Expertos advierten que los test rápidos de antígenos de venta libre deben ser realizados por un profesional

Tal como lo autorizó la Anmat, la prueba para COVID-19 debe hacerse exclusivamente por un médico, enfermero o bioquímico idóneo para saber cómo proceder ante un positivo e informarlo a la autoridad sanitaria. Cuestionan que sea vendido en forma libre en farmacias

Los test rápidos de antígeno deben ser realizado en Argentina por un profesional idóneo. Europa Press
Los test rápidos de antígeno deben ser realizado en Argentina por un profesional idóneo. Europa Press

Frente a la segunda ola de coronavirus, que desde hace varias semanas golpea a la Argentina, la realización de tests para saber si una persona es portadora del virus que produce la enfermedad COVID-19 resulta una herramienta eficaz a la hora de frenar los contagios.

Existe una realidad que despierta el interés para adquirir este tipo de test: muchos lugares habilitados para realizarse el test por PCR están saturados debido a la alta demanda para saber si las personas son portadoras. Sumado a esto, la Argentina registra récords de contagios por día.

En medio de este contexto, una herramienta se suma para detectar posibles contagiados: se trata de un nuevo Test Rápido de antígeno SARS-CoV-2 para conocer si una persona es positivo de COVID-19 que ya se vende en varias farmacias argentinas y promete ayudar a atravesar esta compleja realidad.

A estos test se los denomina "rápidos", ya que en 10 o 15 minutos está el resultado con más de un 90% de eficacia. REUTERS/Athit Perawongmetha
A estos test se los denomina "rápidos", ya que en 10 o 15 minutos está el resultado con más de un 90% de eficacia. REUTERS/Athit Perawongmetha

El test chino Immunobio del laboratorio Hangzhou Immuno Biotech CO Ltd es el único autorizado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para la venta en farmacias y de uso profesional exclusivo. ¿Por qué? Porque el mismo producto así lo establece, ya que fue autorizado para ser vendido bajo ese concepto. Esto significa que se vende en forma libre en farmacias pero lo debería hacer un médico, enfermero o un bioquímico, es decir, un profesional de la salud.

Y ese punto crucial es, a la luz de los expertos, uno de los que más problemas pueden sucederse, ya que, correctamente hecho tiene eficacia del 90 % y mal hecho del 45%. Además, al advertir la positividad del mismo, es muy importante que el profesional o técnico debe comunicarlo a las autoridades de salud, en este caso al registro del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (SISA) dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, que contribuye al registro, fiscalización, planificación y publicidad de la información sanitaria de la República Argentina, a fin de mejorar la toma de decisiones de los actores en el ámbito de la salud en beneficio de la atención de los Ciudadanos, mediante la articulación de diferentes registros y bases de datos públicas.

“Por lo visto se requiere de un médico para la realización. Tengo miedo de que se empiece a utilizar indiscriminadamente y que la gente tenga falsas sensaciones de seguridad en el caso de que de negativo. Son muchas las dudas que genera, al menos por ahora”, aseguró Lautaro De Vedia, infectólogo y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Este tipo de test se utiliza masivamente en todo el mundo - REUTERS/Christian Mang
Este tipo de test se utiliza masivamente en todo el mundo - REUTERS/Christian Mang

Expertos del Conicet advirtieron que los test diagnósticos de coronavirus de venta libre deben ser realizados exclusivamente por profesionales. El director del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (Cindefi, Conicet-UNLP), Sebastián Cavalitto, se mostró preocupado por la comercialización como venta libre de esta prueba para COVID-19, al señalar que “cualquiera sea el origen y la naturaleza de los test, estos deben ser realizados exclusivamente por personal profesional de la salud, particularmente bioquímicos o por equipos que estén a cargo de bioquímicos, y no pueden ni deberían ser vendidos a particulares”.

Gustavo Yapur, presidente de la Asociación Bioquímica de Mendoza, también dio su visión crítica sobre la autorización de la prueba. “Estamos con un problema muy grande con esto, es un problemón de salud pública. No sé qué ha pasado con la Anmat, cómo ha podido autorizar esto. Me adelanto, pero estamos sacando una nota para el Ministerio, para el departamento de Farmacología y el Ministerio de Salud de la Nación, de que esto es un peligro para la salud pública”, manifestó Yapur a Radio Mitre.

Según Yapur, “el problema es que el test es para un período determinado, no en cualquier momento de la enfermedad. La ventana de positividad es en 4 días; si no se hace a tiempo, van a dar falsos negativos. Si no lo aplico cuando corresponde, nos dará un problemón. El paciente con buena intención que, por ejemplo, quiere ir a visitar a su tía que hace un año que no ve, se compra el test y le da negativo, seguro que le dará negativo porque no lo hace en los 4 días que tiene para engancharlo. Va a ir a ver a la tía y la va a contagiar”.

Cómo es el test

El producto aprobado por la ANMAT para ser comercializado y usado en Argentina
El producto aprobado por la ANMAT para ser comercializado y usado en Argentina

“Se trata de un test de COVID-19 muy eficaz y de muy alta sensibilidad, que fue autorizado por Anmat el 24 de febrero. Hay que aclarar que la persona que lo compre lo debe llevar a su médico de confianza para que le realice el hisopado a un costo menor que el testeo si se lo tuviese que pagar de su bolsillo. Tiene un nivel de especificidad del 98% y un nivel de sensibilidad de 96,8%. Hay menos de un 3% de falsos positivos o negativos, por lo que es casi tan eficaz como un PCR”, explicó a Infobae Alejandro Mansilla, socio gerente de Vyam Group S.R.L., importador del producto.

Ante la llegada de la segunda ola de COVID-19 y el inminente crecimiento de casos positivos, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) había aprobado a fin de febrero el test rápido por antígeno Immunobio, que detecta el coronavirus, para su comercialización en farmacias.

En esa oportunidad, habían llegado al país 20.000 kits al país que se comercializaron a distintas farmacias de todo el país a través de la red Central Oeste Pharma.

Los test de antígenos tienen un resultado más rápido que los realizados por PCR-    REUTERS/Michele Tantussi
Los test de antígenos tienen un resultado más rápido que los realizados por PCR- REUTERS/Michele Tantussi

“Buscamos ayudar a combatir esta pandemia mediante instrumentos eficaces que puedan detectar los infectados lo antes posible. Actualmente, los test de antígenos son los que más se utilizan en el mundo, ya que los realizados por PCR tardan más y son más caros.

Este test chino fue aprobado por varios países, como Alemania, que tiene una alta vigilancia sanitaria”, agregó Mansilla, que destacó que además de brindar los resultados en 10 minutos, el test es más económico que uno por PCR. “En un laboratorio un test de antígeno por PCR puede costar entre $3500 y los $6000. En cambio, el test rápido de Immunobio se consigue a $2600”, afirmó.

Cómo se hace el test

El test de antígeno se realiza por medio de un hisopado que puede tomar secreciones de garganta humana y secreciones nasales para detectar el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

El producto está compuesto por una bolsa de aluminio con cassette de prueba y desecante, tampón de ensayo (buffer), hisopo estéril, reactivo y tubo de recolección de muestras e instrucciones de uso, por lo que es sumamente completo”, aclaró Mansilla, que especificó que la caja aclara: “Los resultados negativos no descartan infección por COVID-19”.

El importador aclaró que habían recibido 20.000 unidades a mediados de marzo y que ya están la aduana de Argentina otra tanda similar para ser distribuida en las próximas horas a varias farmacias. “Esperamos que sirvan para detectar más infectados y detener los contagios a tiempo. Es importante brindar a la sociedad todas las herramientas posibles para luchar contra el COVID-19”, concluyó Mansilla.

SEGUIR LEYENDO: