El plazo de cobro promedio de las ventas de uva y aceituna realizadas en la presente campaña fue de 103 días contra una media de 98 días en 2017/18 (Getty)
El plazo de cobro promedio de las ventas de uva y aceituna realizadas en la presente campaña fue de 103 días contra una media de 98 días en 2017/18 (Getty)

Según una encuesta realizada por el Movimiento CREA a 70 empresarios de la región de cuyo durante el mes de mayo, el plazo de cobro promedio de las ventas de uva y aceituna realizadas en la presente campaña fue de 103 días contra una media de 98 días en 2017/18. Mientras que un 74% de los empresarios indicaron que aumentaron el nivel de endeudamiento respecto al ciclo 2017/18, y el 70% de los consultados consideró que no es un momento propicio para realizar inversiones.

Además, el relevamiento indica que un 60% de las empresas analizadas comienza a cobrar recién a los 120 días de entregada la producción, algo que en "el actual contexto de inflación y elevadas tasas de interés representa un costo financiero y económico importante en el negocio", destaca el informe.

Los plazos de cobro se incrementaron, en promedio, cinco días con respecto a la campaña anterior
Los plazos de cobro se incrementaron, en promedio, cinco días con respecto a la campaña anterior

Vale aclarar que un 66% de las empresas CREA de Valles Cordilleranos comercializa su producción sin un contrato previo que especifique condiciones de precios, plazos de cobro y calidades de recibo, lo que implica que en la mayor parte de los casos, dichas condiciones son informadas por los compradores luego de entregada la cosecha.

En diálogo con Infobae Federico Bert, director de Investigación y Desarrollo de CREA, explicó: "La diferencia de días de pago entre campañas se da por el momento que atraviesa el país, sobre todo la inflación. Las condiciones no son buenas en este tipo de producciones ni para los que venden ni para los que compran. A la coyuntura del país y la macroeconomía además se sumaron condiciones climáticas que no ayudaron".

Respecto a la campaña pasada, el 74% de las empresas aumentó su nivel de deuda y un 45% de las empresas piensa acudir al aporte de actividades no agropecuarias
Respecto a la campaña pasada, el 74% de las empresas aumentó su nivel de deuda y un 45% de las empresas piensa acudir al aporte de actividades no agropecuarias

La situación presenta marcados contrastes en función de las distintas escalas y diversificaciones empresarias presentes en la región: mientras que un 15% de los encuestados señaló que debió financiar más de la mitad del capital operativo en 2018/19, otro 27% utilizó solamente capital propio.

En la presente campaña, un 74% de los empresarios indicaron que aumentaron el nivel de endeudamiento respecto de 2017/18. Cuando se los consultó sobre las fuentes de recursos disponibles para cancelar pasivos, un 50% contestó que prevé liquidar stocks y/o bienes de capital, mientras que un 45% dijo que considera derivar aportes económicos provenientes de empresas propias no agropecuarias.

Según CREA, los empresarios mantienen la percepción negativa respecto a un año atrás
Según CREA, los empresarios mantienen la percepción negativa respecto a un año atrás

"Se trata de una señal que indica que el sector vitícola aún no pudo revertir el proceso de descapitalización iniciado en 2012 a causa de la progresiva caída real del precio interno de las uvas", explicaron desde CREA e indicaron que realizarán el mismo estudio en noviembre. Hace más siete años que la organización releva las actividades pampeanas cada cuatro meses y las actividades regionales cada seis.

Expectativas

En tanto, el 70% de los consultados consideró que no es un momento propicio para realizar inversiones, aunque un 58% y 45% indicó que en el ciclo 2018/19 realizó compras de plantines y palos respectivamente, mientras que un 36% invirtió en maquinaria y un 35% en dispositivos de riego.

De las 70 empresas CREA que respondieron al estudio el 22% se dedica la producción de olivos para aceite y un 20% a la de aceitunas para mesa (iStock)
De las 70 empresas CREA que respondieron al estudio el 22% se dedica la producción de olivos para aceite y un 20% a la de aceitunas para mesa (iStock)

Por último, un 63% de los productores regionales consideró que la situación económica y financiera de su empresa se encontraba peor que un año atrás -una proporción similar a la registrada en mayo de 2018-. En cuanto a la expectativa por la situación de la propia empresa para el próximo año, un 36% prevé que podría ser mejor que en la actualidad.

De las 70 empresas CREA que respondieron al estudio y que integran la región Valles Cordilleranos, el 72% se dedica a la producción de uva fina tinta, un 46% cuenta con viñedos de uva fina blanca, 22% con olivos para aceite, 20% con olivos para aceituna de mesa, y 16% con uva común y nogales, entre otras actividades.

El informe de la asociación destaca que en la campaña 2018/19 sólo en uvas finas el volumen cosechado fue en promedio superior al proyectado al comienzo de la campaña, debido a condiciones climáticas favorables. En ese sentido, se registraron pérdidas productivas en uva común, olivares y nogales, fundamentalmente a causa de granizo y heladas intensas.