Dos planteles, muchos puntos en común para dos selecciones que quedarán en la historia del básquet argentino
Dos planteles, muchos puntos en común para dos selecciones que quedarán en la historia del básquet argentino

Ya pasaron casi dos décadas. En Indianápolis, una de las ciudades de los Estados Unidos que respira básquet, un grupo de jóvenes amigos dio el golpe gracias a desplegar el mejor juego que se le recuerde a lo que luego se convirtió en la Generación Dorada. Dejó en el camino a grandes selecciones: superó a Rusia, Brasil, Alemania -en dos ocasiones, una en la semifinal del torneo- y a Estados Unidos, dejándolo fuera de la lucha por las medallas en su propia casa.

A pesar de perder en una definición polémica con Yugoslavia, nadie les quitó ganar una medalla en un Mundial, una experiencia inédita para siete de los 12 jugadores del plantel que dirigió Rubén Magnano, que hicieron su estreno en una Copa del Mundo y pisaron el podio.

En aquella gesta deportiva fueron Lucas Victoriano, Leandro Palladino, Andrés Nocioni, Hugo Sconochini, Leonardo Gutiérrez, Gabriel Fernández y Luis Scola los debutantes mundialistas para la selección argentina. Un equipo que sorprendió al mundo y dejó un mensaje claro que se extendió en el tiempo con éxitos deportivos.

El plantel argentino del Mundial de Indianápolis 2002 (CABB)
El plantel argentino del Mundial de Indianápolis 2002 (CABB)

Los otros cinco jugadores que tuvieron su segunda experiencia en el máximo torneo del básquet mundial debutaron cuatro años antes de colgarse la medalla de plata que mereció ser dorada. El Puma Montecchia junto a Rubén Wolkowyski, y tres chicos que venían demostrando su capacidad en sus primeros pasos en la Liga Nacional, como Pepe Sánchez, Fabricio Oberto y Manu Ginóbili fueron citados por Julio Lamas para ser parte del plantel que viajó al Mundial de Grecia 1998. Ese seleccionado terminó en la octava posición del torneo, después de caer ante Yugoslavia en los cuartos de final de la competición.

La coincidencia de esta selección argentina que volvió a mandar un mensaje al mundo del básquet en China está relacionada con la cantidad de jugadores que están disfrutando de su primera experiencia en un Mundial. Al igual que en el 2022, son siete los basquetbolistas que hicieron su debut en el torneo organizado por la FIBA.

Del plantel actual, además de Luis Scola, sólo Facundo Campazzo, Nicolás Laprovittola, Marcos Delía y Tayavek Gallizzi ya disputaron minutos en una Copa del Mundo. Para todos ellos, su estreno fue hace cinco años, en España 2014.

El plantel argentino en el Mundial FIBA China 2019 (FIBA)
El plantel argentino en el Mundial FIBA China 2019 (FIBA)

En un certamen en el que la selección de Lamas tuvo las bajas de Ginóbili, Nocioni y Carlos Delfino, Oveja aprovechó la oportunidad para elegir a jugadores jóvenes, con mucha proyección hace cinco años, en un equipo que ya sentía la renovación de su plantel. Con tres victorias y dos derrotas en la fase de grupos, Argentina clasificó a los octavos de final, instancia donde perdió ante Brasil.

De esta forma, Luca Vildoza, Lucio Redivo, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Gabriel Deck, Agustín Cáffaro y Máximo Fjellerup fueron protagonistas de un certamen inolvidable, el primero de alto nivel con ellos dentro del equipo.

Con 17 años de distancia, estas dos camadas que quedarán en la historia del básquet argentino tuvieron varios puntos en común. Uno de ellos fue que compartieron la misma cantidad de debutantes en una Copa del Mundo. También que no pudieron lograr el título, esta vez fue frente a España, pero este grupo ilusiona de cara al futuro del básquet argentino.

SEGUÍ LEYENDO: