Con goles de Maravilla Martínez y Solari, Racing le ganó 2-0 a Lanús y sueña con acceder a los cuartos de final de la Copa de la Liga

La Academia se impuso en Avellaneda ante al Granate. En primer turno, por la Zona A, Barracas Central derrotó 3-2 a Instituto y Atlético Tucumán logró su primera victoria del torneo contra Gimnasia

Guardar

Nuevo

Racing 2-0 Lanús

Racing y Lanús protagonizaron “una final” en la Zona B de la Copa de la Liga. Por la penúltima fecha del torneo doméstico, en plena definición del grupo, la Academia se presentó en el Cilindro con la necesidad de ganar para mantener la esperanza de clasificar a los cuartos de final, mientras que el Granate apostó por una postura más conservadora, dado que la repartición de puntos no le sentaba nada mal.

Como ambos equipos habían tenido actividad en el extranjero por la Copa Sudamericana, la excusa del cansancio no estaba permitida, dado que ambos entrenadores habían elegido formaciones alternativas para afrontar la primera jornada de la fase de grupos del certamen continental. Antes de los seis minutos, el conjunto de Gustavo Costas había logrado su misión a través de su mejor hombre: Adrián Martínez. El ex Instituto se elevó en el área del Granate, le ganó en el salto a Lucas Acosta y celebró su prematura conquista. Unos instantes después, Juanfer Quintero sorprendió al arquero con un tiro de esquina cerrado que fue merecedor del gol olímpico, pero el travesaño le ahogó el grito al colombiano. Lo único que tenía que hacer el conjunto de Avellaneda era mantener la intensidad y la concentración.

Y a la salida de un lateral, Ramiro Carrera aprovechó una desatención defensiva y envió una pelota que Marco Di Cesare la dejó muerta en el borde del área grande con un defectuoso despeje que cayó en los pies de Julio Soler, pero la resolución del volante se fue por encima del travesaño. En la escena siguiente, Leandro Díaz volvió a desparramar a la última línea albiceleste y con la punta de su botín definió a centímetros del poste derecho de Gabriel Arias. Fue otra clara para el elenco de Ricardo Zielinski que pudo derivar en el empate.

Antes del descanso, Agustín García Basso se vistió de héroe para salvar a la Academia luego de un rebote largo que había dado su arquero ante un disparo de Walter Bou que no aparentaba llevar grandes complicaciones. Como el Loco Díaz se hizo con el balón y eludió al ex Defensa y Justicia, el central evitó la igualdad con un despeje sobre la línea de meta. Una acción que valió por un gol.

En la reanudación del espectáculo, el pleito se quebró con un mediocampo inexistente para que la riña sea de ida y vuelta. Un golpe por golpe que no favorecía a Racing, ya que el gol estaba al caer en cualquiera de los dos arcos. Las intervenciones de Arias sirvieron para que la Academia pudiera generar contragolpes incisivos que no lograba efectivizar con festejos por las malas decisiones que tomaba Maxi Salas en el último pase.

Cuando la tensión se hacía sentir en el Cilindro y el suspenso preocupaba a todos los presentes, Juanfer Quintero logró conectar con Santiago Solari, para que el ex Defensa y Justicia consiguiera improvisar una obra maestra, al sacarse de encima a su marca y colgarla del ángulo. Con el 2 a 0 reinó la calma en Avellaneda. Y Costas empezó a cuidar a sus mejores hombres para el futuro venidero: Agustín Almendra, de gran partido, fue reemplazado por Juan Nardoni. Y unos instantes después salió Maravilla por Roger Martínez. Sólo faltaba preservar al colombiano con pasado en River, quien tuvo otra tarde brillante. Para el último cuarto de hora, Agustín Urzi entró por el talentoso volante, mientras que Germán Conti ocupó el sector de Nazareno Colombo para tener más altura ante los envíos aéreos de Lanús.

En la capital nacional del fútbol, la Academia se quedó con los tres puntos y sueña con una de las cuatro plazas para mantener viva la ilusión del título. Para ello, deberá ganar en la última fecha de la fase regular en su visita a Belgrano de Córdoba y esperar los resultados de dos encuentros determinantes: el del Granate con Estudiantes en La Fortaleza y el de Defensa y Justicia con Newell’s en Florencio Varela. Los hinchas se amparan en el Racing Positivo.

Formaciones:

TV: TNT Sports

Árbitro: Yael Falcón Pérez.

VAR: Facundo Tello

Estadio: Cilindro de Avellaneda

Barracas 3-2 Instituto

Barracas Central recibió a Instituto en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, de Parque Patricios, con la misión de obtener una victoria que le permita acercarse a los cuartos de final de la Copa de la Liga. El duelo entre el Guapo y la Gloria fue seguido de cerca por la mitad de Avellaneda y Núñez, dado que la producción del combinado liderado por Alejandro Orfila podría incidir en el destino de Independiente y River Plate.

