Jon Fosse, el noruego inventor de nuevas formas literarias

Admirador de Federico García Lorca y traducido a más de 40 idiomas, el nuevo Nobel de Literatura posee una obra prolífica, en las que trabaja la memoria y recuerda muchas historias de su vida de forma poética

Compartir
Compartir articulo
Jon Fosse, el noruego inventor de nuevas formas literarias (NTB/Ole Berg-Rusten via REUTERS)
Jon Fosse, el noruego inventor de nuevas formas literarias (NTB/Ole Berg-Rusten via REUTERS)

Intimista y reflexivo al igual que su literatura, el noruego Jon Fosse, flamante el Premio Nobel de Literatura, es un prolífico autor de obras innovadoras y difíciles de catalogar que le han hecho casi inventar nuevas formas literarias.

Nacido el 29 de septiembre de 1959 en Hausgesund (Noruega), está considerado uno de los autores más importantes de la actualidad. Su obra ha sido traducida a cuarenta idiomas y sus piezas teatrales han sido representadas en unas mil producciones diferentes en el mundo.

La academia sueca le ha premiado precisamente por “por sus innovadoras obras de teatro y su prosa que dan voz a lo inefable”, en las que presenta un mundo similar al de la obra de Kafka -uno de los autores a los que más admira- con la diferencia de que éste aparece en situaciones que son propias de nuestra vida cotidiana.

El paisaje es un elemento constante en la obra de este escritor, que vive entre Noruega y Austria y que publicó su primera novela, Rojo, Negro, en 1983. Durante los años 80 publicó algunas novelas más y un par de colecciones de poesía, pero a principios de los 90 comenzó a escribir teatro.

Fosse, posa para una fotografía antes de la ceremonia del Premio Booker, el Londres, en 2022 (AP Foto/David Cliff)
Fosse, posa para una fotografía antes de la ceremonia del Premio Booker, el Londres, en 2022 (AP Foto/David Cliff)

“Después de escribir unas treinta obras de teatro y viajar a los estrenos por todos lados, sentí que ya era suficiente y decidí volver a escribir ficción, lo que imaginaba como ‘prosa lenta’, de alguna manera lo opuesto a la brevedad e intensidad necesarias en una obra de teatro”, explicó en una entrevista con el Premio Booker, del que fue finalista el año pasado.

Declarado admirador de Federico García Lorca y galardonado con un gran número de premios, su obra Septología -dos de cuyos volúmenes fueron finalistas al Booker Internacional en 2020 y 2022- es el texto más largo que ha escrito.

Una obra que precisamente se publica en su totalidad en español el próximo noviembre en la editorial DeConatus con 792 páginas, según ha señalado su editora.

Un libro que tardó cinco años escribir y que tiene una arquitectura construida a partir de siete partes o libros y que han ocupado cuatro volúmenes en su edición en español -”El otro nombre I” (volumen I ), “El otro nombre II” (volumen II, “Yo es otro” (volumen III-V) y “Un nuevo nombre” (volumen VI-VII), aunque en otros idiomas se ha hecho en tres volúmenes.

Comenzó a escribir Septología cuando vivía en castillo de Paul Claudel en el sur de Francia, al que había sido invitado por la familia del poeta francés, y concluyó la obra en un pequeño pueblo austríaco en las afueras de Viena.

La obra de Jon Fosse fue traducida a más de 40 idiomas (EFE/Aleksander Andersen)
La obra de Jon Fosse fue traducida a más de 40 idiomas (EFE/Aleksander Andersen)

“Quizás la razón por la que escribí la novela fue que sentí que tenía algo crucial que decir y que era, por así decirlo, mi deber decirlo. No puedo decir qué es, solo la novela puede hacerlo, pero tiene que ver con el misticismo de la vida ordinaria, por lo que no está mal describir la novela como una especie de ‘realismo místico”, considera.

Fosse trabaja la memoria y recuerda muchas historias de su vida de forma poética, la relación con sus padres, sus historias de amor... y todo se convierte “en melodía”, asegura su editora en español, Beatriz González.

Escribe en lo que él denomina “un idioma raro”, el nuevo noruego, que escriben solo medio millón de personas pero lo entienden todos los que tienen el noruego como idioma e incluso aquellos que hablan el danés y el sueco.

“Desde cierta perspectiva las lenguas escandinavas son una sola lengua, ya que son mutuamente comprensibles, pero están escritas en cuatro versiones, dos de ellas noruegas”, sostiene Fosse.

Le encanta escribir a mano, con plumas estilográficas, pero la mayor parte de su trabajo lo escribe en Mac, ordenadores de los que tiene una colección, incluido el primero que tuvo y que fue el primer portátil jamás producido.

Los libros del Nobel de Literatura traducidos al español
Los libros del Nobel de Literatura traducidos al español

Asegura que los autores que más le han influido son el escritor noruego Tarjei Vesaas, el poeta austríaco Georg Trakl y Samuel Beckett, aunque los que más admira son Franz Kafka y Knut Hamsun y, precisamente, la academia sueca ha destacado su similitud con la obra de Kafka, pero trasladado a lo cotidiano.

En 2007, fue nombrado caballero de la Ordre nacional du Mérite de Francia y ocupa el puesto 83 en la lista de genios vivos de The Daily Telegraph.

Desde 2011, a Fosse se le ha concedido Grotten, una residencia honoraria propiedad del estado noruego y ubicada en las instalaciones del Palacio Real en el centro de la ciudad de Oslo, un honor otorgado por su contribución a las artes y la cultura noruegas.

Recibió el Premio de Literatura del Consejo Nórdico 2015 por la trilogía Andvake (La vigilia), Olavs draumar (Los sueños de Olav) y Kveldsvævd (El cansancio).

Además, ha escrito las novelas Stengd gitar (Guitarra cerrada), 1985, Flaskesamlaren (El coleccionista de botellas), 1991, Bly og vatn (Plomo y agua), 1992; To forteljingar (Dos historias), 1993; Dyrehagen Hardanger (Zoológico de Hardanger), 1993; Prosa fras ein oppvekst, Samlaget (Oslo, Norway), 1994, Melancholia, Samlaget (Melancolía, sexo), 2006; Andvake (Despertar), 2007 y Kveldsvævd (Noche tejida), 2014.

También Mañana y tarde, una novela que precisamente sale este jueves a la venta en español y que habla sobre la vida y la muerte con una prosa rítmica que atraviesa el pasado y el presente.

Fuente: EFE