El caso salió a la luz hace aproximadamente un mes, en ocasión de una cena que compartieron gimnastas y ex gimnastas. Allí, un atleta de aproximadamente 40 años se quebró: confesó que en la década del 90, cuando todavía era menor de edad, había sido abusado por el entrenador, que hoy todavía se desempeñaba formando atletas en las selecciones nacionales. También confesó que sabía de otros compañeros suyos con el mismo padecimiento.

El escándalo por las denuncias de abusos en el fútbol se trasladó a otro deporte, en esta oportunidad, la gimnasia. Ante la acusación, encumbradas autoridades del Comité Olímpico Argentino hicieron una presentación ante el fiscal Guillermo Marijuan para ponerlo en conocimiento de la situación. El fiscal tomó declaraciones testimoniales y determinó que existía mérito para realizar una denuncia.

El sorteo determinó que la investigación recayera en el juez federal Sebastián Ramos y en el propio fiscal Marijuan. ¿Por qué la participación de un juzgado federal? Porque el entrenador acusado tenía relación con selecciones nacionales y percibía un sueldo por parte del Estado nacional.

Sagreras fue apartado de la coordinación de entrenadores de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud
Sagreras fue apartado de la coordinación de entrenadores de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud

Inmediatamente, al entrenador sospechado se le dieron de baja la beca y los beneficios por encontrarse al frente de selecciones nacionales. El técnico apartado e investigado es Alejandro Sagreras, quien fue integrante del cuerpo técnico de la Selección desde 1986 hasta 2013. Luego asumió la coordinación de los directores técnicos de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

La próxima medida a adoptar por la fiscalía será solicitar la lista de todos los chicos que estuvieron bajo la tutela del coach.

"Si hay un culpable, lo queremos condenado. Y si hay un damnificado, lo queremos protegido", le dijo a Infobae una de las autoridades que impulsaron la causa. "Si ocurrió, no importa la época; la persona acusada debe ser condenada. Estamos en la etapa de investigación", agregó.

El punto es que, dado el tiempo transcurrido desde los hechos, el damnificado debe ser denunciante para evitar la prescripción. "La Confederación Argentina de Gimnasia es responsable del silencio de todos estos años", apuntó quien propició la denuncia.

"La gimnasia tiene una historia tétrica en el mundo. Lo ocurrido en Estados Unidos es terrible", subrayó. En efecto, Larry Nassar, ex jefe del departamento médico del equipo de gimnasia estadounidense, fue tres veces sentenciado por abuso sexual a las deportistas.

Se calcula que son alrededor cerca de 300 las víctimas de Nassar, entre ellas, varias medallistas olímpicas, como  Aly Raisman, McKayla Maroney, Gabby Douglas, Jordyn Wieber y Simone Biles.

SEGUÍ LEYENDO: