Las acciones de First Republic Bank se desplomaron en Wall Street horas después de un millonario rescate

El banco percibido como uno de los más afectados por la caída de Silicon Valley Bank fue apuntalado por los once mayores bancos de EEUU. Pero la acción se cayó 33% en Nueva York

Guardar

Nuevo

First Republic Bank fue rescatado por algunos de los bancos más grandes de los Estados Unidos (Reuters)
First Republic Bank fue rescatado por algunos de los bancos más grandes de los Estados Unidos (Reuters)

Un día después de que once de los bancos más grandes de los Estados Unidos se unieran para crear un paquete de USD 30.000 millones de rescate para First Republic Bank, la más frágil de las entidades financieras norteamericanas luego del colpaso de Silicon Valley Bank, las acciones del banco californiano se desplomaron 33% en Wall Street. Del otro lado del mar, en Zurich, los papeles de Credit Suisse llegaron a caer más del 10% pese a que acaba de recibir un salvavidas de USD 54.000 millones del Banco Nacional de Suiza. Los rescates, por ahora, no han sido suficientes para calmar los temores.

Las acciones de bancos regionales de Estados Unidos cayeron el viernes, incluso después de que las mayores entidades financieras del país acordaran inyectar USD 30.000 millones en depósitos no asegurados en First Republic Bank.

Las acciones de First Republic, que cerraron un 10% al alza el jueves, se hundieron este viernes a USD 22,96 por unidad, por lo que la cotización debió ser interrumpida temporalmente.

El plan de rescate, en el que participan muchos de los mayores bancos de Estados Unidos, incluidos Bank of America BAC, Citigroup y JPMorgan Chase, supuso inicialmente cierto alivio para las acciones de los bancos regionales, pero ese optimismo parece haber durado poco.

El consorcio de once bancos también incluye a Wells Fargo, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Bank of New York Mellon, PNC Financial Services Group, State Street, Truist Financial y U.S. Bancorp.

Las principales entidades financieras de los Estados Unidos habían dado un paso adelante el jueves para intentar apoyar al banco en problemas con la esperanza de desterrar las dudas de los inversores respecto a la solvencia del sistema financiero en su conjunto. Pero al menos en las primeras horas, el golpe de efecto parece estar dando pocos resultados.

La medida reflejó su “confianza en el sistema bancario del país”, dijeron los bancos en un comunicado conjunto. “Los mayores bancos de Estados Unidos están unidos junto a todos los bancos para apoyar nuestra economía y a todos los que nos rodean”, añadieron.

Pero no todos vieron la movida como un paso en dirección de mayor tranquilidad.

El mítico inversor activista Bill Ackman dijo que la intervención sólo sirvió para extender el riesgo de contagio. “El resultado es que el riesgo de impago del First Republic Bank se está extendiendo ahora a nuestros mayores bancos. Extender el riesgo de contagio financiero para lograr una falsa sensación de confianza en First Republic es una mala política”, dijo en un tuit a última hora del jueves.

“El resultado es que el riesgo de impago del First Republic Bank se está extendiendo ahora a nuestros mayores bancos. Extender el riesgo de contagio financiero para lograr una falsa sensación de confianza en First Republic es una mala política” (Ackman)

La crisis bancaria que se inició la semana pasada con el colapso, primero, de Silicon Valley Bank y, luego, de Signature Bank ya requirió la intervención del Gobierno de los EEUU que, el domingo pasado, se hizo cargo de devolver todos los depósitos de esas dos entidades para intentar frenar una corrida contra todo el sistema.

El de este jueves fue un rescate distinto, protagonizado por el sector privado, consciente de que los problemas de instituciones medianas pueden generar contagios a todo el sistema financiero.

Tampoco en Europa hubo suerte con las medidas de rescate. Mientras los inversores desconfiaban de la salud de los bancos en todo el mundo, Credit Suisse -en problemas hace varios años- sufrió una enorme caída del valor de su acción. Eso llevó al Banco Nacional de Suiza, el banco central de ese país, a poner a disposición un salvavidas de USD 54.000 millones para la entidad. Pero después de un rebote el jueves, la acción volvió a sufrir.

Más bancos en problemas

Las dificultades de los reguladores y grandes bancos para poner fin a los temores hicieron que más bancos se sumaran a la lista de derrumbes de sus acciones. Por ejemplo, las acciones de Western Alliance cayeron 15,1% y las de PacWest Bancorp hasta 19 por ciento.

Los medios de comunicación informaron a última hora del jueves que PacWest estaba tratando de reforzar su liquidez. Western Alliance se enfrenta a una posible rebaja de su calificación crediticia, pero también ha anunciado recientemente que cuenta con 25.000 millones de dólares en reservas de efectivo y que los depósitos asegurados por la FDIC representan ya más del 50% de los depósitos totales del banco. First Republic ya ha sufrido una rebaja de su calificación crediticia, y PacWest podría sufrirla también, aunque todavía no se ha producido.

El fondo estructurado SPDR S&P Regional Banking ETF, que agrupa acciones de bancos regionales de Estados Unidos, caía 5% al momento de la actualización de esta nota.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo