Escándalo por matoneo en el reconocido colegio Los Nogales en Bogotá: familias de jóvenes acusados aseguran que los expulsaron sin justificación

La decisión de botar a los estudiantes por comportamiento inadmisible puso a prueba las políticas de convivencia de la exclusiva institución educativa

Guardar

Nuevo

Tras ser acusados de acosar a un compañero, tres alumnos llevan su caso a la justicia, desafiando las normativas del prestigioso colegio - crédito Andina
Tras ser acusados de acosar a un compañero, tres alumnos llevan su caso a la justicia, desafiando las normativas del prestigioso colegio - crédito Andina

Tres estudiantes fueron expulsados de Los Nogales, un reconocido colegio en Bogotá, tras una serie de enfrentamientos verbales y acusaciones de matoneo.

El incidente culminante, una llamada telefónica grabada el 22 de noviembre de 2023, sirvió como evidencia para la institución, que se encuentra entre las más prestigiosas de Colombia. En la grabación se escucha cómo amenazan a un compañero de curso.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

El colegio justificó la expulsión basándose en una violación del manual de convivencia, mientras que los padres de los estudiantes expulsados han llevado el caso a los tribunales, alegando que el proceso disciplinario fue excesivo y que se alteraron las pruebas presentadas por la institución.

La controversia estalló luego de que el estudiante denunciante, recién llegado al colegio, informara sobre el acoso. La institución, al conciliar el audio de la llamada con imágenes de la cámara de seguridad, afirmó que dicha edición tenía como objetivo ilustrar los hechos con mayor claridad.

La comunidad educativa debate sobre las acciones del colegio tras expulsar a alumnos por acoso, resaltando un delicado balance entre disciplina y derechos estudiantiles - crédito Shutterstock
La comunidad educativa debate sobre las acciones del colegio tras expulsar a alumnos por acoso, resaltando un delicado balance entre disciplina y derechos estudiantiles - crédito Shutterstock

“... esta edición se llevó a cabo con la máxima transparencia, siempre informando que se trataba de una reconstrucción de los eventos para facilitar la comprensión de lo sucedido y que no constituía una prueba”, afirmó la institución educativa para Semana.

Las familias implicadas, sin embargo, sostienen que esto constituye una alteración de las pruebas, lo que ha llevado a un litigio en curso que incluye acciones de tutela y quejas ante la Personería de Bogotá y la Secretaría de Educación.

Los padres de dos de los alumnos, quienes son los presuntos abusivos, buscan su reintegración para que puedan completar el año escolar en curso, mientras que el tercer estudiante ya ha sido trasladado a otra institución.

El caso ha suscitado un debate sobre la proporcionalidad de las medidas disciplinarias en el ámbito educativo. Aunque el colegio Los Nogales argumenta que las acciones tomadas fueron proporcionales a la gravedad de los hechos, los representantes legales de los estudiantes expulsados critican que la decisión compromete el derecho a la educación y cuestionan la pedagogía detrás del proceso disciplinario.

Además, las familias afectadas enfrentan dificultades para encontrar una nueva institución educativa que acepte a los alumnos expulsados, dadas las circunstancias de su salida de Los Nogales.

El derecho a la educación y la disciplina escolar chocan en Los Nogales - crédito Multinacional S2 Grupo
El derecho a la educación y la disciplina escolar chocan en Los Nogales - crédito Multinacional S2 Grupo

Este conflicto no solo destaca la complejidad de abordar el bullying escolar y el cumplimiento de los manuales de convivencia, sino que también refleja los desafíos que enfrentan tanto las instituciones educativas como las familias en la búsqueda de soluciones justas y efectivas que salvaguarden los derechos y el bienestar de los estudiantes implicados. Mientras tanto, el proceso judicial continúa, dejando en suspenso el futuro académico de los jóvenes involucrados.

Snapchat, la red social en la que quedó el prontuario de Bullying

El incidente de bullying escaló hasta utilizar evidencias parciales de las conversaciones para justificar el retiro de los involucrados, argumentando agresiones verbales que violaban la “dignidad humana” e “integridad”. El colegio ha enfrentado críticas por la forma en la que ha manejado el asunto, incluyendo la oferta de validar el año escolar fuera del establecimiento, en una institución vinculada al consejo directivo del mismo.

La institución educativa, además, recopiló capturas de pantalla y mensajes de Snapchat, una red social en la que uno de los estudiantes acusados de bullying y la víctima conversaban. En esta, presuntamente, el primer estudiante manifiesta que la víctima soluciona “los problemas como mujer sapeando como una perra”.

La abogada Beatriz Molina, representante de los estudiantes afectados, acusa al colegio de violar derechos fundamentales como el derecho a la educación y cuestiona la naturaleza pedagógica de las medidas disciplinarias aplicadas. Según Molina, estas acciones desproporcionadas han afectado negativamente la trayectoria educativa de los jóvenes, que eran destacados en matemáticas y deportes, respectivamente. Los padres de los expulsados también han expresado su preocupación por la dificultad de encontrar un nuevo colegio de igual prestigio que acepte a sus hijos, dada la mancha en su historial académico.

La comunidad educativa debate sobre las acciones del colegio tras expulsar a alumnos por acoso, resaltando un delicado balance entre disciplina y derechos estudiantiles - crédito Eduardo Parra / Europa Press
La comunidad educativa debate sobre las acciones del colegio tras expulsar a alumnos por acoso, resaltando un delicado balance entre disciplina y derechos estudiantiles - crédito Eduardo Parra / Europa Press

El colegio Los Nogales se defiende señalando que la decisión fue proporcional a los hechos y niega haber vulnerado el derecho a la educación. Además, afirma que la sugerencia de completar el año escolar en la institución Tandem fue una decisión del director académico, sin conflictos de interés, a pesar de las acusaciones de los padres sobre posibles irregularidades en esta propuesta.

Este caso destaca la complejidad de los procesos disciplinarios en el ámbito educativo y sus potenciales implicaciones en los derechos fundamentales de los estudiantes. La controversia subraya la importancia de un equilibrio entre disciplina y derechos educativos, así como la transparencia en las decisiones administrativas que afectan la vida académica de los jóvenes.