Moody’s advirtió mayores riesgos para las empresas argentinas ante la falta de dólares

La calificadora subrayó que los desequilibrios macroeconómicos “complican el escenario para las empresas”, en un marco de restricciones oficiales para acceder a divisas

Para Moody's, el cepo cambiario afecta a las empresas argentinas.
Para Moody's, el cepo cambiario afecta a las empresas argentinas.

“Los riesgos de liquidez para las compañías no financieras y de infraestructura son de moderados a altos en Argentina, donde el estrés macroeconómico dificulta el escenario”, señaló Moody’s Investors Service.

En un reporte regional, la calificadora agregó que “en la Argentina, las compañías enfrentan mayores riesgos de refinanciamiento que sus pares regionales debido al rápido deterioro de las condiciones de negocio, el acceso restringido a los mercados internacionales de capitales y los controles más estrictos de capital, todo lo cual ha dificultado el refinanciamiento de la deuda en moneda extranjera”.

Los riesgos son de moderados a altos en Argentina, donde el estrés macroeconómico dificulta el escenario

La consultora explicó que los riesgos de liquidez para las compañías no financieras y de infraestructura varían en América Latina, con riesgos generalmente más bajos para las empresas de Brasil, Chile y México, mientras que los emisores de Perú enfrentan riesgos moderados, de acuerdo con cinco informes publicados por Moody’s Investors Service. Los riesgos son de moderados a altos en Argentina, donde el estrés macroeconómico dificulta el escenario.

“A pesar de que el bajo crecimiento y el aumento de los costos son una tendencia común en toda la región, los exportadores de commodities pueden mitigar estos impactos con mayores precios de venta”, afirma Erick Rodrigues, vicepresidente de Moody’s. “Las compañías que no comercializan commodities se benefician de un mayor consumo en tiendas físicas”, añadió.

“En Perú, las continuas tensiones políticas contrarrestarán los fuertes beneficios de los altos precios de los commodities y frenarán nuestras previsiones de crecimiento, mientras que en Argentina los desequilibrios macroeconómicos complican el escenario para las empresas”, agregó.

Moody’s redujo sus proyecciones de crecimiento para la Argentina a 2,8% en 2022 y un 1,9% en 2023

“En Argentina, las empresas se enfrentan a mayores riesgos de refinanciación que sus homólogas regionales debido al rápido deterioro de las condiciones empresariales, al acceso restringido a los mercados internacionales de capitales y al endurecimiento de los controles de capital, todo lo cual ha dificultado la refinanciación de la deuda en moneda extranjera”, explicó la agencia. A estos problemas se ha sumado un contexto de endurecimiento de las condiciones financieras internacionales tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

La calificadora de riesgo también indicó que el crecimiento del PBI de Argentina será más moderado de lo previsto, con una expansión de 2,8% para el 2022y un 1,9% para 2023. “Las limitaciones gubernamentales a las reservas de divisas aumentan el riesgo de ajuste”, remarcó Moody’s.

Sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la calificadora reconoció que le proporcionó a la Argentina divisas para acrecentar las reservas, pero sostuvo que se encuentra en riesgo de incumplimiento “al no poder llevar a cabo ajustes fiscales necesarios para mantenerse en línea con los objetivos del programa del FMI”.

Las empresas argentinas se enfrentan el deterioro de las condiciones macroeconómicas, acceso restringido a los mercados y el endurecimiento del cepo

Un punto clave para Moody’s es la restricción que tienen las empresas privadas de Argentina para acceder a divisas, por el ajuste del “cepo” el año pasado.

En este aspecto, el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, se refirió a estas limitaciones oficiales para que las empresas privadas accedan a divisas para el pago de obligaciones con el exterior. Aclaró que en septiembre de 2020 se estableció que “las empresas solo pueden pagar el 40% de lo que les vence y el 60% tienen que refinanciarlo, esa regla se viene cumpliendo, nos permite un menor uso de reservas y a su vez le permite a las empresas cumplir sus obligaciones”.

“Los pagos de deuda ‘intrafirma’ no están permitidos por el Banco Central, tenemos controles estrictos”, explicó Pesce. Del mismo modo recordó que “si las empresas tienen recursos líquidos en el exterior no pueden acceder al mercado de cambio”.

SEGUIR LEYENDO: