Por qué China no puede rescatar la economía de Putin

El Premio Nobel de Economía expuso las razones que hacen imposible esa posibilidad y lo comparó con la Alemania nazi y la Italia fascista de la Segunda Guerra Mundial

Compartir
Compartir articulo
Aleksander, de 41 años, aprieta las palmas de las manos contra la ventanilla mientras se despide de su hija Anna, de 5 años, en un tren hacia Lviv en la estación de Kiev, Ucrania, el viernes 4 de marzo de 2022. Se quedará a luchar contra las fuerzas invasoras de Vladimir Putin (AP)
Aleksander, de 41 años, aprieta las palmas de las manos contra la ventanilla mientras se despide de su hija Anna, de 5 años, en un tren hacia Lviv en la estación de Kiev, Ucrania, el viernes 4 de marzo de 2022. Se quedará a luchar contra las fuerzas invasoras de Vladimir Putin (AP)

Al decidir invadir Ucrania, Vladimir Putin claramente se equivocó en todo. Tenía una visión exagerada del poderío militar de su propia nación; la descripción que hice la semana pasada de Rusia como una superpotencia Potemkin, con mucha menos fuerza de la que aparenta, parece aún más cierta ahora. Subestimó enormemente la moral y la destreza militar ucranianas, y no supo anticipar la determinación de los gobiernos democráticos, especialmente, aunque no sólo, la administración de Biden, que, por si usted no se ha dado cuenta, ha hecho un trabajo notable en todo, desde armar a Ucrania hasta reunir a Occidente en torno a las sanciones financieras.

No puedo añadir nada a la discusión de la guerra en sí, aunque señalaré que gran parte de los comentarios que he estado leyendo dicen que las fuerzas rusas se están reagrupando y que reanudarán los avances a gran escala en uno o dos días, y lo han estado diciendo, día tras día, durante más de una semana.

Lo que creo que puedo añadir, sin embargo, es un análisis de los efectos de las sanciones, y en particular una respuesta a una pregunta que me siguen haciendo: ¿Puede China, ofreciéndose como socio comercial alternativo, rescatar la economía de Putin?

No, no puede.

Hablemos primero del impacto de esas sanciones.

Una cosa que Occidente no ha hecho es intentar bloquear las ventas rusas de petróleo y gas, las principales exportaciones del país. Oh, Estados Unidos podría prohibir las importaciones de petróleo ruso, pero esto sería un gesto simbólico: el petróleo se comercializa en un mercado global, por lo que esto sólo reestructuraría un poco el comercio y, en cualquier caso, las importaciones estadounidenses de Rusia representan sólo un 5% de la producción rusa.

Sin embargo, Occidente ha cortado en gran medida el acceso de Rusia al sistema bancario mundial, lo que supone un gran problema. Los exportadores rusos pueden sacar sus productos del país, pero ahora les resulta difícil cobrar. Y lo que es aún más importante, a Rusia le resulta difícil pagar las importaciones: lo siento, pero no se puede llevar a cabo el comercio internacional moderno con maletines llenos de billetes de 100 dólares. De hecho, incluso el comercio ruso que sigue estando legalmente permitido parece estar agotándose, ya que las empresas occidentales que temen más restricciones y una reacción política se dedican a “autosancionarse”.

¿Qué importancia tiene esto? La élite rusa puede vivir sin los bolsos de Prada, pero los productos farmacéuticos occidentales son otra cosa. En cualquier caso, los bienes de consumo sólo representan un tercio de las importaciones rusas. El resto son bienes de capital, bienes intermedios -es decir, componentes utilizados en la producción de otros bienes- y materias primas. Son cosas que Rusia necesita para mantener su economía en funcionamiento, y su ausencia puede provocar la paralización de importantes sectores. Ya se ha sugerido, por ejemplo, que el corte de piezas de repuesto y servicios puede paralizar rápidamente la aviación nacional rusa, un gran problema en un país tan grande.

El jefe de estado ruso, Vladimir Putin  y su homólogo chino, Xi Jinping en febrero pasado, cuando la invasión a Ucrania era cuestión de días (Reuters)
El jefe de estado ruso, Vladimir Putin y su homólogo chino, Xi Jinping en febrero pasado, cuando la invasión a Ucrania era cuestión de días (Reuters)

¿Pero puede China proporcionar a Putin un salvavidas económico? Yo diría que no, por cuatro razones.

