectores a eliminar derechos de exportación. Pero con un gobierno enfocado en sostener el superávit fiscal, en un contexto de caída de la actividad que se llevaría la recaudación a la baja, parece poco probable que esto ocurra”, agregó.

Para Dante Romano, si en el último trimestre del año la situación pasa a mejor y se consolida en el primero del 2025, quizás esto podría analizarse. “Aun así, llegaría tarde para el trigo y para las ventas anticipadas de maíz y soja”, estimó.

El ministro de Economía Luis Caputo afirmó que la apreciación del tipo de cambio “vino para quedarse” y que no hay que esperar “un cimbronazo” en materia del valor del dólar. Además, reiteró que no avanzará de inmediato en un levantamiento del cepo cambiario, que la inflación núcleo “sorprenderá a más de uno” en el indicador de abril y que no habrá desembolsos nuevos del Fondo Monetario en el corto plazo.

“Para mayo nuestro foco está precisamente en los flujos, especialmente provenientes del agro, en un marco en que el Gobierno sigue dando indicios de que no moverá el crawling peg actual de 2% mensual. El foco estará principalmente en la cosecha gruesa y en qué tanto se liquidará, dado que comienzan a pesar más los pagos de importaciones, aún con el esquema de acceso escalonado vigente desde hace algunos meses”, expresó Juan Manuel Franco, economista Jefe del Grupo SBS.

Para mayo nuestro foco está precisamente en los flujos, especialmente provenientes del agro, en un marco en que el Gobierno sigue dando indicios de que no moverá el crawling peg actual de 2% mensual (Franco)

Un informe del equipo de Research de Wise Capital describió que “el tipo de cambio real se viene apreciando a ritmos acelerados: ya está en valores previos a la devaluación de Sergio Massa a $350 y de no modificar el ritmo del crawling peg del 2%, en junio estaríamos alcanzando un tipo de cambio real como los mínimos de 2016/2017. Está clara la postura del Presidente de no realizar modificaciones, pero hay diversas variables externas que empiezan a generar presión sobre el dólar mayorista”.

Y consideraron que “el FMI fue claro. No quiere el dólar ‘blend’. Lo tolera porque fue heredado, pero no va a aprobar que el 80%/20% actual pase a 70%/30%. Por ende al Gobierno no le queda otra alternativa que ir analizando opciones para que haya incentivos para que el agro liquide”.

“Con un dólar deprimido, desde el campo se liquida lo menos posible esperando un mejor tipo de cambio. Y con menor liquidación y un aumento en la demanda por un repunte en la actividad, es probable que comience a agrandarse la brecha. Con ese escenario, al momento de unificar, el oficial va a converger hacia los financieros, con su consecuente impacto en la inflación. Por estos motivos esperamos que en los próximos meses el Gobierno comience a acelerar el ritmo del crawling peg, y no un salto discreto del tipo de cambio”, apuntaron desde Wise Capital.

José María Segura, economista Jefe de PwC Argentina, consideró que “si bien es cierto y entendible que -dados los desequilibrios financieros heredados- la actual administración se enfocara en controlar los mercados cambiarios, restablecer el equilibrio en la hoja de balance del Banco Central, y evitar una espiralización de la inflación, no menos cierto es que, hasta tanto no se defina un programa monetario y de política cambiaria, no se sentarán las bases para un genuino y vigoroso proceso de expansión de la inversión”.

Más temprano que tarde debería encararse un proceso de liberación del cepo cambiario, y explicitación del programa monetario (Segura)

Y destacó Segura: “Más temprano que tarde debería encararse un proceso de liberación del cepo cambiario, y explicitación del programa monetario. También debería explicitarse el régimen cambiario asociado a tal política: ¿libre flotación? ¿tipo de cambio fijo? ¿competencia de monedas con tipo de cambio fijo o flexible? ¿dolarización?. Esto permitirá limitar los grados de incertidumbre, remonetizar la economía y dinamizar la actividad”.

Guardar

Nuevo