Bajaron todos los precios del dólar y se disipó la tensión en el mercado de futuros tras el discurso de Milei

Los contratos para fines de marzo y de abril marcaron un retroceso promedio de 6% y borraron así la suba del viernes, ante la incertidumbre de ese momento en torno al mensaje presidencial

Compartir
Compartir articulo
Vista de billetes de dólares, en una fotografía de archivo.  EFE/Sebastiao Moreira
Vista de billetes de dólares, en una fotografía de archivo. EFE/Sebastiao Moreira

No sólo los bonos, las acciones y las cotizaciones bursátiles del dólar reflejaron el alivio por la falta de anuncios disruptivos en el discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso del presidente Javier Milei y también la buena recepción por la convocatoria a negociar con los gobernadores. En el mercado de futuros, tal como anticiparon varios analistas el mismo viernes por la noche tras las palabras de Milei, también se derrumbaron las cotizaciones y se borró de un plumazo la suba acumulada entre jueves y viernes. En esas horas, previas a la apertura del año legislativo, arreciaban rumores y sobre todo especulaciones respecto del contenido: otra vez, una inminente eliminación del cepo cambiario o incluso una dolarización -rápidamente desmentida- integraron el menú de opciones no confirmadas. Pero la incertidumbre presionó los contratos de dólar a fin de marzo, abril y hasta junio al alza sobre el fin de la semana pasada.

Hoy, esa suba se evaporó por completo: los contratos para fin de mes cayeron 6,35% y para fin de abril 5,7%. Hacia fin de año, el retroceso promedio superior a 4%, cual es una señal más de la buena recepción que tuvo en el mercado la estrategia del Gobierno de llamar al diálogo a los gobernadores tras varias semanas de conflicto.

Todas las cotizaciones del dólar -menos la oficial, claro- marcaron un retroceso, tras el leve rebote del viernes. Así, la brecha cambiaria volvió a achicarse y perforó 15% en el caso del dólar informal

Para fin de mes, entonces, la expectativa de devaluación de los inversores está alineada al planteo oficial ya que el precio acordado implica una suba de apenas 3,4% en el mes. Ya para abril, la expectativa marca un ritmo de avance del dólar mensual de 5%, lo que implica que prevén que el Banco Central aumentaría el ritmo actual de crawling peg de 2% mensual pero bajo ningún punto de vista se produciría un salto discreto del dólar.

infobae

Esa dinámica se emparentó con lo que se verificó en el mercado de contado. Todas las cotizaciones del dólar -menos la oficial, claro- marcaron un retroceso, tras el leve rebote del viernes. Así, la brecha cambiaria volvió a achicarse y perforó 15% en el caso del dólar informal. Para el caso de las variantes financieras, la diferencia con el oficial cerró en 35 por ciento.

La tendencia bajista del mercado se vio alimentada por el alto volumen de compra de divisas por parte del Banco Central, que se quedó con un saldo de USD 300 millones, la mayor compra en casi dos meses. Según el analista financiero Gustavo Quintana, “la de hoy es la mayor compra diaria desde el 12 de enero” y en las dos primeras ruedas de marzo el BCRA acumuló compras por USD 371 millones. El dato de acumulación de reservas, previsiblemente, es central en las expectativas de devaluación.

Desde el 13 de diciembre de 2023, la autoridad monetaria totaliza compras por USD 8.863 millones por lo que las reservas brutas del BCRA aumentaron USD 311 millones de dólares en la jornada a USD 27.639 millones.

El dólar libre cedió 35 pesos (3,33%) y se negoció a $985 para la compra y $1.015 para la venta, es decir, por debajo de niveles de diciembre de 2023 cuando cerró el año en $1.025 para la venta. En tanto, el dólar MEP cayó a $1.031, unos $21 menos que el último cierre y mientras el contado con liquidación siguió la misma lógica y bajó hasta los $1.065, 2,2% respecto del viernes.

“Mientras los operadores continúan monitoreando a diario la dinámica de la acumulación de reservas, también siguen de cerca la estrategia sobre el crawling-peg dado que se anticipa que podría requerir una aceleración a corto plazo a fin de evitar una mayor pérdida de competitividad antes de la cosecha”, sostuvo el analista de cambios Gustavo Ber. El experto, con todo, aclaró que los precios podrían estar llegando a su piso. “Las mejores expectativas de los operadores han venido desinflando a los dólares financieros, también ante renovadas apuestas al ¨carry-trade¨, aunque niveles ya cercanos a los $1.000 podrían actuar como “piso” psicológico, tal como han venido amagando, dentro de un contexto de elevada nominalidad de fondo”.