Cómo la pandemia de coronavirus alimenta la epidemia de la soledad en adultos mayores

Si bien el aislamiento puede proteger a las personas mayores de contraer la enfermedad, los está exponiendo a otro desafío menos comprendido: la soledad

Aunque la soledad y el aislamiento social pueden afectar a cualquiera, independientemente de su edad, los ancianos son particularmente vulnerables, especialmente en las condiciones actuales de la pandemia (REUTERS)
Aunque la soledad y el aislamiento social pueden afectar a cualquiera, independientemente de su edad, los ancianos son particularmente vulnerables, especialmente en las condiciones actuales de la pandemia (REUTERS)

“Necesitamos trabajar juntos para proteger a las personas mayores del virus”, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa, mientras discutía la necesidad de que las personas mayores se retiren de la vida pública. “Las personas mayores llevan la sabiduría colectiva de nuestras sociedades”.

Los ancianos representan la gran mayoría de las muertes por coronavirus, en particular los mayores de 85 años o aquellos con afecciones subyacentes (que se aplica a aproximadamente cuatro de cada cinco ancianos). Si bien el aislamiento físico puede proteger a nuestros adultos mayores del virus altamente contagioso que asola el mundo, los expone a otro desafío menos comprendido: la soledad.

El aislamiento social y la soledad no siempre van de la mano. La soledad, a diferencia del aislamiento social, es un sentimiento subjetivo. Según Lisbeth Nielsen, directora de la división de investigación conductual y social del Instituto Nacional del Envejecimiento de los Estados Unidos (NIA, por sus siglas en inglés), la soledad es la “sensación de sufrimiento por estar desconectado de otras personas, que es diferente al aislamiento social que simplemente no es estar cerca de otras personas o no tener conexiones cercanas”.

"El aislamiento social, y más particularmente en los grupos de riesgo por edad tiene graves consecuencias en relación con la salud psíquica. En personas mayores, tiende a generar no solamente depresión, sino además una retracción libidinal psíquica, es decir un distanciamiento o desconexión de los objetos y las personas que puede elevar el nivel de daño de las enfermedades neurológicas o acelerarlas”, explicó en diálogo con Infobae el psicoanalista Jorge Eduardo Catelli (MN 19868).

 Los estudios observacionales y correlacionales han relacionado los sentimientos persistentes de aislamiento social y soledad con un mayor riesgo de desarrollar ciertas condiciones de salud mental y física (EFE)
Los estudios observacionales y correlacionales han relacionado los sentimientos persistentes de aislamiento social y soledad con un mayor riesgo de desarrollar ciertas condiciones de salud mental y física (EFE)

Sin embargo, el aislamiento social podría generar sentimientos de soledad. Los estudios observacionales y correlacionales han relacionado los sentimientos persistentes de aislamiento social y soledad con un mayor riesgo de desarrollar ciertas condiciones de salud mental y física como enfermedades cardíacas, presión arterial alta, ansiedad, depresión e incluso la muerte prematura.

Este fenómeno biológico se ha asociado con un aumento de la inflamación y una hiperactivación del sistema inmune, que, según los expertos, contribuye a algunas de las enfermedades crónicas que los adultos mayores ya son más vulnerables al desarrollo. Las consecuencias para la salud de la soledad también pueden manifestarse como cambios en la rutina y el cuidado personal.

“La soledad no es solo una grave amenaza para el bienestar individual y la salud pública, sino uno de los factores de riesgo más subestimados para la mortalidad prematura”, asegura el bioeticista, médico y crítico social estadounidense Jacob Appel. Junto con el tabaquismo y la obesidad, la soledad se encuentra entre lo que Appel llama la “tríada de causas potencialmente prevenibles de muerte prematura”.

La Administración de Recursos y Servicios de Salud de los Estados Unidos advierte que la soledad puede ser tan perjudicial para la salud como fumar 15 cigarrillos al día. Los sentimientos de aislamiento y soledad pueden aumentar la probabilidad de depresión, presión arterial alta y muerte por enfermedad cardíaca. También pueden afectar la capacidad del sistema inmune para combatir infecciones, un hecho que es especialmente relevante durante una pandemia.

Los estudios también han demostrado que la soledad puede activar nuestra función de lucha o huida, causando inflamación crónica y reduciendo la capacidad del cuerpo para defenderse de los virus. Aunque el aislamiento es la respuesta correcta a la pandemia de coronavirus, necesitamos exactamente lo contrario en respuesta a la epidemia de soledad. Entonces, ¿cómo podemos cultivar el bienestar social mientras evitamos la infección?

“La rigidez de este tipo de medidas tiene un enorme riesgo para los adultos, los niños y los ancianos, y dependiendo de cada grupo etario esto tiene una incidencia diversa. Los adultos tenemos que ocuparnos de mantener un nivel de actividad que nos permita sostener una rutina. Para el bienestar de los niños, es fundamental que puedan comprender que no están de vacaciones. Y para los ancianos, sostener el contacto para que haya algo de un sostenimiento de una actividad que no los lance al abandono de sí mismos como estado psíquico que la reclusión espontáneamente provoca y al desasimiento de los objetos y los lazos, es vital", aseguró Catelli.

El distanciamiento social, solo una cuestión de espacio

Con nuevos conocimientos técnicos, algunas personas mayores en cuarentena llevan vidas más activas socialmente que antes (REUTERS)
Con nuevos conocimientos técnicos, algunas personas mayores en cuarentena llevan vidas más activas socialmente que antes (REUTERS)

Si bien el aislamiento social se refiere a una falta objetiva de contacto social con los demás; la soledad, una sensación subjetiva de ser excluido e ignorado, puede golpear incluso cuando las personas están rodeadas de otros.

Según los hallazgos revelados por una investigación, alrededor de una cuarta parte de las personas mayores de 65 años que viven independientemente en sus comunidades se consideran socialmente aisladas, y el 43% de los mayores de 60 informa sentirse solo incluso antes de que los funcionarios de salud pública instruyan a las personas mayores, y al resto de las personas, a quedarse en casa.

En Italia, donde más de 23 mil personas murieron desde que comenzó el brote el 21 de febrero, los funcionarios locales se preocupan por el estado psicológico de las personas mayores confinadas en sus hogares. La ciudad de San Casciano en Val di Pesa lanzó una iniciativa llamada “Ciao Nonna, come stai?” o “Hola abuela, ¿cómo estás?” instando a todos los jóvenes a llamar a parientes mayores, o incluso a personas mayores que no conocen.

Si bien muchos ciudadanos mayores carecen de las habilidades necesarias para mantenerse conectados a través de la tecnología, las ofertas como estas son un salvavidas. Con nuevos conocimientos técnicos, algunas personas mayores en cuarentena llevan vidas más activas socialmente que antes.

“¿Por qué creo que la generación del milenio es la clave? Porque son los expertos en las reuniones sociales". La doctora Deborah Birx, coordinadora de la Casa Blanca para la respuesta al coronavirus, dijo en una súplica a los estadounidenses más jóvenes. “Y creo que siempre hemos escuchado sobre la generación más grande: ahora es nuestro deber protegerlos. Y creo que los millennials pueden ayudarnos enormemente”.

La investigación ha demostrado que las personas que cuentan con el apoyo de sus comunidades tienen más probabilidades de sobrevivir a desastres y crisis. Además de seguir las pautas para el distanciamiento físico y la buena higiene, una de las mejores maneras en que podemos ayudar a los adultos mayores durante COVID-19 es permanecer en contacto.

De manera reveladora, la Organización Mundial de la Salud respondió a las llamadas de sociólogos y expertos instando a las personas a practicar “distanciamiento físico”, no “distanciamiento social”. Como directora técnica de COVID-19 de la OMS, Maria Van Kerkhove explicó el cambio en la terminología: “Queremos que las personas sigan conectadas”.

SEGUI LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR