Emiliano Pinsón, a fondo: cómo se enteró de que tenía Parkinson, el signo de alarma que expuso a la enfermedad y por qué lo hizo “mejor persona”

El periodista brindó una extensa entrevista en la que relató los orígenes de la patología, detalló sus primeros síntomas y le envió un consejo a los pacientes que atraviesan una situación similar

Guardar

Nuevo

Emiliano y su pareja, Laura Garces
Emiliano y su pareja, Laura Garces

Este 11 de abril es el Día Mundial del Parkinson y el periodista Emiliano Pinsón dejó un testimonio conmovedor en los últimos días luego de comunicar su alejamiento de un programa en DSports Radio a raíz de la patología, aunque seguirá ligado a los medios y a la emisora. Su decisión tuvo relación a que se enfocará en su tratamiento contra la enfermedad, que fue informada por el protagonista a mediados de 2022.

En una entrevista con el canal Olga, Pinsón repasó los orígenes de su enfermedad y, al comienzo, reveló que tuvo muchos temores en hacerla pública dentro de su ambito laboral: “Me costó decirlo un año, fácil. Se lo conté a mi familia, a mis jefes y se portaron de primera en mi laburo. ¿Si tenía miedo? Re. Pensé que me limpiaban del trabajo”. A continuación, manifestó: “Es más, al otro día que le conté a mi jefe me llamaron de Recursos Humanos y llamé a mi abogado para que me haga los números. Fui con los números a la mesa, te lo juro. Cuando terminamos de hablar, estaba esperando que me dijeran cuánto para pelear la indemnización. Y me dijeron: ‘No, dale. Anda a seguir laburando’. Ese miedo pasó a ser más seguridad”.

Además, se refirió a las señales que despertaron los primeros síntomas: “En lo personal, jugando a la pelota. Cuando empezamos a salir un poco en pandemia, yo jugaba al fútbol todos los sábados. En una de esas, voy a gambetear y no puedo. No me salió el movimiento, no es que no pude porque me sacaron la pelota. Lo dejé pasar. Lo hice dos o tres veces, y a la tercera quise gambetear, intenté una jugada, pisé la pelota, me caí y todos se cagaron de risa, yo también me hubiera reído. Todo el mismo día. Era raro. Yo me sentía que me movía raro, robótico. Eran sensaciones. Laburaba a la noche con Fantino en ESPN y a la mañana con María O’Donnell en Metro. Dormía muy poco y decía que debía tener un quilombo con el sueño”.

En ese sentido, el comunicador detalló quién le recomendó profundizar en esto y cómo se enteró de que tenía Parkinson: “Pregunté, y recuerdo que la madre de mis hijos me dijo que fuera al Fleni. El estudio me dio muy mal. Cuando busqué los resultados, me dijeron que no habían dado bien los números y que vfuera al sexto piso. Me acuerdo, fue el 4 de febrero de 2021. La médica me hace caminar y pregunta: ‘¿Sabés lo que tenés?’. ‘No, calculo que stress’. ‘No, tenés Parkinson’. Seco. Ahora lo agradezco. En el momento, no creí. Caí al tiempo. Había algunas patologías que pasaban como característica. Si cuando dormís, gritás, llama la atención. Yo había gritado durmiendo. Después, me costaba ir al baño. Son pequeñas cosas”.

Por otro lado, Emiliano Pinsón expresó: “La gente tiende en enfermedades neurológicas a negarlo porque es cierto que hay un estigma. ‘Está loco’. Tomo antidepresivos, voy al psiquiatra. En su momento, hacerlo era que había enloquecido. A tipos de más de 50 años cuando te dicen psicólogo, psiquiatra, antidepresivos, encarás derecho para el (Hospital psiquiátrico) Borda. Es todo un proceso que uno tiene que hacer”. En consonancia, agregó las sensaciones que experimentó el jueves por los nuevos estudios que modificaron su cuadro: “Me lloré todo, no lo voy a negar. El fin de semana me la pasé llorando. Dije: ‘La puta madre, cuando lo tenés más o menos encarado y masticado, te dicen que es atípico’. Lloramos con Laura (Garces, su pareja) y, después, dijimos de mirar hacia delante, que la herida se cierre y avancemos porque me quiero ir de viaje. Me encanta irme de viaje”.

“El que ayuda tiene que tener paciencia, porque el que tiene Parkinson, cree que la enfermedad es el mundo y somos muy egoístas. El otro día, estaba con Laura y yo le estaba diciendo algo del Parkinson y ella me dijo: ‘¿Y yo? ¿Vos sabés lo que me pasó a mí?’. Y le dije: ‘Tenés razón’”, se sinceró. Y agregó sobre su novia, quien lo apoyó en las últimas horas con un conmovedor posteo: “Estoy en pareja desde hace seis meses. Estamos viviendo una relación desde otro lugar. No estar desesperados, compartís un montón de otras cuestiones. La vida la ves de otra manera. La guita me encanta, pero no me vuelve loco. Antes, sí”.

En distinto sentido, narró la transformación que hizo en este tiempo: “Tardo 20 minutos en cambiarme. He mejorado en que no pierdo verguenza en dejar que me aten los cordones, que me sequen la espalda o si me tienen que cortar la comida. Al principio, decía ‘yo puedo’ y después ‘che, ¿me cortás?’”.

“Cuando sueño y me acuerdo, siempre sueño que no tengo Parkinson. Mi vida es independiente del Parkinson. Yo me levanté como todos los días con algún dolor. Todos los días me duele algo. Lo tomo como algo normal, no digo: ‘Uh, la puta madre’. Hay días que me cuesta más bañarme, la espalda no me la puedo secar nunca. Cuesta. Ya está, y salís. Si te quedás en el pasado, te anclás. Si preguntas por qué a mí... Ya está. Mirá para adelante”, esbozó.

Además, Pinsón reflexionó: “El Parkinson me hizo conocer gente que no la hubiera conocido. Un profesor de entrenamiento, kinesiologos, gente amable que está pendiente de vos. Te cruzás con gente increíble. ¿Está bueno tener Parkinson? No. ¿Pero preferís tenerlo? Me creo mejor tipo, con mejores relaciones. Me siento más preparado para un montón de cosas más que antes”. “No quiero que me tengan lastima. Quiero que me digan que soy un pelotudo si hago mal mi trabajo. Soy un tipo normal con una patología, nada más que eso”, contó.

El periodista declaró estar en su “mejor momento” porque le están pasando “muchas cosas lindas” sumado a recibir el cariño de la gente y le mandó una recomendación a las personas que pasan por una cuestión similar: “Trato de que se animen a decirlo porque sino es un doble dolor: ocultás y tenés la enfermedad. Terminas teniendo una pelota adentro insoportable. Es un consejo”.

Por otro lado, manifestó que cambió su tratamiento a partir de la modificación conocida durante la semana pasada: “Yo no le di bola a todo lo alternativo hasta el jueves. Cuando me dicen el nuevo diagnóstico, ya está. El nuevo neurólogo me dijo si había probado con el cannabis. Le dije que no. Ahora, además de la medicina tradicional, estoy con cannabis y con Melena de León -hongo-. ¿Si hay algo nuevo? Hay unos tratamientos en España y voy a ver de qué se trata. Es la salud, no me importa un carajo el tema de la plata”.

En último término, se refirió al sueño de poder reeditar un viejo clásico televisivo y se apoya en el humor como método para canalizar sus emociones: “En poco tiempo, quizás, si da todo bien, vamos a volver a hacer un programa que hicimos en Fox hace mucho, que era Fútbol para Todos. Y dije que quiero jugar fútbol tenis. Ya era malo antes, ahora tengo una excusa, ja. Me encantaría hacer un stand up y reírme del Parkinson. Siempre fui de tirar chistes, siempre me reí de mí. Ahora me tocó esto. No aconsejo tener Parkinson, pero hay que divertirse porque la vida es una”.

La conmovedora despedida de Emiliano Pinsón de la radio para enfocarse en el tratamiento contra el Parkinson

Ver más

Últimas Noticias