Capturaron a uno de los asesinos más buscados de Colombia: mató a su mamá de 26 puñaladas

El sospechoso es señalado de asesinar a su madre en 2019 en medio de un conflicto familiar, que se había vuelto concurrente por su falta de trabajo y adicción al licor

Compartir
Compartir articulo
Carlos Julián Araque Martínez capturado por matricidio - crédito Policía de Putumayo
Carlos Julián Araque Martínez capturado por matricidio - crédito Policía de Putumayo

En la tarde del lunes 19 de febrero las autoridades anunciaron la captura de Carlos Julián Araque Martínez, uno de los hombres más buscados del país que estaba fugitivo desde 2019, luego de asesinar a su madre María Janeth Martínez Molina, de 64 años, en Armenia (Quindío).

De acuerdo con el informe entregado por las autoridades, luego de asesinar a su madre de 26 puñaladas, el hombre huyó de territorio quindiano y se asentó en el barrio La Victoria, del municipio de San Miguel (Putumayo), donde rehízo su vida y mantenía un perfil bajo para no levantar sospechas de su pasado criminal.

Sin embargo, el asesino no contaba con que ya había sido expedida una orden de captura en su contra y sus datos estaban cargados en los sistemas de información de la Policía, por lo que fue detenido en medio de un operativo rutinario de revisión de antecedentes, que arrojó la solicitud de detención de Araque Martínez por feminicidio agravado.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

La encontraron en estado de descomposición

El matricidio de María Janeth Martínez Molina fue perpetrado en 2019 mientras sostenía una discusión con su hijo, a quien le reclamaba constantemente por su falta de motivación para buscar trabajo, el poco aporte a la manutención del hogar y su adicción al licor.

Carlos Julián Araque Martínez asesinó a su madre de 26 puñaladas - crédito Carlos Julián Araque Martínez / Facebook
Carlos Julián Araque Martínez asesinó a su madre de 26 puñaladas - crédito Carlos Julián Araque Martínez / Facebook

Al parecer, en medio de una discusión más fue que se presentaron los hechos, Araque Martínez tomó un cuchillo y la apuñaló en 26 oportunidades. Luego de Cometer el crimen, Carlos Araque huyó de la vivienda ubicada en la urbanización Brasilia Puerto Espejo de Armenia y dejó el cadáver de su madre en una de las habitaciones del inmueble, donde pasó semanas y empezó a descomponerse.

El fuerte olor del cuerpo hizo que los vecinos llamaran a las autoridades, por lo que el 19 de octubre unidades del CTI llegaron al lugar de los hechos y encontraron el cadáver irreconocible por la descomposición, así que fue necesaria una prueba de ADN para identificar a la víctima.

Su medio hermano celebró la detención y confesó que quería “manchar de sangre” sus manos

La captura de Carlos Araque fue celebrada por su medio hermano Walter Norbey Leal Martínez, quien se mantuvo al frente del caso del asesino y continuó buscándolo a través de redes sociales luego de que cometiera el matricidio (homicidio de la madre).

“Carlos Julián Araque Martínez. Les presento al ASESINO de mi madre, este perro le quito la vida a mi Madre hoy (13 de febrero) hace cuatro años y cuatro meses y estaba tan campante por la vida... Un ASESINO que fue capaz de asesinar a su PROPIA MADRE”, fue una de las publicaciones que hizo el otro hijo de la mujer de 64 años.

Walter Norbey Leal Martínez, hijo de la mujer asesinada - crédito  Walter Norbey Leal Martínez / Facebook
Walter Norbey Leal Martínez, hijo de la mujer asesinada - crédito Walter Norbey Leal Martínez / Facebook

Contrario a lo que dijo la Policía, el medio hermano del acusado feminicida aseveró que fue él quien lo encontró, identificó su escondite y se lo entregó a las autoridades, que lo capturaron en una vía rural que conduce al sector de Maizal en San Miguel.

“Y sí, fui yo, para el que quiera saber, fui yo el que lo tiene capturado, hoy (13 de febrero) a las 7:35 a. m. en San Miguel (Putumayo). Para aquellos que lo encubrieron son igual de culpables. Cuatro años y cuatro meses esperando esta alegría, que la justicia en nuestro país se demora, sí eso lo sabemos, pero también es culpa de nosotros los dolientes. Que no estamos moviendo el caso, fui a Colombia y en solo tres meses lo cogieron… Gracias a la Fiscalía del Quindío, gracias a los detectives que vieron en este caso de crueldad un gravísimo error por no actuar en su momento. Gracias a Dios y a María santísima que no permitió que me manchara de sangre mis manos, aunque mi corazón me lo pedía a gritos. Años de impotencia, de preguntas sin respuestas... Ahora sí se va saber todo”, dijo Walter Norbey Leal Martínez.