Por qué fingir una risa podría ayudar a combatir la ansiedad

Si bien la risa natural y espontánea tiene el impacto más poderoso, existe evidencia científica de que, incluso la risa fingida, puede reducir la reacción al estrés. Qué dicen los expertos

Guardar

Nuevo

El acto físico de reír, el bombeo hacia arriba y hacia abajo del diafragma, un músculo en forma de cúpula debajo de los pulmones, para expulsar el aire de los pulmones, activa el sistema de endorfinas en el cerebro (Getty Images)
El acto físico de reír, el bombeo hacia arriba y hacia abajo del diafragma, un músculo en forma de cúpula debajo de los pulmones, para expulsar el aire de los pulmones, activa el sistema de endorfinas en el cerebro (Getty Images)

Inglés, matemáticas, risa: ese es el programa de clases que pueden seguir algunos estudiantes de sexto grado de una escuela en Brighton después de la introducción de las clases de terapia de la risa para ayudar con el estrés y la ansiedad. Pero, ¿hacer reír realmente puede ayudar a las personas a sentirse más tranquilas?

Es bien sabido que la risa es buena para el bienestar: cuando reímos (lo que el adulto promedio hace 17 veces al día), provoca una cascada de reacciones que eliminan el estrés.

“El acto físico de reír, el bombeo hacia arriba y hacia abajo del diafragma, un músculo en forma de cúpula debajo de los pulmones, para expulsar el aire de los pulmones, activa el sistema de endorfinas en el cerebro”, dice Robin Dunbar, profesor emérito de evolución psicología en la Universidad de Oxford. “Las endorfinas te relajan, te hacen feliz y parecen reducir el cortisol, una hormona del estrés”.

Las endorfinas también ayudan a liberar óxido nítrico, una sustancia química que ayuda a relajar los músculos tensos, mejorando los efectos antiestrés. El óxido nítrico también dilata los vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a explicar por qué se ha demostrado que la risa reduce la presión arterial.

“No está claro exactamente por qué podría tener este efecto positivo sobre el estrés. Probablemente haya una red bastante compleja de regiones cerebrales involucradas en la risa”, sostiene la profesora Sophie Scott, neurocientífica del University College de Londres. “Pero vemos claramente que el hipotálamo está activado, lo que sabemos que tiene un papel en el estrés”, añade.

Una revisión de estudios sobre la terapia de la risa encontró que 18 de los 19 estudios mostraron una clara reducción en cómo se sentían las personas estresadas después de probar la terapia de la risa (Getty Images)
Una revisión de estudios sobre la terapia de la risa encontró que 18 de los 19 estudios mostraron una clara reducción en cómo se sentían las personas estresadas después de probar la terapia de la risa (Getty Images)

El hipotálamo controla el sistema nervioso parasimpático (responsable de nuestra respuesta de lucha o huida). “Tan pronto como la gente comienza a reír, se ve una caída en los niveles de la hormona de lucha o huida, la adrenalina”, advierte Scott.

Estos cambios químicos nos tranquilizan mientras reímos y después. Un estudio de 2020 de la Universidad de Basilea, Suiza, encontró que cuantas más se ríen las personas durante un día, menos se sienten afectadas por eventos estresantes.

Si bien la risa natural y espontánea tiene el impacto más poderoso, existe evidencia de que incluso la risa fingida puede reducir nuestra reacción al estrés. Lo hace a través de un efecto conocido como hipótesis de retroalimentación facial. “Cuando usamos los músculos faciales involucrados en sonreír y reír, esto envía retroalimentación al cerebro que luego libera mensajeros químicos, por ejemplo, serotonina, que mejoran nuestro estado de ánimo”, explica la doctora Natalie van der Wal, profesora asociada de la Universidad Tecnológica de Delft en los Países Bajos y experto en psicología cognitiva y social. Es esta respuesta la que se usa en la terapia de la risa.

En una clase de terapia de la risa, también conocida como yoga de la risa, los participantes realizan ejercicios que los hacen sonreír, como bailar y aplaudir, y cantan o dicen palabras que suenan similares a la risa, como “ja, ja, ja”. Y sí, también tienen que fingir que se ríen. La idea es que al hacerlo, se encienda la producción de endorfinas y se desencadene una verdadera risa.

“Además de esto, la práctica también utiliza la respiración yóguica, que ralentiza la respiración; y meditación, que puede aumentar sus efectos reductores del estrés”, sostiene la terapeuta de yoga de la risa Emma Jennings, que dirige las clases en Brighton.

En una clase de terapia de la risa, también conocida como yoga de la risa, los participantes realizan ejercicios que los hacen sonreír (Getty Images)
En una clase de terapia de la risa, también conocida como yoga de la risa, los participantes realizan ejercicios que los hacen sonreír (Getty Images)

La combinación parece bastante efectiva. Una revisión de estudios sobre la terapia de la risa, publicada en la revista Social Science and Medicine en 2019, encontró que 18 de los 19 estudios mostraron una clara reducción en cómo se sentían las personas estresadas después de probar la terapia de la risa.

Y no lleva mucho tiempo mostrar los beneficios: un estudio de 2021 realizado por investigadores en Alemania y Canadá encontró que incluso una sola sesión de 30 minutos podría reducir los niveles de cortisol. Es este tipo de evidencia la que llevó a Brighton Girls School a comenzar las lecciones de risa.

El NHS ha ofrecido anteriormente yoga de la risa a los pacientes como parte del esquema de prescripción social (donde los médicos de cabecera pueden ofrecer actividades no médicas que pueden mejorar el bienestar físico y mental). Pero cuando se trata específicamente de clases de risa, el profesor Scott no está convencido de que la práctica se prescriba ampliamente. “A algunas personas -advierte- les disgusta mucho que las obliguen a reír porque les resulta vergonzoso o incómodo. En estas personas, los niveles de cortisol pueden aumentar durante las lecciones, lo que sería perjudicial”.

Y asegura: “Para ellos, podría ser más útil si la terapia se impartiera a través de oportunidades naturales, como las escuelas que reservan un período separado para divertirse con amigos. El elemento social de la risa es importante; es más probable que se ría con los demás que solo”

Jennings admite que la terapia de la risa “les encanta a algunas personas, pero otras la odian”. Mientras tanto, el van der Wal dice: “Tratar de encontrar algo que nos haga reír un minuto al día, y convertirlo en un ritual, como lavarse los dientes, es clave. Cuanto más lo convirtamos en un hábito, más fácil no resultará”.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo