Los empresarios se reúnen durante dos días en Mar del Plata y coinciden con políticos y sindicalistas
Los empresarios se reúnen durante dos días en Mar del Plata y coinciden con políticos y sindicalistas

Enviada especial a Mar del Plata.− El viento frío de la cuidad marca algunas de las conversaciones de pasillo más livianas en el Coloquio de IDEA, donde durante dos días seguidos los empresarios y políticos se verán cara a cara antes de las elecciones legislativas.

Pero ese frío no congela hacia delante el fuerte optimismo, desde ya inédito, que se midió entre los empresarios para los próximos seis meses. Nueve de cada 10 ejecutivos aseguró que la economía estará mejor o mucho mejor en 2018, según la clásica encuesta de D'Alessio IROL, y la expectativa se encuentra en el nivel más alto en los últimos 17 años.

La encuesta a casi 300 ejecutivos de las compañías más importantes del país deja en evidencia que las expectativas transitan una marcha ascendente. "Y cada vez más coinciden con la realidad", expresó el consultor Eduardo D'Alessio, quien junto al economista Dante Sica presentaron el estudio ante Infobae y otros medios de prensa.

¿Qué explica este renovado optimismo en casi dos décadas? La desaceleración de la inflación, el buen manejo de la economía, una reactivación del consumo, el crecimiento de la construcción y la confianza son algunas de las razones que esgrimen los empresarios consultados ante esa respuesta para el próximo semestre, entre noviembre de 2017 y abril de 2018. "El crecimiento superó a lo esperado", agregó el consultor.

Fundamentos del optimismo: La desaceleración de la inflación, el buen manejo de la economía, la reactivación del consumo, el crecimiento de la construcción

El 83% de los empresarios asegura que van a aumentar las ventas, mientras que la mitad de los encuestados prevé un aumento del empleo. Y la inversión, la llave que el Gobierno necesita que los privados le confirmen para el modelo económico de crecimiento que plantea, también crece. La inversión sobre ventas se ubica en un 14%, un punto por encima de la última encuesta de abril. "Un punto son muchos dólares de inversiones", amplió D'Alessio.

LEA MÁS:

"Las PASO alineó las expectativas económicas con la recuperación", agregó Sica, ex secretario de Industria y director de la consultora Abeceb, de diálogo fluido con empresas de distintos sectores de la economía. "El  préstamo vuela a un 40% interanual, y la inversión va a crecer un 10% en 2017", explicitó, y puso el foco en las operaciones de adquisiciones y fusiones que se están cerrando. "Por cada dólar de compra, se multiplican por dos o tres las inversiones".

Incluso en los pasillos del Coloquio se comentaba, con entusiasmo y sin números finales, que automotrices de Estados Unidos anunciarán pronto un paquete de inversiones que sorprenderá a muchos.

Lo positivo y lo negativo

A contramano del optimismo general, la preocupación se centra en torno a las exportaciones, que afectan más a las empresas de la industria, sin importar el tamaño.

La preocupación se centra en torno a las exportaciones, que afectan más a las empresas de la industria

"El nivel de expectativa de exportar más fue en contra al optimismo en general, y está más bajo que el año pasado", aseguró D'Alessio, quien de esta forma confirma que la apertura al mundo que busca el gobierno de Mauricio Macri todavía no se siente en la llegada de dólares por las exportaciones. Sólo tres de cada 10 creen que exportarán más en el próximo semestre.

La tasa de operación también se recupera, ante todo en servicios. El 73% tiene más del 70% de la capaciadad empleada, un factor que va en línea con la suba de las expectativas que cuentan las empresas.

Reformas estructurales

"Las expectativas aumentan porque los empresarios se dieron cuenta de que el cambio estructural es desafiante, pero posible", continuó Sica. Es que el foco sobre las reforma impositiva y reforma laboral creció en importancia al sondear los temas más importantes de cara al futuro.

Según Sica, la reforma tributaria fue un tema que el Gobierno instaló en la agenda por el futuro proyecto de ley, mientras que la laboral se discute en plena campaña electoral, acelerada ante todo por la reforma propia que aprobó el Congreso en Brasil. "El mensaje del Gobierno es claro, y los sectores coinciden en que esa reforma se hará por sectores", concluyó.

La competitividad también se puso bajo la lupa. La reforma impositiva es la piedra angular, con la baja de la inflación y el buen funcionamiento de las instituciones y la Justicia como las prioridades de los empresarios para que esta agenda se lleve a cabo. Y dentro de la reforma, revisar los impuestos en cascada está al tope de las prioridades, en clara referencia a los ingresos brutos.

La eliminación del cepo, la apertura al mundo y el mayor diálogo son para los ejecutivos los tres mayores aciertos del Gobierno. Del otro lado, el error que más subrayan es el de la comunicación, aunque más ahora que antes miran de cerca qué están haciendo los funcionarios para bajar el gasto público: el control del déficit será clave de cara a 2018.