Pablo Pérez fue uno de los más afectados tras el ataque de los hinchas de River al micro de Boca que los trasladaba hacia el estadio Monumental para disputar la revancha de la Superfinal de la Copa Libertadores.

El capitán "xeneize" fue asistido en el estadio, luego fue atendido en el Sanatorio Otamendi y finalmente volvió a ser evaluado en la concentración en Puerto Madero. El oftalmólogo Alejandro Weremzuck que lo atendió en la clínica informó que el jugador presentaba una querotoconjuntivitis química, erosión corneal y erosión conjuntivital producto de una lesión no severa pero sí molesta.

El ojo izquierdo de Pablo Pérez. El otro afectado fue el juvenil Gonzalo Lamardo
El ojo izquierdo de Pablo Pérez. El otro afectado fue el juvenil Gonzalo Lamardo

El profesional, que se confesó hincha de River, le vendó el ojo izquierdo al volante y al juvenil Gonzalo Lamardo, también afectado por las agresiones al micro de la delegación, para prevenir potenciales infecciones. Dijo que padecían lagrimeo y fotofobia, que no podían dejar de parpadear y les sugirió que no jugara.

Boca decidió que el futbolista sea asistido por un escribano para ratificar el diagnóstico de los médicos del sanatorio, ante la negativa de constatar las lesiones por personal de la Conmebol. Luego de que la entidad sudamericana anunciara la postergación a las 19:15 del sábado, el organismo publicó un comunicado para informar que los médicos no pudieron comprobar algunas de las lesiones de los jugadores de Boca.

Desde el club informaron que el ojo afectado del futbolista lagrimea todo el tiempo, que lo mantiene cerrado y que deberá iniciar un tratamiento que le demandaría al menos seis días para recuperar totalmente su visión. Desde el instituto médico se constató que Pablo Pérez ve apenas el 40 por ciento de su ojo afectado.

Por tal motivo, no se encontraba en condiciones de jugar hoy a partir de las 17, horario en el que la Conmebol había fijado el encuentro. Hasta el momento no hay ningún parte oficial de parte del club.

El ataque al micro de Boca cuando llegó al Monumental

Así se sufrió desde adentro la "lluvia" de proyectiles lanzados al micro de Boca

SEGUÍ LEYENDO: