Con el de Steffany Barranco, van dos casos de feminicidio en el CC Santafé

En 2017 un hombre, que ya había sido condenado por un doble homicidio al intentar asesinar a su primera esposa, tomó como rehén a su compañera sentimental y acabó con su vida

Guardar

Nuevo

Como Stefanny Barranco Oquendo  fue identificada la mujer víctima del presunto feminicidio que ocurrió en el centro comercial Santafé en la tarde del miércoles 29 de mayo de 2024. (Crédito: Colprensa / @OscuraColombia)
Como Stefanny Barranco Oquendo fue identificada la mujer víctima del presunto feminicidio que ocurrió en el centro comercial Santafé en la tarde del miércoles 29 de mayo de 2024. (Crédito: Colprensa / @OscuraColombia)

En la tarde del miércoles 29 de mayo, en Bogotá nuevamente hubo consternación por el señalado feminicidio que ocurrió en el centro comercial Santafé, donde la víctima, Steffany Barranco Oquendo, de 32 años de edad, fue atacada con un arma cortopunzante por parte de su excompañero sentimental, que le provocó graves heridas que conllevaron a su deceso.

“Luego de tener una discusión acalorada con ella, saca un arma cortopunzante que portaba y la agrede en múltiples ocasiones, causándole la muerte (sic)”, informó sobre el hecho jefe de Comando Púrpura de la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog).

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel

La oficial agregó, que luego de perpetrara el crimen el presunto responsable intentó quitarse la vida, por lo que fue trasladado a un hospital para que recibiera atención médica.

Con la misma arma cortopunzante, se causa unas heridas de bastante consideración y gravedad; es capturado en ese momento y, posteriormente, llevado a una clínica, un centro asistencial cercano al centro comercial”, detalló.

Por este demencial hecho, el alcalde de la capital colombiana, Carlos Fernando Galán, se solidarizó con los allegados de la víctima.

Fotografía de archivo, tomada el 3 de junio de 2012, en la que se registró al cientos de ciudadanos al protestar por la violación, el empalamiento y asesinato de Rosa Elvira Cely, una mujer de 48 años, en el céntrico parque Nacional, en Bogotá (Colombia). (Crédito: EFE / Mauricio Dueñas)
Fotografía de archivo, tomada el 3 de junio de 2012, en la que se registró al cientos de ciudadanos al protestar por la violación, el empalamiento y asesinato de Rosa Elvira Cely, una mujer de 48 años, en el céntrico parque Nacional, en Bogotá (Colombia). (Crédito: EFE / Mauricio Dueñas)

“Nos duele profundamente el feminicidio ocurrido en el centro comercial Santafé. El feminicidio es la forma más extrema de violencia contra las mujeres y nuestro deber es garantizar que hechos como este no ocurran en Bogotá. A la familia de la víctima toda nuestra solidaridad (sic)” afirmó.

Instó también a las autoridades para que tengan celeridad en las investigaciones para lograr establecer los móviles del asesinato.

“La @secredistmujer y @SeguridadBOG están al frente del caso y confío en que @FiscaliaCol y @PoliciaBogota avancen a la mayor brevedad para garantizar que haya justicia y este hecho no quede impune (sic)”, solicitó.

(Crédito: EFE/Luis Gandarillas)
(Crédito: EFE/Luis Gandarillas)

Esta es la segunda ocasión en que se perpetra un crimen de este tipo dentro del mencionado establecimiento comercial, luego del que ocurrió en la noche del lunes 10 de abril de 2017, donde un hombre tomó como rehén a su excompañera sentimental, que hirió de muerte en el tórax con un arma de fuego.

El victimario, que fue identificado como Julio Alberto Reyes, de 40 años de edad, fue abatido en esa ocasión por miembros del Gaula (Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal) de la Policía que acudieron a atender el caso y que tenían como prioridad poder socorrer a la víctima.

“La Policía llega en fracciones de minutos, según lo manifestado por otro de los empleados. Esta persona no permite el ingreso de los uniformados (al local) y por lo tanto se agotan todos protocolos. Teníamos como imperativo prestarle atención médica a la persona que había sido herida (...); se toma la decisión de intervenir”, relató en el periódico El Tiempo el comandante de esa época en la Mebog, el general Hoover Alfredo Penilla.

Durante dos horas de mediación con las autoridades, el feminicida no solo se negó a que los uniformados auxiliaran a la mujer, que fue identificada como Claudia Johana Rodríguez, sino que, además, abrió fuego en su contra, por lo que en la reacción de la Fuerza Pública resultó muerto, informaron en el diario bogotano.

Del asesino, se supo posteriormente que ya había sido condenado por el homicidio de su excuñada y de un allegado a su esposa, a la que intentó quitarle la vida en otro hecho de violencia similar en un establecimiento nocturno, en el occidente de la ciudad, 11 años atrás.

El doble crimen lo perpetró en la noche del 2 de mayo de 2006, cuando Reyes llegó a un bar en el centro comercial Bachué II, donde abrió fuego en contra de su entonces compañera sentimental, su hermano, y las víctimas que perdieron la vida, recordaron en el periódico regional El País de Cali.

Tras ser procesado y hallado culpable por los dos asesinatos, el criminal fue sentenciado a 22 años de cárcel, de la que purgó solo 10 años en La Modelo, luego de haber aceptado su responsabilidad en esos hechos para beneficiarse con la rebaja del 50 % de la pena inicial.

Durante ese tiempo, conoció a su siguiente víctima, que era oftalmóloga de profesión, con la que estableció una relación sentimental.

En 2016 fue puesto en libertad, y ahí comenzó el infierno para Claudia Johana Rodríguez, quien lo denunció por violencia física y sexual. Y aunque alertó a las autoridades porque Reyes la amenazó de muerte, según relataron sus familiares en la emisora Blu Radio, nunca recibió las medidas de protección correspondientes.

Cuestionan cómo se pronunció el centro comercial y la Policía

Varias mujeres protestan frente a un Comando de Atención Inmediata (CAI) hoy, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda
Varias mujeres protestan frente a un Comando de Atención Inmediata (CAI) hoy, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

Tras conocerse del nuevo presunto feminicidio de Steffany Barranco Oquendo, las críticas no se hicieron esperar sobre la forma en que la Policía y desde el establecimiento en que ocurrió el crimen se refirieron al tema.

En la Fundación Jacarandas, dedicada a combatir la violencia de género y defender los derechos de las mujeres, cuestionaron a la mayor Viviana Alvarado, jefa del Comando Púrpura de la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog). En una conversación con periodistas, Alvarado mencionó que una de las hipótesis sobre el asesinato eran “motivos pasionales”.

“Qué esperanza tenemos si (...) usa la expresión “crimen pasional”. @Bogota ¿No les da pena a estas alturas seguir alimentando el mito de que a las mujeres nos matan por “pasión”? Nos matan por MACHISMO. Qué circo (sic)”, reprocharon.

De igual manera, criticaron los términos utilizados en la misiva que emitió el establecimiento público donde tuvo lugar el asesinato.

“Un feminicidio en el Centro Comercial Santa Fé, y tienen el descaro de decir en el comunicado que fue “un hecho aislado entre dos personas”. Fue un FEMINICIDIO, y NO ES EL PRIMERO en su centro comercial. ¿O ya olvidaron a Claudia Rodriguez? No estamos seguras en ninguna parte (sic)”, añadieron.

Este es el primer reporte que se conoce sobre el caso - crédito Centro Comercial Santafé
Este es el primer reporte que se conoce sobre el caso - crédito Centro Comercial Santafé

Tales expresiones causaron indignación, como lo manifestó la periodista María Camila Díaz de La W Radio, quien señaló que hubo insensibilidad frente a ese hecho.

“¿Alguien me explica este comunicado tan horrible del CC Santafé ? Ala, qué falta de empatía con la mujer víctima de feminicidio, con su familia… qué horror. “Hecho aislado y puntual entre dos personas”… hágame el favor… qué espanto (sic)”, trinó.

Guardar

Nuevo