“Me mató”: el gol de Sebastian Boselli con el rostro para poner en ventaja a River ante Táchira por la Libertadores

El uruguayo se vio favorecido por el rebote de un rechazo en la cara y abrió el marcador en Venezuela

Compartir
Compartir articulo

El ingreso de Claudio Echeverri le dio otra vivacidad al ataque de River Plate en el debut en la Copa Libertadores. Pero fue el uruguayo Sebastián Boselli quien abrió el marcador en el duelo ante Deportivo Táchira, con mucho empuje y alguna dosis de fortuna. Fue a los 72 minutos y tras una serie de rebotes, incluyendo el golpe del balón en su rostro, antes de aterrizar en la red con la potencia de un remate.

Dicho quedó, el Diablito le cambió la cara al equipo de Martín Demichelis. Pero fue la cara del defensor, devenido lateral derecho, la que abrió el marcador. A la salida de un balón quieto, el hombre al que ya compró el Manchester City recuperó la pelota en el borde del área y sacó un disparo apurado. Tras un rebote, capturó sobre la banda derecha Miguel Borja, quien envió el centro. Anticipó Boselli, pero el esférico se le fue algo largo.

Anthony Uribe quiso rechazar, pero no le dio suficiente vuelo. Y la pelota dio en el rostro del charrúa y batió al arquero, que se vio sorprendido. Boselli celebró con sus compañeros como si el impacto no le hubiese dolido, pero al regreso a su posición para que el elenco venezolano sacara del medio se lo vio moviendo su mandíbula y vociferó: “Me mató”.

El grito del zaguero, campeón del mundo Sub 20 con Uruguay, le permitió al Millonario destrabar un partido que se le había complicado de más, dado que no había podido marcar la evidente diferencia de jerarquía en el campo de juego. El planteo inicial con tres puntas de Micho no le había reportado resultados, sobre todo porque el equipo quedaba partido y pedía un enlace, lo que afloró con Echeverri.

Tras la llave que ofreció el defensor, su compatriota Nicolás Fonseca cerró el score a los 79′. ¿Cómo? Con un remate furioso, de emboquillada, a 35 metros de la valla local, hizo estéril el vuelo del arquero Alejandro Araque y se señaló varias veces en el festejo. Hay que recordar que el volante central, de 25 años, venía sufriendo algunas críticas por parte de los hinchas, y el tanto resultó un desahogo.

“El Diablito nos dio algo distinto, más juego. Y en el gol tuve fortuna, estoy muy contento”, dijo el zaguero tras el cotejo.

Con el triunfo, River se aseguró una plaza en la cima del Grupo H, que también comparte con Nacional de Montevideo y Libertad de Paraguay, que se medirán mañana. El jueves 11, la Banda volverá a jugar por el certamen internacional ante el Bolso en el Monumental, desde las 21. Y por la Copa de la Liga, en pos de asegurar un lugar en los cuartos de final, los orientados por Demichelis recibirán a Rosario Central este domingo, también a las 21.