El consumo está estancado por la alta inflación, pero Argentina se mantiene como líder regional (Shutterstock)
El consumo está estancado por la alta inflación, pero Argentina se mantiene como líder regional (Shutterstock)

Aunque la venta de bienes de consumo masivo dio muestras de debilidad en la Argentina en los últimos dos años, un estudio privado determinó que el país todavía lidera el ranking en una comparación regional.

Un estudio realizado Kantar Worldpanel señaló que los argentinos consumen un 41% más que el promedio de las personas de Latinoamérica, en las categorías de consumo masivo, y duplican a Bolivia, Ecuador y Perú, mientras que Chile y Brasil siguen en segundo y tercer lugar respectivamente.

Fuente: Kantar Worldpanel
Fuente: Kantar Worldpanel

La consultora detectó que el consumo en Argentina logra la mayor diferencia en los sectores de bebidas sin alcohol, alimentos secos y cuidado personal, donde las personas consumen el doble que el promedio de la región.

En 2017 el consumo en supermercados y shoppings relevado por el INDEC finalizó con una baja real entre cuatro y ocho puntos porcentuales, debido a que las ventas crecieron 16,2% y 20,5% respectivamente, frente a una inflación cercana a 25 por ciento.

En 2016, año en el que el PBI cedió 1,8%, el consumo en supermercados creció 26,2% en facturación, mientras que en los centros de compra aumentó 21,6 por ciento. Con una inflación estimada en 40,3% a lo largo del año, según el IPC Congreso, estas cifras se traducen en una caída en volúmenes de 14,1 y 18,7 por ciento, respectivamente.

SEGUÍ LEYENDO:

No obstante, esta medición deja fuera del radar a otros canales relevantes de venta, como mayoristas, autoservicios y comercio electrónico, así como el comercio en servicios.

En su informe de Cuentas Nacionales el INDEC informó que el consumo privado aumentó un 3,6% en 2017 en comparación con 2016, un dato consistente con una expansión anual del PBI de 2,9 por ciento. Las Cuentas Nacionales habían reflejado una retracción de 1,4% en el consumo privado de 2016.

Con esta dinámica, Kantar Worldpanel apuntó que en los últimos cinco años (de 2013 a 2017) el consumo masivo per cápita cayó 10% en Argentina, periodo en el cual la mayoría de los países de la región mostraron crecimiento, con excepción de Brasil. Sin embargo, Argentina consiguió mantenerse primera en la comparación latinoamericana.

El consumo en Argentina logra la mayor diferencia en bebidas sin alcohol, alimentos secos, y cuidado personal

La reducción del consumo está ligada al retroceso del poder adquisitivo de los salarios. Un informe del Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la UCES precisó que el salario real medio de la economía cayó poco más de 4% en el último quinquenio, con un PBI que se contrajo 2,4% por habitante.

Kantar Worldpanel elaboró el estudio según el consumo anual en volumen que hacen los más de 30 mil hogares que colaboran de manera continua con el sondeo. Contempla 45 categorías de los sectores de alimentos secos, frescos y congelados, lácteos, bebidas sin alcohol, cuidado personal y cuidado del hogar.

"Más allá de la importante caída en el consumo per cápita de la base de la pirámide en los últimos dos años, por los incrementos en servicios públicos sobre la inflación, Argentina todavía mantiene una diferencia relativamente baja entre niveles socioeconómicos cuando se la compara con otros países de la región, y eso todavía marca la diferencia", resaltó Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel.

En los últimos cinco años el consumo masivo per cápita cayó 10% en Argentina

Detrás de Argentina se sitúa Chile, cuyo consumo per cápita es 34% superior al promedio de Amércia Latina. Filipponi apuntó que "Argentina tiene un producto bruto interno por habitante 15% inferior a Chile, sin embargo el consumo masivo per cápita es 5% superior".

El directivo argumentó que esto se debe a que en Argentina "aún faltan ajustes en los valores de los servicios públicos", que una vez efectuados "limitarán el ingreso disponible para el consumo masivo en los hogares de menores recursos", por lo que consideró probable que en el futuro próximo "el nivel de consumo se nivelará con el del país trasandino".

SEGUÍ LEYENDO:

Además de la inflación y el fuerte aumento de precios regulados, que quitaron fondos a las familias para destinar al consumo masivo, hubo un desplazamiento hacia el consumo de bienes durables, que experimentó una interesante expansión en Argentina, como ocurrió con la comercialización de autos cero kilómetro y usados, motocicletas e inmuebles.

Según Ecolatina, "los nuevos drivers de la inflación golpean al consumo masivo. La recuperación que lograron los salarios reales durante el año pasado no se repetirá en 2018. Peor aún se está profundizando la sustitución hacia el consumo de bienes durables que se viene observando en los últimos años: el incremento del patentamiento de autos y motos, el boom de los créditos UVA y el inminente inicio del Mundial de fútbol, que apuntalará la demanda de televisores, sustraerán recursos del consumo masivo hacia los bienes durables".