Niño de 12 años fue usado como escudo humano en una pelea de pandilleros: murió apuñaleado

Testigos del hecho indicaron que dos hombres estaban peleando con armas blancas, uno de ellos agarró al menor y lo interpuso en el medio para no recibir una puñalada

Compartir
Compartir articulo
El hombre fue capturado mientras se escondía en una zona enmontada del sector - crédito Policía

Sobre las 7:50 de la noche del miércoles 29 de noviembre se presentó una riña entre los barrios Villa Katanga y Villa Zambrano, en el municipio de Soledad, área metropolitana de Barranquilla.

Lo que parecía una disputa recurrente en la zona, donde hacen presencia pandillas, como los Eso Va y los Antipáticos, terminó en una tragedia con el homicidio de un niño de 12 años.

La víctima fue identificada como Sebastián Piñeres Toscano, un estudiante de séptimo grado que estaba en el lugar de los hechos departiendo con otros nuños y repentinamente fue abordado por uno de los involucrados en la disputa, que lo usó como escudo humano para evitar recibir una puñalada.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Preliminarmente las autoridades establecieron que la disputa fue entre un pandillero y un vendedor ambulante identificado como Kalet Antonio Portacio Roa, de 29 años, que también hacía malabares en los semáforos de la zona.

Sebastián Piñeres Toscano cursaba séptimo grado y estaba jugando en inmediaciones de su casa cuando lo asesinaron - crédito redes sociales / Facebook
Sebastián Piñeres Toscano cursaba séptimo grado y estaba jugando en inmediaciones de su casa cuando lo asesinaron - crédito redes sociales / Facebook

Al parecer, Portacio Roa tuvo una disputa con otro hombre que salió huyendo, llegó hasta donde estaban los menores jugando y agarró al niño de 12 años pensando que el vendedor ambulante detendría su ataque; sin embargo, el hombre enfurecido intentó atacar a su contrincante y terminó hiriendo de muerte a Sebastián Piñeres Toscano.

Los padres de la víctima lo trasladaron hasta el Hospital Universidad del Norte, pero el niño de 12 años llegó al centro médico sin signos vitales.

Entre tanto, el agresor huyó por una zona enmontada del sector, pero las autoridades desarrollaron un plan candado en los barrios aledaños y en medio de las pesquisas fue detenido Kalet Antonio Portacio, a quien le incautaron un arma blanca modificada con la que habría asesinado a la víctima.

El homicida fue capturado con un arma blanca modificada - crédito Policía
El homicida fue capturado con un arma blanca modificada - crédito Policía

La situación de orden público en el área metropolitana de Barranquilla es preocupante para sus habitantes, pues otro menor de 15 años murió en una clínica luego de ser baleado.

“Acá en Villa Katanga la situación está insostenible y la Policía no hace nada porque cada día son más los atracos. Ahora mira lo que le pasó al niño que nada tenía que ver con eso, pero terminó muerto”, dijo Danny Ayazo, residente del barrio Villa Katanga, a RCN Radio.

El otro menor asesinado

En la tarde del miércoles 29 de noviembre se dio a conocer el deceso de Yorman Enrique Ortega Coronel, un adolescente de 15 años que llevaba tres días internado en la clínica Campbell de Barranquilla con tres heridas por impacto de bala.

De acuerdo con las autoridades, la víctima mortal recibió los disparos en la noche del lunes 27 de noviembre en el barrio la Esperanza, de Malambo, hasta donde llegaron sicarios en moto y, al parecer, por equivocación atentaron contra el menor que estaba jugando con un primo cerca a su casa.

““Dejaron de jugar y se despidió porque se iba para su casa, que queda en la misma acera, cuando escuchó las detonaciones. Unas personas se estaban disparando entre sí y él se quedó en la mitad (...) Él iba por la calle distraído con el celular en la mano cuando empezaron a hacer los disparos, que no iban contra él”, le dijo un tío de la víctima a El Heraldo.

Familiares y amigos lloraron la muerte del adolescente de 15 años y desde el colegio Julio Verne, donde cruzaba séptimo grado, declararon: “La comunidad educativa Juliovernista rechaza el asesinato de nuestro estudiante Yorman Ortega Coronel que por una vil equivocación segaron su vida a manos de corazones endurecidos en una sociedad compuesta por hombres y mujeres insensibles a la dignidad humana y el dolor humano”.