Miguel Ángel del Río, tras la muerte del coronel Óscar Dávila: “Es una persecución infame de la Fiscalía contra el Gobierno”

El abogado con el que se reunió el alto oficial, quien además es cercano al presidente Gustavo Petro, arremetió contra el ente de investigación por lo que sería la presión en el caso de las “chuzadas” de Laura Sarabia

Compartir
Compartir articulo
El abogado Miguel Ángel del Río habló del caso del coronel Óscar Dávila, quien resultó muerto el viernes 9 de junio en Bogotá. Foto Infobae.
El abogado Miguel Ángel del Río habló del caso del coronel Óscar Dávila, quien resultó muerto el viernes 9 de junio en Bogotá. Foto Infobae.

La muerte de Óscar Dávila, coronel de la Policía Nacional, quien fue encontrado sin vida el viernes 9 de junio en cercanías a su casa, en el sector de Teusaquillo, en Bogotá, hecho que sigue generando grandes interrogantes.

Días antes de su deceso, el alto oficial había enviado una carta a la Fiscalía General de la Nación en la que se ponía a disposición para dar su versión en el caso de las “chuzadas”, denunciadas por el fiscal Francisco Barbosa, en el que está salpicada la ex jefa de gabinete de la Presidencia, Laura Sarabia.

“Solicito que se me informe mi vinculación como indiciado y reitero mi disponibilidad de presentarme en fecha y hora que se señale para ser escuchado en interrogatorio”, se leyó en la carta con fecha del 2 de junio, radicada días después y con la que mostraba su voluntad para dar su versión de este suceso.

Carta del coronel Óscar Dávila, dirigida al fiscal general de la Nación, en la que se ponía a disposición del ente investigador.
Carta del coronel Óscar Dávila, dirigida al fiscal general de la Nación, en la que se ponía a disposición del ente investigador.

Al respecto, el abogado Miguel Ángel del Río, al que acudió el uniformado para ser asesorado en este caso, sigue firme en sus declaraciones que hablan de presuntas amenazas de la Fiscalía contra su representado, pues así se lo habría hecho conocer el jueves 8 de junio; un día antes de que se registrara su muerte.

“Le advirtieron que no se detenían ‘hasta que corriera sangre’. Hoy se quitó la vida con su arma de dotación. Lo de la Fiscalía es una persecución infame”, publicó en su cuenta de Twitter el abogado, a las 7:53 p. m. del viernes 9 de junio, una hora después de conocerse este caso.

Trino de Miguel Ángel del Río sobre la muerte del coronel Óscar Dávila. @migueldelriobg/Twitter
Trino de Miguel Ángel del Río sobre la muerte del coronel Óscar Dávila. @migueldelriobg/Twitter

Y en diálogo con W Radio fue más allá y dijo que este caso “no es otra cosa que una persecución infame de la Fiscalía contra el Gobierno nacional”.

El encuentro con Dávila

De acuerdo con la versión de Del Río, llevaba varios días tratando de conversar con él para contarle “algo importante”. Ese asunto lo trataron el jueves 8 de junio y estaría relacionado con que Dávila, al parecer, estaba en la mira del ente investigador, como uno de los que habría –según la Fiscalía– había dado la orden para efectuar la interceptación ilegal a Marelbys Meza y Fabiola Perea, exempleadas de Sarabia.

“Desde el 6 de junio se hizo una inspección judicial en el piso 13 (de la DIAN) y ese día surgieron irregularidades. Vi a un hombre angustiado por lo que estaba pasando (…) dijo que, según él, lo estaban siguiendo y que tenían sus líneas interceptadas, pero que era ajeno a cualquier responsabilidad penal, Me preguntó si, ante la eventualidad de una captura o proceso penal, yo podría representarlo. Le dije que sí”, expresó Del Río.
Agentes del CTI de la fiscalía hacen presencia en el lugar donde se encuentra el cuerpo del teniente coronel Óscar Dávila, uno de los policías investigados por las chuzadas a Marelbys Meza, niñera de Laura Sarabia. Foto John Paz/Colprensa
Agentes del CTI de la fiscalía hacen presencia en el lugar donde se encuentra el cuerpo del teniente coronel Óscar Dávila, uno de los policías investigados por las chuzadas a Marelbys Meza, niñera de Laura Sarabia. Foto John Paz/Colprensa

En su versión al citado medio, el abogado dijo que tenían una reunión programada el sábado 10 de junio a las 10:00 a. m. Pero para él, bastó ese único encuentro para evidenciar la preocupación del coronel Dávila: de quien aún no se conoce un reporte oficial sobre las causas de su muerte, solo lo que se indicó se habría propinado un disparo que acabó con su existencia.

“Le creí todo lo que me dijo, era un hombre angustiado (...) su preocupación era que su nombre saliera en los medios de comunicación y llevaba tres días sin dormir”, contó el abogado, quien manifestó que Dávila, quien hacía parte del equipo de seguridad de la Casa de Nariño, era “un hombre valiente, con una gran experiencia en su carrera profesional”.

Acusaciones a la Fiscalía

Del Río, aparte de negar que haya grabado la conversación que sostuvo con Dávila, pues la consideró una charla privada, también señaló a un funcionario de la Fiscalía como el responsable de las supuestas intimidaciones hacia el coronel Dávila.

“Yo no grabo a nadie. Pienso que las personas que graban conversaciones lo hacen por proteger sus propios intereses, me pareció que esta era una charla privada (...) El coronel Óscar Dávila me dijo que Juan Carlos Pinzón de la Fiscalía lo intimidó”, dijo el hombre que tendría como aspiraciones ser el nuevo jefe del ente acusador.

Y es que, según Del Río, era claro que Dávila “no tenía desconfianza en el Gobierno, sino en la Fiscalía y en un posible proceso ficticio en su contra”.

En su concepto, la Fiscalía debe aclarar todos los interrogantes que han surgido con este caso. “¿Por qué no le preguntan a Francisco Barbosa si se comunicó con alguien del Gobierno sobre investigación del robo e interceptaciones?”, destacó en esta entrevista, en la que expresó su escepticismo por el resultado de las investigaciones.