Messi, el arquitecto de una obra maestra que hizo delirar al Camp Nou

Y el mundo sigue sin poder creer de lo que Lionel Messi es capaz pese a que su talento se despliega una y otra vez de manera incansable como lo hizo ayer en el Camp Nou.

Barcelona ganaba 1 a o sin mayor destaque hasta que La Pulga tomó la batuta, se puso el frac y la orquesta sonó como nunca o, en realidad, como siempre que él se inspira. Y el partido, claro, terminó 4-1 para los de Luis Enrique.

(AP)
(AP)

Sobre el minuto 66 recibió la pelota del superlativo Andrés Iniesta a escasos dos metros de la línea de ingreso al área grande. Frente a él, cuatro rivales dispuestos a cercar su avance: caño al primero y los otros tres dejados en ridículo con un pie a pie inolvidable del rosarino, del genio, el extraterrestre, el que todo lo puede dentro de un rectángulo verde. Remató al gol y el arquero dio rebote para impedir la perfección, pero allí estaba Luis Suárez para hacer justicia.

Y hubo delirio de las más de 50 mil personas presentes en el estadio del Barcelona que, ovacionando la maravilla: "Meeeeeessi, Meeeeeessi, Meeeeeessi", cantaron todos mientras completaban la escena con gestos de alabanza.

Lo de ayer de La Pulga fue una exhibición que detonó en cientos de miles de mensajes en redes sociales contra la elección de Cristiano Ronaldo como Balón de Oro 2016. Nadie juega como él, gane o no títulos con su club y/o Selección.

Pero si no alcanzó con lo que hizo en el segundo gol del Barça, Messi tuvo otro acto fantástico que terminó en gol de Neymar. Otra gambeta en un centímetro cuadrado, otra clase magistral y las palabras, que aunque sobran porque el argentino habla con la pelota al pie, pintan el cuadro: "Leo Messi es un jugador de Play Station, sólo él puede hacer cosas así", valoró Suárez.

"Es difícil pararlo", se lamentó Quique Sánchez Flores, técnico del Espanyol, mientras que Javier Mascherano comentó: "Lo de Messi e Iniesta le da sentido al fútbol".

En casa

Tras el clásico con el Espanyol, Lionel Messi se dirigió directamente desde el Camp Nou a la terminal de vuelos privados del Aeropuerto del Prat y tomó un vuelo que lo depositó en la Argentina, donde pasará la Navidad junto a su familia en su Rosario natal.

El delantero viajó acompañado de su hermano Rodrigo y se reencontrará en Rosario con Antonella y los hijos de la pareja que se casará en 2017, Thiago y Mateo, quienes viajaron anteriormente junto a Jorge Messi.

LEA MÁS: El inesperado invitado a la boda de Lionel Messi y Antonella Roccuzzo

Los cuatro goles del Barça

LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos