Cuáles son las economías provinciales que más crecieron y cuáles perdieron peso desde el inicio del kirchnerismo

Un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) revela que algunas jurisdicciones casi duplicaron su tamaño desde 2004, mientras que otras se achicaron y perdieron participación en el PBI del país

Más de la mitad del PIB se produce en CABA y Buenos Aires. (Foto: Carlos Mendoza / Flickr)
Más de la mitad del PIB se produce en CABA y Buenos Aires. (Foto: Carlos Mendoza / Flickr)

Una marea levanta por igual todos los botes, pero en la economía argentina un mismo escenario macroeconómico no hizo que todas las provincias crecieran por igual.

Un informe de la Comisión Económico para América Latina y el Caribe (Cepal), que detalla la evolución del Producto Bruto Geográfico de los 24 grandes distritos subnacionales del país (23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) muestra que entre 2024 y 2021 algunas provincias crecieron fuertemente, mientras que una (Catamarca) se achicó y varias se volvieron relativamente menos importantes y perdieron peso en el PBI del país.

El inicio de la serie en 2004 se debe a la metodología de cálculo, a partir del valor que tenía la producción en ese año en particular, pues el Indec y otros organismos de estadísticas empezaron a elaborar los estudios considerando el valor de la producción “a pesos constantes de 2004″. La fijación de los precios de un año base permite contrarrestar la depreciación del peso a lo largo del tiempo y analizar así la evolución “real” de la economía.

Alberto Fernández y el gobernador santiagueño, Gerardo Zamora, cuando en 2021 inauguraron el estadio "Madre de Ciudades"
Alberto Fernández y el gobernador santiagueño, Gerardo Zamora, cuando en 2021 inauguraron el estadio "Madre de Ciudades"

Además, y en momentos en que -mal o bien- hay una incipiente discusión sobre el “federalismo” y la justicia o injusticia del reparto de fondos federales, es pertinente comparar la evolución de los PBGs provinciales con el del PBI de la Argentina, que los incluye y entre 2004 y 2021 creció 39% a lo largo de esos 17 años, que comprenden casi 90% los poco más de 54 meses de la presidencia de Néstor Kirchner, las dos gestiones de Cristina Kirchner (2008-2015), la de Mauricio Macri (2016-2019) y los primeros dos años (2020-2021) de Alberto Fernández.

A lo largo de todo ese período el PBI aumentó a un ritmo acumulativo levemente inferior al 2% anual. Las provincias cuyo PBG corrió, en promedio, más rápidamente, ganaron peso en la torta económica nacional, mientras que las que crecieron menos, lo perdieron.

Los grandes ganadores

Llamativamente, la provincia que más creció en el período analizado fue Santiago del Estero, la misma desde la que hace pocos días el presidente Alberto Fernández, buscando fundamentar su crítica al fallo de la Corte Suprema de Justicia que le ordenó aumentar el porcentaje de fondos que transfiere a CABA (y que en septiembre de 2020 había recortado unilateralmente, para transferírselos casi íntegramente al gobierno de la provincia de Buenos Aires), había dicho que mientras en el norte piensan en la provisión de agua, en la capital argentina el tema es la extensión de la red de subterráneos.

Pero he aquí que, según los datos de Cepal, entre 2004 y 2021 el PBG de Santiago del Estero creció 96%, el triple que el 32% que en el mismo período lo hizo el de CABA. Esto no necesariamente se corresponde con la riqueza de cada distrito ni con el bienestar de sus habitantes y sí más con el reparto de fondos y obras federales y con ciertos desarrollos productivos.

El hecho es que el crecimiento del PBG de Santiago del Estero llevó a que la provincia pasara de una participación del 1,3% en el PBI nacional en 2004 a 1,8% en 2021, un salto que no pareciera tan significativo, pero se trata de medio punto del PBI del país. El relativo avance económico santiagueño es más visible en un ranking de contribución al PBI, pues la provincia pasó de ubicarse del puesto 15 al 11, dejando atrás a Misiones, Chaco y Salta.

Para José Vargas, economista y director de la consultora Evaluecon, la mejora de Santiago del Estero tiene que ver con la diversificación de su matriz productiva y su reorientación a las necesidades económicas del país y del mundo. “El crecimiento de esa provincia se basa en parte a la oportunidad climática que genera. Tiene, entre sus principales actividades, aunque no lo parezca, el sector turístico. Además es la primera en la industria maderera, con lo que eso implica en producción y comercio nacional e internacional, y se destaca en el sector minero y con el agro, fundamentalmente con la soja”, comentó Vargas.

Segunda y tercera en el ránking de crecimiento entre 2004 y 2021 aparecen Chaco y Tierra del Fuego, con crecimientos del 63% y 62% respectivamente. Ambas ganaron participación en el PBI, aunque su peso relativo sigue siendo bajo en comparación a otras provincias. “Chaco tiene una de las principales industrias algodoneras de Argentina. También trabaja la industria mineral y la maderera. Además, se ha venido diversificando en los últimos seis o siete años. No es tan notoria a nivel nacional, pero a nivel interno sus industrias han sabido tener un buen posicionamiento, incluso en el comercio internacional”, subrayó Vargas.

Las que retrocedieron

Así como hay jurisdicciones de desempeño superior al promedio, otras no lograron crecer tanto como el resto del país y perdieron peso en la economía argentina.

Entre ellas, hay cuyo PBG cayó incluso en términos nominales. Se trata de Catamarca, que según las estadísticas de Cepal sufrió una caída del 11% entre 2004 y 2021. Si bien logró recuperar parte del terreno perdido en el último año, de punta a punta sufrió una baja notable y cayó del puesto 19 al 23 en el ránking de participación, pasando de representar del 0,9% al 0,6% del PBI argenino.

Las otras dos provincias que completan el podio de las jurisdicciones de menor crecimiento entre 2004 y 2021 son Santa Cruz y Mendoza. Ambas vienen sufriendo desde hace años fuertes caídas en los niveles de producción de crudo, actividad históricamente importante en ambas economías.

De acuerdo con José Vargas, las provincias en la parte baja del ranking quedaron muy atadas en su matriz productiva y no diversificaron su economía. “Eso hizo que quedaran muy rezagados y perdieran mucha participación en el PIB”, remarcó. “El caso más marcado es el de Catamarca, pero otras provincias, como San Luis, tampoco han diversificado y se han centrado demasiado en dos o tres actividades económicas, lo que las he llevado a perder posicionamiento a nivel país, más allá de su crecimiento interno”, comentó el director de Evaluecon.

En detalle, según los números de Cepal, Santa Cruz creció 11% en esos 17 años (de resultas, cayó del puesto 9 al 13 del ranking por distritos, siendo superada por Tucumán, Salta, Chaco y Santiago del Estero), mientras que Mendoza avanzó solo 18%, menos de la mitad del promedio nacional.

En el ranking, Mendoza se mantiene siempre quinta, detrás de Buenos Aires, CABA, Santa Fe y Córdoba, aunque su participación en l PBI bajó de 4% a 3,3%. Además, la brecha con la sexta economía, Neuquén, se achicó en los últimos años. De hecho, la economía neuquina fue la que más creció entre 2020 y 2021, producto de Vaca Muerta.

Sebastían Laza, asesor del Ministerio de Economía de la provincia cuyana, señaló que Mendoza se vio afectada en la última década por los vaivenes de la industria vitivinícola y el achicamiento del sector petrolero. “Lo positivo es que no se perforó la barrera del 3% de participación en el PBI. Además, la provincia está en proceso de transición hacia una matriz productiva más dinámica, que promete fortalecer al agro, el turismo y el sector petrolero, pero también afianzar a los servicios basados en el conocimiento”, comentó.

Cómo le fue a los pesos pesado

Entre cuatro jurisdicciones explican el 69% del PBI del país. Se trata, de mayor a menor, de Provincia de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Santa Fe y Córdoba. Entre 2004 y 2021 Buenos Aires creció 41%, dos puntos por sobre el promedio nacional, lo que le permitió mantenerse en la cima del ranking e incluso crecer medio punto porcentual en su contribución al PBI.

CABA también creció en ese período, pero 7 puntos por debajo del promedio nacional y su participación en el PBI bajó de 20,8 a 19,7%, manteniéndose cómodamente en el segundo lugar. Córdoba y Santa Fe son, respectivamente, la tercera y cuarta provincias más importantes del país y lo largo de los últimos años intercambiaron posiciones. En 2004 Santa Fe generaba $8,5 de cada $100 del PBI argentino, pero 17 años más tarde, hacia 2021, su participación se redujo a $8,1 de cada cien, pues creció 33%, seis puntos porcentuales por debajo del promedio nacional. Córdoba, en cambio, logró que su PBG se expandiera 54% entre 2004 y 2021 y su porción aumentó del 7,8% al 8,7% del PIB de la Argentina.

Seguir leyendo: