El regreso definitivo de los hinchas visitantes a los estadios de la provincia de Buenos Aires está más cerca. Ese fue uno de los temas de debate del encuentro que mantuvieron esta mañana en La Plata el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, y el director de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones, con autoridades de la Superliga, el campeonato de Primera División del Fútbol Argentino.

Según supo Infobae, durante el encuentro los dirigentes se pusieron el objetivo de trabajar conjuntamente para garantizar el regreso de los simpatizantes visitantes a los estadios luego del Mundial de Rusia 2018.

Oficialmente el gobierno bonaerense informó que en el cónclave, del que participaron Mariano Elizondo y Carlos Montaña, presidente y secretario de la Superliga, Ritondo aseguró que desde el primer día de su gestión asumió la ardua tarea de luchar contra las mafias que estaban instaladas en el fútbol.

El funcionario del gabinete de María Eugenia Vidal les planteó a los dirigentes deportivos algunos puntos clave que deben ser trabajados en conjunto entre el Gobierno y los clubes.

"Nuestro objetivo es que vuelva la familia a la cancha, por eso reunirnos con las autoridades de la Superliga es positivo. Creemos que desde este ministerio estamos haciendo nuestra parte y un gran ejemplo de ello son los ocho partidos jugados durante enero en Mar del Plata con ambas parcialidades, entre ellos los clásicos más importantes del fútbol argentino", declaró Lugones tras el encuentro.

El partido entre Racing y Olimpo de la fecha pasada marcó el inicio de una prueba piloto para el regreso de los visitantes. En principio se creía que la experiencia se repitiría ayer, en la visita de Boca a Banfield, pero finalmente las autoridades dispusieron que solo acuda la parcialidad local. El objetivo ahora es trabajar para garantizar la apertura total de los estadios después de la Copa del Mundo.