En primer lugar, China, a pesar de ser una potencia económica, no está en condiciones de suministrar algunas cosas que Rusia necesita, como piezas de repuesto para aviones de fabricación occidental y chips semiconductores de alta gama.

En segundo lugar, aunque China no se suma a las sanciones, está profundamente integrada en la economía mundial. Esto significa que los bancos chinos y otras empresas, al igual que las corporaciones occidentales, pueden auto-sancionarse, es decir, serán reacios a tratar con Rusia por temor a una reacción de los consumidores y los reguladores en mercados más importantes.

En tercer lugar, China y Rusia están muy alejadas geográficamente. Sí, comparten frontera. Pero la mayor parte de la economía rusa está al oeste de los Urales, mientras que la mayor parte de la china está cerca de su costa oriental. Beijing está a 5.000 kilómetros de Moscú, y la única forma práctica de transportar cosas a través de esa vasta extensión es a través de un puñado de líneas de tren que ya están sobrecargadas.

Por último, un punto en el que no creo que se haga suficiente hincapié es la extrema diferencia de poder económico entre Rusia y China.

Algunos políticos advierten de un posible “arco de autocracia” que recuerda al Eje de la Segunda Guerra Mundial, y dadas las atrocidades que se están cometiendo, no es una comparación descabellada. Pero los socios de ese arco serían tremendamente desiguales.

Putin puede soñar con restaurar la grandeza de la era soviética, pero la economía de China, que era aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia hace 30 años, es ahora 10 veces mayor. A modo de comparación, el producto interior bruto de Alemania era sólo dos veces y media el de Italia cuando se formó el Eje original.

Así que si se trata de imaginar la creación de alguna alianza neofascista -y de nuevo, eso ya no suena a lenguaje extremo- sería una en la que Rusia sería en gran medida el socio menor, de hecho casi un estado cliente chino. Es de suponer que eso no es lo que Putin, con sus sueños imperiales, tiene en mente.

China, pues, no puede aislar a Rusia de las consecuencias de la invasión de Ucrania. Es cierto que la presión económica sobre Rusia sería aún mayor si China se uniera al mundo democrático para castigar la agresión. Pero esa presión parece muy severa incluso sin la participación de China. Rusia va a pagar un precio muy alto, tanto en dinero como en sangre, por la megalomanía de Putin.

(C) The New York Times.-

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Vladimir Putin desata una purga en Rusia

Con las crisis del campo de batalla aparentemente superadas y Yevgeny Prigozhin muerto, el líder ruso ha decidido actuar, cambiando de ministros de Defensa por primera vez en más de una década y permitiendo varias detenciones por corrupción entre altos funcionarios del ministerio
Vladimir Putin desata una purga en Rusia

Los terroristas de Hamas lanzaron un ataque con cohetes contra Tel Aviv por primera vez en cuatro meses

El Ejército de Israel indicó que fueron disparados al menos ocho cohetes desde Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, provocando un herido leve. Algunos de los proyectiles fueron interceptados por la Cúpula de Hierro
Los terroristas de Hamas lanzaron un ataque con cohetes contra Tel Aviv por primera vez en cuatro meses

Volodimir Zelensky advirtió que Vladimir Putin está desplegando nuevas unidades de tropas cerca de la frontera

“El que hace esto no quiere la paz”, sostuvo el presidente ucraniano, en referencia a los dichos del jefe del Kremlin sobre un posible diálogo. Además, volvió a pedir a la comunidad internacional un mayor apoyo en defensa para contener el asedio ruso
Volodimir Zelensky advirtió que Vladimir Putin está desplegando nuevas unidades de tropas cerca de la frontera

Riña entre miembros del grupo criminal brasileño PCC en una cárcel paraguaya terminó con un preso muerto

Nelson Arévalos, de 33 años, recibió una estocada en el estómago y murió en un hospital local
Riña entre miembros del grupo criminal brasileño PCC en una cárcel paraguaya terminó con un preso muerto

Maltrato y amenazas en Venezuela: así operan el director de la nueva cárcel de tortura Rodeo I y el jefe de Asuntos Especiales de la DGCIM

Alexander Enrique Granko Arteaga y Carlos Enrique Rincones Serven, ambos amigos y de rango teniente militar, se manejan con la misma impunidad y violencia
Maltrato y amenazas en Venezuela: así operan el director de la nueva cárcel de tortura Rodeo I y el jefe de Asuntos Especiales de la DGCIM