Niños eran quemados y amarrados por su padrastro, video del hallazgo es desgarrador: “Me quemó la mano”

Junto al agresor, también fue capturada la madre de los menores, que permitía que sus hijos fueran violentados de diferentes maneras

Compartir
Compartir articulo
Un familiar de la madre fue quien alertó a las autoridades - crédito Policía Nacional

De acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (Sivigilia) en 2023 se registraron 28.294 casos de violencia sexual, 17.641 de negligencia y abandono, 12.459 de violencia física y 3.600 de violencia psicológica en contra de niños, niñas o adolescentes; por lo que las autoridades han enfocado todos sus esfuerzos en mitigar esta problemática.

A pesar de que en los últimos años se han endurecido las condenas para este tipo de crímenes, aún se siguen registrando casos de esta índole que generan indignación en la ciudadanía; uno de estos se ha vuelto viral en redes sociales debido a la crudeza de las imágenes.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

En la tarde del 30 de enero, la Fiscalía General de la Nación informó de la captura de una mujer de 26 años y su pareja sentimental de 29, por ser responsables de una serie de maltratos físicos en contra de dos menores de cinco y cuatro años (un niño y una niña) en el municipio de Santa Rosa de Cabal (Risaralda) quienes eran hijos solo de la implicada.

En ese momento se reveló que tras la visita de un familiar de los pequeños fue quien denunció a las autoridades los maltratos que evidenció en el cuerpo de los menores, lo que incluía hematomas, quemaduras y otro tipo de afectaciones en sus cuerpos.

La madre de los menores permitió que su pareja los agrediera - crédito Policía Nacional
La madre de los menores permitió que su pareja los agrediera - crédito Policía Nacional

Sin embargo, la indignación aumentó en la opinión pública luego de que se hicieran públicos los videos del momento de la captura de la madre de los pequeños, ya que mientras los uniformados se disponían a leerle sus derechos a la señalada, los niños revelaron de manera inmediata los maltratos que sufrían por parte de su padrastro.

“Me quemó la mano, Daniel, me quemó la mano” y “Vea policía”, fueron las palabras de los menores cuando observaron la presencia de los uniformados, resaltando que el menor estaba amarrado de sus brazos en el momento que se registró el ingreso de las autoridades a la vivienda.

Para proteger la identidad de los menores, los videos fueron editados.

De manera inmediata, una funcionaria le pregunta a la mujer por qué el menor se encuentra amarrado, pero no recibe ningún tipo de respuesta, por lo que el pequeño insiste en mostrarle a los policías las heridas que le había provocado su padrastro.

“Yo ahora no necesito que llores, necesito que me expliques qué está pasando aquí”, le indicó la funcionaría del ICBF a la madre de los niños.

Debido a que la mujer insistía en no hablar, el niño menor resaltó en varias ocasiones que quien le ocasionó las quemaduras era su “papá Daniel”, lo que provocó el llanto de su madre, lo que aumentó cuanto uno de los policías inició a leerle sus derechos como parte del procedimiento de captura.

Los menores inculparon de manera inmediata a su padrastro por los maltratos - crédito Policía Nacional

En la segunda parte de la grabación, los niños insistían en pedirle ayuda a los policías, por lo que una funcionaria procedió a indicarles que si su madre no los había cuidado, ellos no iban a permitir que volvieran a ser violentados.

“Eso que me hizo papá, me dolió… A mí todos los días me pegan en el cuerpo”, le repitió en varias ocasiones la niña a los policías.

En uno de los momentos más desgarradores de la grabación, se observa al niño levantar su camisa y mostrarle a los presentes las secuelas de los golpes que había recibido por parte de su padrastro.

Por último, se escucha cómo la funcionaría le indica a la madre de los menores que si tiene algún familiar puede llamarlo para informarle el lugar al que serían llevados los niños, mientras ella sería capturada y judicializada junto a su pareja, que ya se encontraba en una estación de policía.

Debido a la gravedad de los hechos, la Fiscalía imputó a la mujer los delitos de tortura agravada y lesiones personales en calidad de cómplice; mientras el padrastro de los niños fue acusado de la misma forma, pero en calidad de autor; ninguno de los dos acepto los cargos.