El conjunto local fue el primero que amenazó con la llegada del gol, dado que un temible disparo de Maximiliano Zalazar hizo lucir a Manuel Roffo, quien voló hacia el ángulo para mantener la igualdad. En cambio, la respuesta del elenco cordobés llegó por la vía aérea, ya que un cabezazo de Facundo Suárez rebotó contra el travesaño y en el rebote Ignacio Russo no logró enviar la pelota al fondo de la red. En el mítico escenario porteño había promesa de un gran espectáculo.

Luego de la pausa por hidratación y unos instantes antes de que los jugadores se fueran al descanso, Barracas Central logró festejar el 1 a 0 en una llamativa escena que provocó la protesta colectiva de la visita. Un tiro de esquina que derivó en una serie de rebotes le permitió a Alan Cantero tocar hacia el palo derecho del arquero y celebrar su controvertida conquista. Es que el ex Boca exigió una presunta infracción del propio Cantero cuando intentó despejar con los puños. De todos modos, el árbitro Luis Lobo Medina, avalado por Fernando Echenique desde el VAR, convalidó el tanto del Guapo.

En el complemento Instituto hizo todos los méritos para alcanzar la igualdad, pero los palos y Moyano evitaron el grito cordobés. Por esos motivos que no encuentran muchas explicaciones en el fútbol, cuando los de Orfila peor la pasaban, encontraron el segundo tanto para imponer la tranquilidad. Asistencia profunda de Cantero y definición de Lucas Brochero: 2 a 0.

No conforme con la ventaja de dos goles, el Guapo siguió lastimando y volvió a capitalizar al desgracia ajena cuando Miguel Brizuela interpretó un cierre defectuoso y transformó el triunfo en goleada con una maniobra carente de estética y efectividad que descolocó a Manuel Roffo. Con el 3 a 0 aparentaba estar todo resuelto en Parque de los Patricios.

A diez minutos del final los de Diego Dabove tuvieron su premio consuelo a la perseverancia. Facundo Suárez fue el que logró descontar un pleito que parecía liquidado. Si bien Instituto creía en el milagro, Orfila continuó moviendo piezas para reforzar a la última línea de Barracas Central y cuidar la ventaja. Es que además de la victoria, al Guapo también le interesaba tener una buena diferencia de gol.

En un final no apto para cardíacos, Rodrigo Insúa, en contra, estableció el 3 a 2 y desde las tribunas se escuchó una canción espontánea que imponía el temor al fracaso. “Movete Barracas movete, movete y dejá de joder”.... La hinchada estaba loca y no aceptaba un resultado adverso después de estar 3 a 0 arriba.

La expulsión a Jonás Acevedo en el final marcó la impotencia de la visita, que se quedó en las puertas de pelear por un lugar en la siguiente instancia. Barracas Central, en tanto, afrontará “una final” contra Argentinos en la última fecha, en un compromiso que también será seguido de cerca por el Rojo y el Millonario. Es que todos quieren estar entre los ocho mejores del torneo doméstico.

Formaciones:

TV: TNT Sports

Árbitro: Luis Lobo Medina

VAR: Fernando Echenique

Estadio: Tomás Adolfo Ducó

Atlético Tucumán 3-2 Gimnasia

Uno de los partidos menos atractivos de la penúltima fecha de la Copa de la Liga se disputó en el norte argentino. El Monumental Presidente José Fierro fue el escenario de un espectáculo carente de emociones, dado que los protagonistas ya no contaban con posibilidades de acceder a los cuartos de final de la Copa de la Liga. De todos modos, Atlético Tucumán y Gimnasia intentaron lastimarse desde que la pelota comenzó a rodar.

Una pelota parada ejecutada por Pablo De Blasis encontró la cabeza de Eric Ramírez para que el Lobo se ponga en ventaja en territorio ajeno. El centro venenoso del virtuoso volante platense fue una de las causas de la conquista del artillero tripero. De todos modos, el Decano iba a reaccionar de inmediato con una incursión de Renzo Tesuri en el ataque. El volante se asoció con Mateo Bajamich y el nueve probó de afuera... Con fortuna por el desvío defensivo, Nelson Insfrán no logró desactivar el peligro y el delirio de los hinchas se estableció con el 1 a 1.

En el complemento los de Facundo Sava revirtieron la historia gracias a la visión de Renzo Tesuri, quien movió los hilos de la ofensiva local con mucha paciencia. Conformando sociedades con Adrián Sánchez, Guillermo Acosta y Marcelo Estigarribia, la pelota le llegó a Agustín Lagos para que el lateral envíe un buscapié preciso que encontró los pies de Juan Infante.

A diez minutos del cierre Bajamich extendió la diferencia y David Salazar le puso suspenso al desenlace con el descuento. A pesar del sufrimiento por el 3 a 2, la felicidad norteña llegó con demora. La primera victoria del torneo tardó en llegar para Atlético Tucumán. Y servirá para levantar a un plantel que tenía el ánimo por el piso.

Formaciones:

TV: ESPN Premium

Árbitro: Darío Herrera

VAR: Nicolás Ramírez

Estadio: Monumental José Fierro, Tucumán

Tablas de la Copa de la Liga Profesional:

Guardar

Nuevo

Ver más