El pacto entre Rusia y Corea del Norte es un nuevo dolor de cabeza para China

El tratado aumenta el riesgo de confrontación en la región y podría incitar a Estados Unidos y sus aliados a reforzar su presencia militar en la periferia de China.

Guardar

Nuevo

El jefe de estado ruso Vladímir Putin (izq.), y el dictador norcoreano, Kim Jong-un (EFE)
El jefe de estado ruso Vladímir Putin (izq.), y el dictador norcoreano, Kim Jong-un (EFE)

En la pugna por las narrativas globales, China ha intentado presentarse como una nación pacífica que se opone a dividir el mundo en bandos rivales. Por el contrario, ha acusado a Estados Unidos de crear alianzas que conducirán al mundo hacia una nueva Guerra Fría.

Sin embargo, el tratado de defensa mutua entre Rusia y Corea del Norte, que obliga a ambos países a prestarse asistencia militar inmediata en caso de guerra, es exactamente el tipo de construcción de bloques del que China acusa a Estados Unidos. El socio estratégico más cercano de China y su único aliado en el tratado -Rusia y Corea del Norte- son ahora los que aumentan el riesgo de una confrontación al estilo de la Guerra Fría en el noreste de Asia.

El pacto también crea más quebraderos de cabeza a Beijing al parecer profundizar la apariencia de un eje trilateral entre China, Rusia y Corea del Norte, que China ha tratado de evitar. “Beijing se ha mantenido cuidadosamente alejado de la óptica de un eje China-Rusia-Corea del Norte”, afirmó Yun Sun, director del programa sobre China del Centro Stimson de Washington. “Quiere mantener abiertas sus opciones”.

Japón, Corea del Sur y Estados Unidos podrían decidir ahora que la amenaza que supone un tratado de defensa entre Rusia y Corea del Norte les obliga a mejorar su propio acuerdo de seguridad, anunciado el año pasado en Camp David, aumentando el número de tropas o reforzando las defensas a lo largo de la periferia de China.

Por estas razones, es posible que el máximo dirigente chino, Xi Jinping, no vea con buenos ojos el incipiente romance entre el presidente ruso Vladimir V. Putin y el líder norcoreano Kim Jong-un. En su reunión del miércoles en Pyongyang, Putin y Kim anunciaron el acuerdo de defensa como el comienzo de una nueva era en sus relaciones.

El pacto también puso de manifiesto las limitaciones de la asociación de China con ambos países, según los analistas.

FOTO ARCHIVO: El jefe del régimen chino, Xi Jinping, y el dictador norcoreano, Kim Jong Un, caminan durante la visita de Xi en Pyongyang, Corea del Norte, el 21 de junio de 2019 (Reuters)
FOTO ARCHIVO: El jefe del régimen chino, Xi Jinping, y el dictador norcoreano, Kim Jong Un, caminan durante la visita de Xi en Pyongyang, Corea del Norte, el 21 de junio de 2019 (Reuters)

Xi ha declarado una relación “sin límites” con Putin y ha prometido un apoyo “inquebrantable” a Corea del Norte, aliándose con dos países autoritarios de ideas afines para hacer frente a lo que consideran un acoso estadounidense en todo el mundo.

Pero al alinearse con dos Estados parias, Xi también corre el riesgo de sufrir las consecuencias de las acciones de sus impredecibles líderes. La invasión de Ucrania por Putin ha dañado gravemente la relación de China con Occidente, que ha acusado a Beijing de no hacer lo suficiente para frenar a Rusia. Y el ruido de sables nuclear del Sr. Kim ha contribuido a unir a dos tensos vecinos -Japón y Corea del Sur- en una asociación trilateral de defensa con Estados Unidos.

Ya se teme que Rusia pueda proporcionar a Corea del Norte tecnología para reforzar el programa de armas nucleares de Pyongyang a cambio de municiones para su uso en Ucrania.

Xi no puede permitirse más sorpresas en un momento en el que necesita dar un giro a la economía china. A pesar de su tono cada vez más adverso hacia Occidente, Xi sigue empeñado en mantener la posición de China en el actual orden económico mundial.

El nuevo pacto entre Putin y Kim no es una buena noticia para Beijing”, dijo John Delury, profesor de estudios chinos en la Universidad Yonsei de Seúl. “Xi Jinping nunca ha tenido una relación fácil con la testaruda dinastía coreana y ahora tiene cada vez más motivos para preocuparse de que Putin aliente las tendencias agresivas de Kim”.

Entre la guerra de Ucrania y el riesgo de conflicto en la península coreana, dijo Delury, “Putin y Kim son fuerzas de inestabilidad en un momento en que China se beneficia de un entorno ordenado”.

China ha tratado de distanciarse del nuevo pacto, y el jueves un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores declinó hacer comentarios, afirmando que se trataba de un asunto entre Rusia y Corea del Norte.

En realidad, el tratado entre Rusia y Corea del Norte, unido a la alianza entre Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, ha “exacerbado significativamente” el riesgo de “confrontación, rivalidad o conflicto” en la región, en opinión de China, dijo Shi Yinhong, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Renmin de Beijing.

Shi afirmó que la paz en la península coreana es una prioridad absoluta para China, y que la creciente militarización de la región pone en juego uno de “los intereses vitales de China”.

China sigue ejerciendo una influencia considerable sobre Rusia y Corea del Norte. Estados Unidos sostiene que el Kremlin no podría mantener su guerra en Ucrania si China no comprara cantidades masivas de petróleo ruso o suministrara a Rusia bienes de consumo y tecnologías de doble uso, como chips y máquinas herramienta, para alimentar su maquinaria bélica. Al mismo tiempo, Corea del Norte depende de China para prácticamente todo su comercio, incluidos los alimentos y la energía.

Vladimir Putin y Xi Jinping en octubre pasado. Ambos autócratas sellaron un pacto de amistad sin limites (Reuters)
Vladimir Putin y Xi Jinping en octubre pasado. Ambos autócratas sellaron un pacto de amistad sin limites (Reuters)

Esa influencia sobre Moscú y Pyongyang ha reforzado la importancia de Beijing en momentos en que otros países han pedido a China que utilice su influencia -sin éxito- para frenar la acumulación nuclear de Corea del Norte o la guerra de Rusia en Ucrania.

Pero el cortejo de Putin a Kim crea un nuevo competidor para Beijing por su influencia sobre Corea del Norte, creando “una ganancia inesperada para Kim y un dolor de cabeza para Xi Jinping”, dijo Danny Russel, analista de diplomacia y seguridad en el Asia Society Policy Institute.

Es importante para Pyongyang que la asociación con Putin -aunque no carece de límites- genera una valiosa influencia contra Beijing”, dijo el Sr. Russel. “Enfrentar a las grandes potencias entre sí es una jugada clásica en la historia coreana, y la enorme dependencia de Corea del Norte de China en las últimas décadas ha sido un lastre que Kim Jong-un está ansioso por reducir.”

El cuadro de mando muestra que Corea del Norte es, con diferencia, la que más gana, y que China es potencialmente la mayor perdedora”, añadió.

Mantener al régimen de Kim en el poder es una prioridad para Beijing para preservar un amortiguador entre la frontera china y las fuerzas lideradas por Estados Unidos estacionadas en Corea del Sur.

China y Corea del Norte afirman oficialmente que están tan unidas como “labios y dientes”, pero las relaciones entre ambos vecinos son tensas desde hace tiempo, con una mezcla de desconfianza mutua e intereses comunes.

Desde que asumió el poder en 2011, Kim ha incomodado a China aumentando rápidamente el número de pruebas de misiles y ampliando el programa de armas nucleares de Corea del Norte. En un principio, Xi se negó a reunirse con Kim. Solo cuando el presidente Trump anunció sus planes de reunirse con el dictador norcoreano, Xi cambió de rumbo y finalmente mantuvo conversaciones con Kim en 2018, antes y después de la cumbre con Trump.

El Sr. Xi ahora podría sentirse obligado de nuevo a reunirse con el Sr. Kim, dijo Victor D. Cha, profesor de gobierno y asuntos internacionales en la Universidad de Georgetown y la cátedra de Corea en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, porque “Xi no puede permitirse el lujo de dejar que Putin haga alarde de toda esta influencia sobre su vecino.

Vladimir Putin y Kim Jong Un en Pyongyang, Corea del Norte, donde firmaron un acuerdo de asistencia recíproca en caso de guerra (Reuters)
Vladimir Putin y Kim Jong Un en Pyongyang, Corea del Norte, donde firmaron un acuerdo de asistencia recíproca en caso de guerra (Reuters)

El creciente acercamiento entre Rusia y Corea del Norte podría dar a China un mayor incentivo para intentar reparar y estabilizar los lazos con Corea del Sur.

El mismo día en que Putin y Kim se reunieron en Pyongyang, diplomáticos y militares chinos se reunieron con sus homólogos surcoreanos en Seúl. China quiere abrir una brecha entre Washington y Seúl con la esperanza de debilitar el alineamiento militar de Corea del Sur con Estados Unidos.

En la reunión, según informaron el miércoles los medios de comunicación estatales chinos, Beijing afirmó que la prioridad de la península coreana debe ser enfriar las tensiones y evitar movimientos que intensifiquen la confrontación, un lenguaje lo suficientemente vago como para que pueda leerse como una crítica a Estados Unidos o al pacto entre Rusia y Corea del Norte. A pesar de su alianza con el Norte, Beijing trató de mostrarse como un actor neutral en la disputa, afirmando que siempre ha “determinado su posición basándose en lo bueno y lo malo del asunto en sí”.

Guardar

Nuevo