El futbolista de la Premier que sufrió un paro cardíaco en pleno partido mostró dónde está colocado su desfibrilador: “Es mi herida de batalla”

Tom Lockyer, de 29 años, se mantiene alejado de la actividad profesional desde diciembre y no tiene una fecha confirmada para su retorno oficial con el Luton Town

Compartir
Compartir articulo
El capitán del Luton Town exhibió su dispositivo en Sky Sports

El 16 de diciembre pasado, el mundo del fútbol se estremeció por la repentina caída de Tom Lockyer, el capitán del Luton Town, en medio de un partido contra Bournemouth en la casa de este último, el Vitality Stadium, por la fecha 17 de la Premier League. Su corazón se detuvo “dos minutos y cuarenta segundos” en palabras del propio jugador, quien se sinceró en una entrevista con la cadena Sky Sports: “Literalmente, morí”.

Luego de esa revelación, se conocieron mayores detalles sobre el desfibrilador automático implantado en el cuerpo del defensor, porque él mostró dónde fue colocado a través de un video con ese medio y recogido por el diario británico The Sun: “Esa es mi herida de batalla, así que mi desfibrilador está ahí, como puedes ver”. Las imágenes exhibieron la posición del dispositivo, colocado por debajo de la axila. “Hay un cable que pasa por aquí y llega hasta el corazón, por si alguna vez tiene que apagarse. Así que está constantemente monitorizando mi ritmo cardíaco y si se sale de ciertos parámetros está diseñado para darme una descarga y sí, ese es el cable que va hacia arriba”, agregó, mientras la cámara ilustraba su relato.

“Creo que la batería dura diez años, así que sólo hay que cambiarla cada diez años y espero no necesitarla nunca, pero está ahí como precaución”, añadió el galés de 29 años. A finales de enero, regresó al campo de entrenamiento del Luton Town para saludar a sus compañeros y a los médicos que le salvaron la vida, pero su vuelta a las canchas aún está muy lejana. Se mantiene centrado en el nacimiento de su bebé y los exámenes médicos a los que sigue siendo sometido. Además, participó de la mesa de analistas de la señal internacional el domingo pasado en la derrota de su equipo ante Manchester United como local.

Una de las grandes dudas arrojadas por este fragmento de video es la resistencia del aparato en medio de los fuertes contactos típicos de un deporte como el fútbol. Tiempo atrás, el diario Marca convocó a dos especialistas por la situación de Christian Eriksen, que pasó por un proceso similar en medio de la Eurocopa 2021, y el Jefe de la Unidad de arritmias del Hospital Puerta de Hierro, Ignacio Fernández Lozano, afirmó no haber visto “que un golpe o un pelotazo afecte al dispositivo”. “Lo que sí he visto es que alguien haga mucho ejercicio en el tren superior, pesas en el pectoral, y eso sí afecte al cable. Y tampoco vas a ponerte a hacer full contact (disciplina relacionada al kickboxing) o boxeo, deportes con muchísimo contacto”, explicó.

El capitán del Luton Town, Tom Lockyer, se desplomó en el duelo ante Bournemouth

En la misma sintonía, el encargado del mismo sector en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, Antonio Asso, argumentó que “un tenista, al llevarlo en esa zona del costado el electrodo sufrirá un desgaste prematuro”. “Eso no sucede en un futbolista, sólo por llevarlo. Sin embargo el futbolista está sujeto a contactos fuertes, aunque un pelotazo no influye en el funcionamiento”, transmitió.

Justamente, el caso de Eriksen fue abordado por Tom Lockyer, ya que el defensor dialogó con el danés, entre otros jugadores que tuvieron “afecciones cardíacas parecidas”, y realizó un crudo relato de lo que vivió: “Estoy seguro de que fue un momento mucho más aterrador para ellos que para mí. No sé qué sucedió, pero me han operado y no debería volver a pasar. Sufrí un episodio de fibrilación auricular. Consiste en que la parte superior de mi corazón latía cuatro veces más rápido de lo que debía. Ahora sólo quiero hacer un punto y aparte y seguir adelante”.

“Estaba corriendo hasta la línea del medio del campo y me mareé mucho, pensando que estaría bien en un segundo. No lo estaba y me desperté con paramédicos por todas partes”, contó. Y agregó: “Hubo más pánico, no podía hablar, no podía moverme, tratando de entender qué estaba pasando. Mientras eso sucedía, recuerdo que pensé: ‘Podría estar muriéndome aquí’”.

Los árbitros se pusieron de acuerdo con los jugadores y entrenadores de ambos equipos para suspender el cotejo igualado 1-1. El 21 de diciembre, la Premier League comunicó que pasará con el único pendiente del campeonato: ”Se ha decidido que el partido entre el AFC Bournemouth y el Luton Town FC del sábado pasado se repetirá íntegramente”. El asterisco se saldará el miércoles 13 de marzo desde las 16:30 (hora argentina).

Será un duelo importante para los dos elencos porque Luton Town permanece antepenúltimo con 20 puntos, ocupando la última plaza directa de descenso, y una victoria lo metería a Everton en esa situación apremiante, mientras que para Bounemouth puede ser el boleto para consolidarse en la Primera División, ya que ahora ocupa el 13° escalón sobre 20 equipos con 28 puntos.