(@Argentina)
(@Argentina)

Lionel Messi se dejó ver ante la prensa apenas quince minutos, en los que casi en su totalidad observó a sus compañeros sentado sobre una pelota. Llamó la atención, claro, porque si bien luego se supo que formó parte de un ensayo futbolístico, la realidad es que el astro del Barcelona tiene una pequeña complicación física.

Leo no está al ciento por ciento. Está tocado, apenas, pero tocado al fin. La sobrecarga de partidos de Liga, Champions y Copa del Rey, muchos con alta tensión, repercuten en el cuerpo del mejor jugador del mundo, quien suele administrar sus esfuerzos, aunque no parezca por sus goles, la calidad y la clase de su juego.

Por eso es necesario ver el juego de Messi en cancha, en directo. El 10, durante muchos momentos de sus partidos, no corre tanto, camina la cancha y solo se exige cuando su inteligencia extrema le indica que tiene que hacerlo.

¿En dónde siente una molestia el mejor jugador del mundo? En la zona del pubis sobre el sector derecho, un leve dolor que repercute en su pierna.

Pero entonces ¿jugará el viernes ante Venezuela, desde las 17, en el estadio Wanda Metropolitano? Sí, Leo quiere estar presente y, como todavía no es una lesión, va a participar del amistoso.

Ante esto igualmente, queda claro que no viajaría a Marruecos para el encuentro del martes 26 de la semana próxima (en Tanger), por lo que Paulo Dybala sería el titular en la prueba frente a los africanos. La cercanía del próximo compromiso del Barcelona abona la teoría: el elenco blaugrana disputará el sábado 30 el clásico de la ciudad contra Espanyol en el Camp Nou.

En el primer ensayo encabezado por Lionel Scaloni en Madrid, el astro rosarino apareció en el conjunto titular, en una sorpresiva dupla de ataque con Matías Suárez, el ex atacante de Belgrano que hoy se destaca en River.

Los últimos 15 minutos de la práctica los pasó sentado en una pelota (@Argentina)
Los últimos 15 minutos de la práctica los pasó sentado en una pelota (@Argentina)

Messi, de 31 años, tiene por delante la definición de La Liga con el título en el horizonte, la final de la Copa del Rey en mayo y sus más grandes pretensiones de la temporada: ganar los cinco partidos que quedan de Champions League y alzar el trofeo. Y también pagar su deuda personal en Brasil con la Copa América. Para lograr todo esto sabe que tiene que dosificar las cargas y graduar las exigencias.

SEGUÍ LEYENDO: