'Hay días buenos y días malos': la princesa de Gales habla sobre su cáncer y planes futuros

The New York Times: Edición Español

Guardar

Nuevo

infobae

Royal FamiliesParadesCancerBirthdaysKensington PalaceCatherine, Princess of WalesCharles III, King of the United KingdomGreat Britain

En un mensaje al público, Catalina dijo que asistiría al desfile de cumpleaños del rey Carlos este fin de semana y afirmó con franqueza que aún no está "fuera de peligro".

[Estamos en WhatsApp. Empieza a seguirnos ahora]

Catalina, la princesa de Gales, dijo el viernes que planeaba participar en un desfile el sábado con motivo del cumpleaños del rey Carlos III, un regreso cauteloso a la escena pública después de que en marzo confirmó que estaba siendo sometida a un tratamiento de cáncer.

La noticia, que Catalina dio a conocer en un comunicado muy personal de seis párrafos, reflejaba tanto los progresos que ha hecho desde que fue hospitalizada por primera vez para someterse a una operación abdominal el pasado mes de enero como el largo camino de recuperación al que aún se enfrenta.

"Estoy progresando, pero como sabrá cualquiera que pase por un tratamiento de quimioterapia, hay días buenos y días malos", escribió Catalina.

"En esos días malos te sientes débil, cansada y tienes que permitir que tu cuerpo descanse", dijo la princesa. "Pero en los días buenos, cuando te sientes más fuerte, quieres aprovechar al máximo el hecho de sentirte bien".

Catalina, de 42 años, dijo que quiere participar en otros compromisos públicos durante el verano. Pero la princesa, a quien no se ha visto en público desde la Navidad, subrayó que su aparición en el desfile del sábado --la primera en varios meses-- no representa un regreso formal a la vida pública.

"Aún no estoy fuera de peligro", escribió. "Estoy aprendiendo a ser paciente, en especial con la incertidumbre. Me tomo cada día como viene, escuchando a mi cuerpo y tomando este tiempo tan necesario para curarme".

Sin embargo, incluso este cauteloso retorno a la normalidad será una importante fuente de alivio para la familia real británica, que ha pasado apuros en los últimos meses mientras Catalina y Carlos, su suegro, luchaban contra graves problemas de salud.

Carlos y Catalina son dos de los miembros más visibles de la familia. Sus enfermedades y repentinas ausencias han puesto a prueba a la familia, que aún estaba asimilando la muerte de la reina Isabel II en septiembre de 2022.

Carlos, quien fue hospitalizado en enero por un padecimiento de la próstata, comenzó a reincorporarse a sus funciones públicas en abril. La semana pasada participó en las ceremonias conmemorativas del 80 aniversario del desembarco del Día D. En sus últimas apariciones se le ha visto saludable, aunque el palacio de Buckingham ha dado pocos detalles sobre su tratamiento o pronóstico.

Carlos cumplió 75 años en noviembre. Pero la celebración formal del cumpleaños, conocida como Trooping the Color, sucederá el sábado, cuando 1400 oficiales de la División de la Casa desfilen ante el rey en una ruta que los lleva desde el palacio de Buckingham a lo largo del Mall hasta Horse Guards Parade, y de vuelta al palacio.

Catalina dijo que participaría en el desfile, junto con su marido, el príncipe Guillermo, y sus tres hijos, el príncipe Jorge, la princesa Carlota y el príncipe Luis. Funcionarios del palacio dijeron que viajará en un carruaje de Estado con sus hijos y se esperaba que apareciera en el balcón del palacio de Buckingham con el resto de la familia. Los rumores sobre su participación habían circulado en los medios de comunicación británicos.

Un portavoz del palacio de Buckingham declaró que Carlos "está encantado de que la princesa pueda asistir a los actos de mañana, y está muy ilusionado con todos los elementos de la jornada".

El palacio de Kensington, donde Catalina y Guillermo tienen sus oficinas, no ha revelado qué tipo de cáncer padece ni su pronóstico. El palacio ha pedido privacidad mientras ella se somete al tratamiento. Tras los diversos rumores iniciales sobre su estado y paradero, los periódicos sensacionalistas británicos le han dado espacio en buena medida.

Funcionarios del palacio dijeron que Catalina había empezado a trabajar desde casa y que tomaría decisiones sobre su asistencia a futuros actos públicos luego de consultarlo con sus médicos.

En su declaración, Catalina dijo que su tratamiento continuaría durante "unos meses más". Habló de la alegría que le produce hablar con sus hijos sobre sus colegios y se ha implicado en algunas labores filantrópicas.

"En los días en que me siento lo suficientemente bien, es una alegría comprometerme con la vida escolar, dedicar tiempo personal a las cosas que me dan energía y positividad, así como empezar a hacer un poco de trabajo desde casa", escribió.

"Me han sorprendido todos los mensajes de apoyo y ánimo que he recibido en los dos últimos meses", añadió Catalina. "En realidad, eso ha sido importante para Guillermo y para mí y nos ha ayudado a superar algunos de los momentos más difíciles".

Mark Landler es el jefe de la corresponsalía en Londres del Times. Cubre el Reino Unido así como la política exterior estadounidense en Europa, Asia y Medio Oriente. Es periodista desde hace más de tres décadas. Más de Mark Landler

Guardar

Nuevo