Vicentin, reforma judicial e impuesto a la riqueza: cómo algunas decisiones políticas impulsaron la compra de dólares y la caída de reservas

Un informe privado detalla que anuncios oficiales produjeron un “derrumbe de credibilidad” y pusieron en situación crítica al BCRA. Las reservas netas, sin contar el oro, ya orillan los USD 4.000 y llegarían a USD 1.500 millones a fin de año

Cae la noche sobre el BCRA
Cae la noche sobre el BCRA

Las reservas internacionales netas, sin incluir las tenencias de oro, del BCRA, están a punto de perforar los USD 4.000 millones dice un “informe monetario y de inflación” de la consultora GRA (Gabriel Rubinstein y Asociados), que además proyecta –en base a estimaciones de compras de dólar ahorro, importaciones y liquidación del sector agroexportador– que hacia diciembre las reservas por el mismo concepto serían de apenas USD 1.500 millones.

De continuarse la senda actual, la disyuntiva para el BCRA y el equipo económico será cada vez más compleja, porque de irse verificando estas proyecciones darían lugar a comportamientos defensivos como el adelantamiento de importaciones y el diferimiento de exportaciones. A su vez, una devaluación no sería gratis ni siquiera para el Banco Central: de hecho el informe estima que un salto en noviembre de $80 a $100 el valor del dólar oficial implicaría una pérdida equivalente a unos USD 800 millones en el mercado de futuros, que consumiría de un saque el 8% del valor de mercado de los bonos que el Banco Central recibirá por el canje con los acreedores externos.

Además, el informe estima en base a una suerte de “contabilidad de costos” –ya que la consultora no hace relevamiento de precios– que la inflación de agosto habría sido de un 3%, además de mantener una expectativa de inflación de 40% para 2021, que cedería levemente, a la zona del 30%, recién en el período 2021/2022.

El informe detecta y grafica una alta correlación entre las medidas hostiles al mercado del gobierno y la evolución de las reservas.

infobae-image

Derrumbe de credibilidad

“No se puede escindir el proceso de pérdida de reservas del derrumbe de credibilidad que ha acopiado el gobierno en los últimos meses a partir de decisiones muy controvertidas que ha ido tomando”, dice un pasaje, que destaca los siguientes hitos:

-El anuncio de la fallida expropiación de Vicentín, “justo cuando el BCRA estaba revirtiendo la venta de divisas post cuarentena estricta que parecía haberse ido agotado hacia el 28 de mayo”,

-El anuncio de Reforma Judicial por parte del presidente Alberto Fernández del proyecto la semana del 20 de julio.

-El DNU de intervención al mercado de telecomunicaciones y el avance con el proyecto de impuesto a la riqueza, a fines de agosto.

El primer episodio revirtió una tendencia positiva previa y los dos siguientes profundizaron la espiral negativa de pérdida de reservas por parte del Banco Central, contrapartida de una aceleración por parte de los particulares de la compra del “dólar-ahorro”, en operaciones hormiga de 200 dólares.

El anuncio de intervención/expropiación de Vicentin revirtió una tendencia previa de recuperación de reservas y los de Reforma Judicial, el DNU presidencial sobre el sector de telefonía móvil, internet y TV paga, más el proyecto de impuesto a la riqueza exacerbaron profundizaron la tendencia previa a la compra del “dólar-ahorro”

De resultas, en cuatro meses (mayo, junio, julio y agosto) el Central debió vender, en términos netos, USD 1938 millones, cuando a fines del primer mes el neto acumulado era casi igual a cero. El anuncio sobre Vicentin luce así como el principio del declive de las reservas.

A partir de esos datos de la realidad el informe traza una probable evolución. “Vemos muy difícil que el BCRA pueda revertir esta situación dado que la construcción de confianza no es un atributo al cual el kirchnerismo haya sido muy afecto tanto en su paso anterior por el gobierno como por lo que se desprende de las últimas acciones de AF. Así, y dado el marco actual de políticas, manejamos algunos supuestos hasta fin de año para el mercado cambiario que ponen en evidencia la presión devaluatoria que se ejercerá sobre el BCRA. Los supuestos presuponen esquemas de oferta y demanda sin exacerbar lo que se ve en las últimas semanas/meses”, justifica.

Según el informe, las reservas netas del BCRA, sin las tenencias de oro, apenas superaban los USD 4.200 millones a principios de este mes
Según el informe, las reservas netas del BCRA, sin las tenencias de oro, apenas superaban los USD 4.200 millones a principios de este mes

En primer lugar, supone que, sin nuevas restricciones, unos 5,5 millones de personas seguirán comprando mensualmente su cuota de “dólar-ahorro”, lo que significará para el BCRA una pérdida de USD 1.100 millones mensuales (USD 4.400 millones hasta fin de año). Además, el informe proyecta que los principales rubros agroexportadores (maíz, trigo, soja y derivados) venderá su producción a un ritmo normal, lo que significará una liquidación de dólares de USD 6.900 millones, también hasta fin de año.

Por último, asume que el resto de los demandantes de divisas (por importaciones netas y pagos de deuda e intereses) sumarán una demanda neta mensual de USD 1.300 millones, acumulando USD 5.200 millones en 4 meses. Las sumas y restas (ver cuadro, abajo) llevarían así las reservas netas del BCRA (siempre sin contar las tenencias de oro) a una suma cercana a los USD 1.500 millones a fin de año.

Las proyecciones de la consultora sobre la oferta y demanda de dólares hasta fin de año
Las proyecciones de la consultora sobre la oferta y demanda de dólares hasta fin de año

Saliéndose de un cálculo lineal o puramente aritmético, el informe reconoce que si ese proceso de pérdida de reservas se va haciendo evidente, aumentará el riesgo de devaluación, lo que a su vez podría afectar la conducta de exportadores (tendencia a retener) e importadores (tendencia a adelantar) sus operaciones y dejaría al BCRA como único oferente de divisas en el mercado, lo que le daría a la situación una dinámica más complicada.

El informe estima que a fines de agosto el BCRA tenía una posición “vendedora” de USD 5.300 millones en el mercado de futuros (el último dato, de julio, marcaba una posición vendedora de USD 4.400 millones, y se asumió que el BCRA sigue teniendo la misma proporción de ventas sobre el total de ventas de dólar futuro en el Rofex y en el MAE, explicó a Infobae Pablo Repetto, economista de la consultora), por lo que la opción de un salto cambiario del 25% (de $80 a $100 el dólar oficial), que la consultora cree que podía ocurrir a fines de noviembre, implicaría una expansión monetaria de $106.000 millones (5.300 millones de dólares por $20), unos USD 800 millones al dólar-bolsa (o MEP) esperado, equivalente al 8% del valor de los bonos que el Central recibirá en bonos del reciente canje de deuda.

Por último, el informe señala que mantiene una expectativa de inflación del orden del 40% para 2021, que bajaría a la zona del 30% recién en el bienio 2022/2023.

Seguí leyendo:

Dólar “solidario” en la mira: el Central tuvo que vender casi USD 1.300 millones en un mes para abastecer a ahorristas

Dólar hoy: el blue bajó dos pesos y el BCRA volvió a vender reservas en el mercado oficial

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS