Polémica en Bélgica: tras las críticas de racismo, transforman en diablo al “salvaje” del carnaval de Ath

Esta tradición medieval, que en 2022 perdió la consideración de Patrimonio Cultural de la Unesco por los señalamientos de racismo, modificó elementos del festejo para evitar definitivamente las controversias

Compartir
Compartir articulo
Polémica en Bélgica: tras las críticas de racismo, transforman en diablo al “salvaje” del carnaval de Ath
Polémica en Bélgica: tras las críticas de racismo, transforman en diablo al “salvaje” del carnaval de Ath

“Hemos hecho todo lo posible para mantener los elementos principales que constituyen el personaje que todos conocemos”, pero añadiendo “elementos para que la imagen del ‘diablo’ envíe un mensaje claro e inequívoco (...) que ya no está sujeto a controversia”, ha indicado a la radiotelevisión pública RTBF la comisión ciudadana de folclore encargada de evolucionar al personaje.

Bélgica transformará en un “diablo” al personaje del “salvaje” negro del carnaval de Ath ante las críticas por racismo que acumulaba en los últimos años esa tradición medieval y que le llevaron a perder en 2022 la consideración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. “Hemos hecho todo lo posible para mantener los elementos principales que constituyen el personaje que todos conocemos”, pero añadiendo “elementos para que la imagen del ‘diablo’ envíe un mensaje claro e inequívoco (...) que ya no está sujeto a controversia”, ha indicado a la radiotelevisión pública RTBF la comisión ciudadana de folclore encargada de evolucionar al personaje.

La Ducasse de Ath es una procesión folclórica medieval de la región belga de Valonia que se celebra cada año a finales de agosto en ese pueblo de unos 30.00 habitantes. La tradicional estrella de es un personaje que participa en la procesión al menos desde 1873 como parte de la comparsa del barco de los pescadores napolitanos y al que se conoce como el “salvaje”, representado tradicionalmente por un hombre blanco con la cara pintada de negro, cadenas en el cuello y aros en la nariz y en las orejas. Su misión es gritar y comportarse de manera agresiva para asustar a los niños, en una tradición similar a los gigantes y cabezudos de otros pueblos europeos y en los últimos tiempos arreciaban las críticas de quienes lo consideraban un cliché anclado en el colonialismo y el esclavismo.

En 2022 esta tradición medieval perdió la consideración de Patrimonio Cultural de la Unesco por los señalamientos de racismo
En 2022 esta tradición medieval perdió la consideración de Patrimonio Cultural de la Unesco por los señalamientos de racismo

La asociación Panteras Bruselas, que se inspira en el movimiento antirracista de las Panteras Negras de Estados Unidos, había criticado en varias ocasiones esa caracterización, que considera “una práctica deshumanizante” que “debería ser ilegal”, y en 2019 trasladó su queja a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). La agencia de la ONU, en su respuesta, no amenazó con retirar su etiqueta a la fiesta, pero subrayaba que sólo se pueden considerar patrimonio de la humanidad las prácticas que conformes a los “instrumentos internacionales” sobre “los derechos humanos, así como la exigencia del respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos”.

La siguiente edición, la de 2020, fue cancelada por la pandemia. Y la de 2021 se celebró en formato muy reducido. La asociación volvió a cargar contra el festival al ver que de cara a 2022 no se había tomado ninguna medida y reclamó de nuevo a la Unesco que actuase contra ese “vestigio de una tradición cultural racista que se perpetúa en un silencio ensordecedor”. El Ayuntamiento reaccionó entonces anunciando que suprimiría las cadenas y el aro en la nariz al “salvaje”, mientras se daba tiempo para continuar con el “proceso evolutivo”. La Unesco, entre tanto, retiró la tradición de Ath de su lista de patrimonio inmaterial de la humanidad.

La Ducasse de Ath modificó elementos del festejo para evitar definitivamente las controversias
La Ducasse de Ath modificó elementos del festejo para evitar definitivamente las controversias

Finalmente, la comparsa de los pescadores napolitanos que muestra al salvaje en su carroza con forma de barco y la comisión de folclore de sesenta ciudadanos han encontrado una solución que ha validado el Centro para la Igualdad de Oportunidades. El nuevo “diablo” pierde las cadenas y gana dos cuernos dorados en la frente y un color rojizo que sustituye al antiguo negro en la parte superior del rostro. Además, los aros que lucía en nariz y orejas se transformarán en rombos, más cercanos al diseño de joyas que a las cadenas esclavistas.

Evoluciona también la historia, pues el nuevo origen imaginario del diablo responde a que los pescadores napolitanos lo habrían descubierto en una isla desierta y, compasivos, decidieron llevarle con ellos hasta Ath.

Fuente: EFE

[Foto: Wikipedia]