En los mercados evalúan distintos escenarios para el pago de la deuda argentina en 2020. (AP)
En los mercados evalúan distintos escenarios para el pago de la deuda argentina en 2020. (AP)

El Riesgo País de Argentina bajó este lunes un 3%, beneficiado por el ajuste alcista de la cotización de los bonos soberanos, en una plaza que especula con diversos escenarios para el cumplimiento de los vencimientos de deuda, a menos de tres emanas de las elecciones presidenciales.

El indicador de la banca JP Morgan retrocedió 65 puntos básicos, a 2.104 unidades, con lo que se ubicó en niveles similares a los anotados hace dos semanas. Al mediodía llegó a operarse en 2.095 enteros. El Riesgo País marcó un máximo desde junio de 2005 en 2.533 puntos básicos al cierre de los mercados el pasado 30 de agosto.

Los bonos argentinos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) subieron en promedio un 1%, encabezados por las emisiones dolarizadas en un contexto selectivo de negocios.

Desde Estudio Ber explicaron que Wall Street espera señales sobre las negociaciones comerciales de EEUU con China, a pesar de lo cual los activos locales se presentaron mixtos dentro del trading lateral que vienen exhibiendo. “El S&P Merval perdió en pesos un 2,7%, dado que los ADRs de las energéticas y algunos bancos se vieron más presionados además de que el tipo de cambio implícito estuvo más flojo, dentro de una operatoria donde todavía prevalece el wait and see. También los bonos responden con una mayor firmeza a través de mejoras promedio del 1,5% en sus cotizaciones en dólares entre las principales referencias, con el riesgo país aflojando hasta los 2.100 puntos a la espera de señales sobre las características de la renegociación de la deuda”, explicaron.

Los analistas financieros consideran a este nivel de Riesgo País como propio de un de default técnico

“En las últimas semanas, (Alberto) Fernández y sus referentes han dado ciertos guiños positivos para con el mercado, facilitando una lectura de un Gobierno al menos más moderado de lo que se podría pensar después de las PASO”, subrayó Portfolio Personal Inversiones.

“De mantenerse esta visión, podríamos apuntar a que los mínimos testeados en los activos financieros son realmente un piso para las próximas semanas. No obstante, no creemos que con esto baste para ver una recuperación de corto fuerte en las cotizaciones”, acotó el reporte.

Tras las elecciones primarias del 11 de agosto, tanto los títulos públicos como las acciones sufrieron pérdidas históricas, como reacción a la dura derrota en las urnas que recibió el Gobierno de Mauricio Macri, quien vio reducida a la mínima expresión sus chance de obtener una reelección ante el opositor Alberto Fernández, candidato por el Frente de Todos.

“Fue una baja categórica, histórica para nosotros y para el mundo. El Gobierno quedo ‘aplastado pero no vencido’, tardó en tomar aire y ahora que todo esta peor que antes, los vientos en la Bolsa soplan la suba", describió Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.

“Para los bonistas argentinos el reperfilamiento ‘a la uruguaya’ luce hoy como el mejor escenario posible. Las cuentas dan para pasar 2019 con el cinturón bien ajustado, no dan para pasar 2020. Esto plantea dos temas importantes y urgentes: las alternativas y los tiempos de que dispondrá la administración que tome el mando luego de las elecciones”, estimó la consultora Delphos Investment.

Agregó que “en estas condiciones encontramos que los títulos ley local conllevan un riesgo de condiciones adversas superior a los gobernados por ley extranjera”.

En el mismo sentido, Guillermo Quiroga, del equipo de Investment Advisor de Puente, reafirmó “la conveniencia de mantener un sesgo conservador para los portafolios, priorizando la reinversión de los flujos de fondos de bonos locales en instrumentos de renta fija internacional con grado de inversión. Asimismo luce conveniente la migración de bonos soberanos bajo legislación local hacia instrumentos con baja paridad y legislación extranjera”, comentó Guillermo Quiroga, del equipo de Investment Advisor de Puente.

Seguí leyendo: