Calor extremo, inundaciones y nuevas enfermedades: las inevitables consecuencias del cambio climático si el planeta no actúa ahora

La reducción de las emisiones, la inversión en energías limpias y la financiación de los esfuerzos de adaptación podrían ahorrar dinero y vidas

Una casa destruida tras las fuertes lluvias que azotaron a Kerala, India esta semana (Foto: Reuters)
Una casa destruida tras las fuertes lluvias que azotaron a Kerala, India esta semana (Foto: Reuters)

El cambio climático se convertirá en la “narrativa definitoria de la salud humana”, advirtió el miércoles una importante revista médica, desencadenando escasez de alimentos, catástrofes mortales y brotes de enfermedades que eclipsarían el número de víctimas del coronavirus. Pero los esfuerzos agresivos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las actividades humanas podrían evitar millones de muertes innecesarias, según el análisis de más de 100 médicos y expertos en salud.

En su informe anual “Countdown on health and climate change”, The Lancet ofrece una evaluación aleccionadora de los peligros que plantea el calentamiento del planeta. Más de una docena de mediciones de la exposición de la humanidad a fenómenos meteorológicos extremos que amenazan la salud han aumentado desde el informe del año pasado.

“La humanidad se enfrenta a un punto de inflexión crucial”, afirman los médicos, ya que las naciones están preparadas para gastar billones de dólares en la recuperación económica de la pandemia y los líderes mundiales se reunirán en Glasgow para una importante conferencia de la ONU sobre el clima en menos de dos semanas. Estados Unidos está trabajando en la elaboración de un conjunto de políticas climáticas que ayuden a conseguir mayores compromisos por parte de otros grandes emisores en esa conferencia, incluso cuando el gobierno de Biden está reduciendo su legislación climática, dada la oposición del senador Joe Manchin, demócrata de Virginia Occidental, que representa a un estado productor de carbón.

El cambio climático se convertirá en la “narrativa definitoria de la salud humana”, advirtió el miércoles una importante revista médica (Foto: Reuters)
El cambio climático se convertirá en la “narrativa definitoria de la salud humana”, advirtió el miércoles una importante revista médica (Foto: Reuters)

El aumento de las temperaturas ha provocado un aumento de las enfermedades causadas por el calor, provocando el colapso de los trabajadores agrícolas en los campos y la muerte de los ancianos en sus apartamentos. Los insectos portadores de enfermedades tropicales se han multiplicado y extendido hacia los polos. La cantidad de polen de las plantas en el aire está aumentando, empeorando el asma y otras afecciones respiratorias. Las inundaciones extremas y las tormentas catastróficas han aumentado el riesgo de cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua. El humo de los incendios en California se infiltra en los pulmones y luego en el torrente sanguíneo de personas tan lejanas como Texas, Ohio y Nueva York. Las sequías se intensifican, las cosechas se pierden, el hambre acecha a millones de las personas más vulnerables del mundo.

Si no hay nada más que haga llegar el mensaje sobre la amenaza actual que supone el cambio climático para nuestra sociedad global, esto debería hacerlo”, dijo Lachlan McIver, un médico de Médicos Sin Fronteras que no participó en la redacción del informe de Lancet. “Su salud, mi salud, la salud de nuestros padres y nuestros hijos están en juego”.

El estudio de Lancet es sólo la última salva de profesionales de la salud que exigen el rápido cese de la quema de combustibles fósiles y otras actividades que calientan el planeta. En un informe especial publicado la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud calificó el cambio climático como “la mayor amenaza sanitaria a la que se enfrenta la humanidad”, advirtiendo que sus efectos podrían ser más catastróficos y duraderos que la pandemia de coronavirus. Decenas de expertos en salud pública se dirigen a la cumbre del clima de la ONU que comienza a finales de mes con el objetivo de convencer a los líderes mundiales de que deben tomar medidas más audaces para frenar la producción de carbono de sus naciones.

Manifestantes protestan en EEUU contra la inacción por el cambio climático (Foto: REUTERS/Jonathan Ernst)
Manifestantes protestan en EEUU contra la inacción por el cambio climático (Foto: REUTERS/Jonathan Ernst)

Sin embargo, sólo la mitad de los países encuestados afirma contar con una estrategia nacional de clima y salud, según el estudio de Lancet. Las tendencias en la generación de energías renovables y las iniciativas de adaptación sólo han mejorado ligeramente. Y la mayoría de los mayores emisores del mundo, incluido Estados Unidos, siguen subvencionando los combustibles fósiles a razón de decenas de miles de millones de dólares al año, lo que contrasta con las cantidades que gastan en salud pública.

Los resultados de los debates sobre el gasto nacional y las negociaciones internacionales sobre el clima “encerrarán a la humanidad en un entorno cada vez más extremo e imprevisible”, dice el informe, u “ofrecerán un futuro de mejora de la salud, reducción de la desigualdad y sostenibilidad económica y medioambiental”.

Una generadora de energía a base de carbón en Sudáfrica (foto: Reuters)
Una generadora de energía a base de carbón en Sudáfrica (foto: Reuters)

“Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es una receta”, dijo Renee Salas, médico de urgencias del Hospital General de Massachusetts que ayudó a redactar la “Cuenta atrás” y un informe político adjunto dirigido a los legisladores estadounidenses. “El juramento que hice como médico es proteger la salud de mis pacientes. Exigiendo que se actúe sobre el cambio climático es como puedo hacerlo”.

El mundo aún no se ha comprometido a reducir las emisiones lo suficiente como para evitar los peores efectos del calentamiento. Sobre la base de los compromisos actuales de los países en el marco del acuerdo climático de París, las temperaturas medias van camino de aumentar en unos catastróficos 2,7 grados centígrados (4,9 grados Fahrenheit) para finales de siglo. El planeta ya se ha calentado unos 1,2 grados Celsius (2,2 grados Fahrenheit) desde la era preindustrial.

Y un informe de la ONU publicado el miércoles revela que los gobiernos siguen planeando aumentar el uso de combustibles fósiles a una escala que supera incluso esos objetivos insuficientes. Los países del G-20 han destinado más fondos nuevos a los combustibles fósiles que a las energías limpias desde el comienzo de la pandemia, según el informe.

Sólo la mitad de los países encuestados afirma contar con una estrategia nacional de clima y salud (Foto: Reuters)
Sólo la mitad de los países encuestados afirma contar con una estrategia nacional de clima y salud (Foto: Reuters)

Estados Unidos es uno de los peores infractores, ya que tiene previsto aumentar la producción de petróleo y gas en un total de nueve exajulios para 2030 -el equivalente a unos 215 millones de toneladas de petróleo-, a pesar de la promesa del Presidente Joe Biden de reducir las emisiones a más de la mitad para el final de la década.

Una recuperación de la COVID-19 intensiva en carbono impediría de forma irreversible que el mundo cumpliera los compromisos climáticos”, advierte el informe de Lancet.

El informe establece repetidos paralelismos entre la pandemia de coronavirus y la crisis sanitaria que plantea el cambio climático. Ambas han puesto de manifiesto y agravado la desigualdad y ponen de relieve la insensatez de dar prioridad a los intereses económicos a corto plazo sobre las consecuencias a largo plazo.

Un productor de te en Taiwan (Foto: Reuters)
Un productor de te en Taiwan (Foto: Reuters)

Sin embargo, los científicos advirtieron que el número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas para evitar un mayor calentamiento y adaptarse a los cambios en curso.

El cambio climático ya amenaza con desbordar la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios. Cuando las temperaturas récord abrasaron el noroeste del Pacífico este verano, la tasa de ingresos en urgencias se disparó hasta 69 veces más que en el mismo periodo de 2019.

David Markel, médico de urgencias en el campus Cherry Hill del Swedish Medical Center en Seattle, dijo entonces que la oleada de pacientes rivalizaba con los peores días de la pandemia. Él y sus colegas estaban tratando a los pacientes en los pasillos, metiendo bolsas de hielo en las axilas de la gente para bajar su temperatura.

El número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas (Foto: Reuters)
El número de víctimas del cambio climático superará al del coronavirus, a menos que se tomen medidas drásticas (Foto: Reuters)

“Esto nos va a afectar a todos”, dijo Markel. “Cuantas más crisis como ésta afrontamos, más claro está”.

Según el informe de The Lancet, sólo el 0,3% de la financiación mundial para la adaptación al cambio climático se ha destinado a los sistemas sanitarios, a pesar de la explosión de pruebas sobre las consecuencias para la salud de las emisiones no controladas. En el último mes, estudios en revistas académicas han informado de lo siguiente:

Los patrones climáticos de El Niño -que se prevé que se intensifiquen a medida que el planeta se calienta- provocan que unos 6 millones de niños pasen hambre.

La contaminación del aire causa decenas de miles de muertes prematuras entre los estadounidenses cada año, incluso a niveles bajos considerados seguros por la Agencia de Protección Ambiental.

Autos abandonados tras la llegada de la tormenta tropical Ida en Nueva York (Foto: Reuters)
Autos abandonados tras la llegada de la tormenta tropical Ida en Nueva York (Foto: Reuters)

El calentamiento del Amazonas, combinado con la deforestación, expondrá a unos 11 millones de personas a un calor potencialmente letal para finales de siglo.

Este ritmo de nuevos estudios se ha visto acentuado por un crescendo de desastres recientes relacionados con el clima: la sequía en Madagascar ha llevado a más de un millón de personas al borde de la inanición. Las inundaciones repentinas en Níger han agravado la epidemia de cólera en este país de África Occidental.

Según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, al menos 538 estadounidenses han muerto en grandes desastres climáticos este año. Esto no tiene en cuenta las muertes menos directas: las personas que enferman por el moho que se forma después de que su casa se inunda durante un huracán y los pacientes cuyas condiciones crónicas se agravan por las temperaturas extremas. Los estudios sugieren que el humo de los incendios forestales provocó miles de casos más de coronavirus en el Oeste, y en un condado estuvo relacionado con el 41% de las muertes.

Un barco que transporta contenedores en Grecia (Foto: Reuters)
Un barco que transporta contenedores en Grecia (Foto: Reuters)

Las recientes catástrofes “son sombrías advertencias de que por cada día que retrasamos nuestra respuesta al cambio climático, la situación se vuelve más crítica”, dijo Marina Romanello, directora de investigación y autora principal de la “Cuenta atrás”.

Sin embargo, los mayores peligros del cambio climático no siempre están asociados a los fenómenos meteorológicos extremos más evidentes. Otras amenazas surgirán de transformaciones relativamente lentas y sutiles de la Tierra y el aire.

El peligro más mortífero es, con mucho, la quema de combustibles fósiles, que genera partículas diminutas que irritan los pulmones, conocidas como PM2,5. Una estimación publicada este mes de febrero cifra en más de 10 millones el número de muertes anuales por esta contaminación. El estudio de The Lancet es más conservador y sitúa la cifra en un millón.

En cuanto a las consecuencias del calentamiento, el calor es el peor asesino del mundo. Los ancianos y los niños menores de un año -los grupos más vulnerables al calor- están expuestos a unos cuatro días más de calor extremo al año que hace una generación, según el informe de Lancet. Casi 350.000 personas murieron por enfermedades relacionadas con el calor en 2019.

Los autos eléctricos, una de las soluciones (Foto: Reuters)
Los autos eléctricos, una de las soluciones (Foto: Reuters)

El aumento constante de las temperaturas, combinado con la alteración del hábitat y la globalización, también ha dado a las enfermedades infecciosas la oportunidad de evolucionar y expandirse.

Las enfermedades fúngicas, que no pueden tratarse con vacunas o antibióticos, pueden estar aumentando. Históricamente, no ha habido muchos hongos capaces de infectar a los humanos, porque los microbios no prosperan a las temperaturas corporales típicas. Pero a medida que el calentamiento global aumenta las temperaturas medias en los entornos en los que viven los hongos, puede estar presionando a estas especies para que se adapten. Esto, a su vez, podría hacerlas más aptas para invadir los intestinos o las vías respiratorias de los seres humanos, sugieren los científicos.

Un estudio publicado en abril en la revista PLOS Pathogens señala que Candida auris, una infección resistente al tratamiento que se identificó por primera vez hace sólo 12 años, puede haber evolucionado de esta manera. Lo mismo ocurre con un nuevo tipo de Cryptococcus gattii, un hongo que infecta los pulmones y que suele encontrarse en los trópicos, que ha aparecido recientemente en el noroeste del Pacífico. En el suroeste de Estados Unidos, los científicos han documentado un aumento de los casos de fiebre del valle, causada por un hongo cuyas esporas se propagan en los días polvorientos y ventosos que ahora son comunes debido a la sequía inducida por el clima.

“Están como al acecho en el suelo y al acecho en el medio ambiente”, dijo Anita Sil, una genetista microbiana de la Universidad de California en San Francisco que estudia los hongos causantes de enfermedades. “Están en el aire que respiramos”.

Una granja de molinos de viento en Blackpool, Gran Bretaña (Foto: Reuters)
Una granja de molinos de viento en Blackpool, Gran Bretaña (Foto: Reuters)

Mientras tanto, los mosquitos portadores de enfermedades se trasladan a zonas más templadas y a mayor altura, sus ciclos vitales se aceleran y sus comportamientos de picadura se intensifican. Los cambios en los factores ambientales han aumentado las tasas básicas de reproducción de enfermedades como el Zika y el chikungunya, aumentando su potencial para explotar en epidemias. Un estudio publicado por la revista Lancet Planetary Health este mes de julio concluyó que las emisiones de carbono no disminuidas pondrían a casi el 90% de la población mundial en riesgo de contraer malaria y dengue a finales de siglo.

En la última década, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han identificado al menos 128 casos en los que las personas contrajeron el dengue dentro del territorio continental de Estados Unidos. Un caso surgió tan al norte como Nueva York.

Pero las enfermedades seguirán golpeando con más fuerza en las naciones tropicales de baja altitud donde ya son endémicas. En el África subsahariana, según McIver, el número de víctimas podría ascender a 50 muertes adicionales cada hora, la mayoría de ellas en niños menores de 5 años.

Otros estudios sugieren que la tasa de enfermedades diarreicas en los niños aumentará hasta un 5% por cada grado Celsius (1,8 grados Fahrenheit) de aumento de la temperatura.

Paneles solares en Ohio, Estados Unidos (Foto: Reuters)
Paneles solares en Ohio, Estados Unidos (Foto: Reuters)

El peligro especial para los niños pequeños subraya lo que McIver llama la “cruel ironía” de las amenazas sanitarias relacionadas con el clima: “Los más afectados por el problema son los que menos contribuyen al fenómeno del cambio climático”, dijo. “Eso es lo que nos debería quitar el sueño a todos pensando en ello”.

En el Capitolio y en las negociaciones internacionales, el alto precio de abordar estos impactos y alejar al mundo de los combustibles fósiles ha sido un obstáculo para la legislación climática.

La “Cuenta atrás” de The Lancet sostiene que la inacción será aún más cara.

El año pasado, los costes directos de los desastres climáticos ascendieron a más de 178.000 millones de dólares, según el informe. La sequía afectó al 19% de la superficie terrestre total del mundo, perjudicando el rendimiento de cultivos cruciales como el trigo, el maíz y la soja. El calor extremo perjudicó a los trabajadores y cerró las operaciones en granjas y fábricas, privando al mundo de 295.000 millones de horas de trabajo potenciales.

Sin embargo, según el informe, la reducción de las emisiones, la inversión en energías limpias y la financiación de los esfuerzos de adaptación podrían ahorrar dinero y vidas. La reducción de la contaminación atmosférica que resultaría de la eliminación de los combustibles fósiles por sí sola podría aportar beneficios para la salud mundial por valor de billones de dólares. Un estudio de 2019 en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias encontró que las muertes por contaminación de partículas finas costaron a los Estados Unidos más de 800 mil millones de dólares por año; más de la mitad de esos costos fueron atribuibles a la contaminación de los sectores de energía y transporte.

Tenemos una enorme oportunidad de llegar a la raíz de los daños para la salud derivados de la quema de combustibles fósiles”, dijo Salas. “Para mí no hay mayor tratamiento que tenga los mayores beneficios para la salud de mis pacientes que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

(C) The Washington Post.-

Seguir leyendo:


Últimas Noticias

TE PUEDE INTERESAR