Cómo afecta la pandemia por COVID-19 a la salud mental

Un estudio de la revista científica New England Journal of Medicine exploró las consecuencias que trae aparejado el nuevo coronavirus en la salud psíquica de las personas

Cómo afecta la pandemia por COVID-19 a la salud mental (Shutterstock)
Cómo afecta la pandemia por COVID-19 a la salud mental (Shutterstock)

“Los pronósticos son inciertos; la escasez severa de recursos que se avecinan para las pruebas diagnósticas, el tratamiento y los mecanismos para proteger a los encargados de la respuesta y provisión de atención médica de la infección, la imposición de medidas de salud pública desconocidas tales como el aislamiento y esquemas de cuarentena que infringen las libertades personales, las grandes y crecientes pérdidas financieras y los mensajes contradictorios de las autoridades se encuentran entre los principales factores estresantes que indudablemente contribuirán a una angustia emocional generalizada y a un mayor riesgo de enfermedad psiquiátrica asociada con COVID-19. Los proveedores de atención médica tienen y tendrán un papel importante en el tratamiento de estos resultados emocionales como parte de la respuesta pandémica”.

Así comienza el análisis que efectuaron las médicas Betty Pfefferbaum y Carol S. North, investigadoras del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Facultad de Medicina, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, publicado en los últimos días en la prestigiosa revista científica New England Journal of Medicine.

El estudio de NEJM analizó los principales factores estresantes que contribuirán a una angustia emocional generalizada y a un mayor riesgo de enfermedad psiquiátrica asociada con COVID-19 (Shutterstock)
El estudio de NEJM analizó los principales factores estresantes que contribuirán a una angustia emocional generalizada y a un mayor riesgo de enfermedad psiquiátrica asociada con COVID-19 (Shutterstock)

Según las autoras, “las emergencias de salud pública pueden afectar la salud, la seguridad y el bienestar de los individuos, causando, por ejemplo, inseguridad, confusión, aislamiento emocional y estigma”.

“Esto se puede observar a nivel comunidades, debido a pérdidas económicas, cierres laborales y escolares, recursos inadecuados para atención médica respuesta y distribución deficiente de necesidades”, advierten en el paper científico.

Es que de acuerdo a la visión de las investigadoras, “estos efectos pueden traducirse en una variedad de reacciones emocionales (como angustia o afecciones psiquiátricas), comportamientos poco saludables (como el uso excesivo de sustancias) y el incumplimiento de las directivas de salud pública (como el confinamiento en el hogar y la vacunación) en personas que contraen la enfermedad y en la población general. Una amplia investigación en salud mental ante desastres ha establecido que el sufrimiento emocional es omnipresente en las poblaciones afectadas, un hallazgo que seguramente se hará eco en las poblaciones afectadas por la pandemia de COVID-19”.

Betty Pfefferbaum y Carol S. North, investigadoras del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Facultad de Medicina, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, estudiaron el efecto de la pandemia en la psiquis (Shutterstock.com)
Betty Pfefferbaum y Carol S. North, investigadoras del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Facultad de Medicina, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, estudiaron el efecto de la pandemia en la psiquis (Shutterstock.com)

Sin embargo, destacaron que después de los desastres, “la mayoría de las personas son resistentes y no sucumben a la psicopatología”. “De hecho, algunas personas encuentran nuevas fortalezas”, añadieron.

El problema que puntualizan es que, en desastres naturales “convencionales”, accidentes tecnológicos y actos intencionales de destrucción masiva, una preocupación principal es el trastorno de estrés postraumático (TEPT) que surge de la exposición al trauma. Las afecciones médicas por causas naturales, como la infección viral que pone en peligro la vida, no cumplen con los criterios actuales de trauma requeridos para el diagnóstico de TEPT, pero “podrían surgir otras psicopatologías, como los trastornos depresivos y de ansiedad”, apuntaron Pfefferbaum y North.

Es que según advirtieron, “algunos grupos pueden ser más vulnerables que otros a los efectos psicosociales de las pandemias”. En particular, las personas que contraen la enfermedad, las que corren un mayor riesgo de contraerla -incluidos los ancianos, las personas con una función inmune comprometida y aquellas que viven o reciben atención en entornos congregados- y las personas con problemas médicos, psiquiátricos o de uso de sustancias preexistentes son con mayor riesgo de resultados psicosociales adversos. Los proveedores de atención médica también son particularmente vulnerables a la angustia emocional en la pandemia actual, dado su riesgo de exposición al virus, la preocupación por infectar y cuidar a sus seres queridos, la escasez de equipo de protección personal (EPP), más horas de trabajo y participación en decisiones de asignación de recursos llenas emocional y éticamente, sumado a los esfuerzos de prevención como la detección de problemas de salud mental.

“Más allá de las tensiones inherentes a la enfermedad en sí, las directivas masivas de confinamiento en el hogar (incluidas las órdenes de permanecer en el hogar, la cuarentena y el aislamiento) son nuevas para los estadounidenses y generan preocupación sobre cómo las personas reaccionarán individual y colectivamente”, adelantan.

El aislamiento impactó de forma negativa en muchas personas (Shutterstock)
El aislamiento impactó de forma negativa en muchas personas (Shutterstock)

Para las médicas del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, “una revisión reciente de las secuelas psicológicas en muestras de personas en cuarentena y de proveedores de atención médica puede ser instructiva; reveló numerosos resultados emocionales, incluidos el estrés, la depresión, la irritabilidad, el insomnio, el miedo, la confusión, la ira, la frustración, el aburrimiento y el estigma asociados con la cuarentena, algunos de los cuales persistieron después de que se levantó la cuarentena”.

Los factores estresantes específicos del estudio incluyeron una mayor duración del confinamiento, tener suministros inadecuados, dificultades para obtener atención médica y medicamentos, y las pérdidas financieras resultantes. En la pandemia actual, el confinamiento domiciliario de grandes franjas de la población por períodos indefinidos, las diferencias entre las órdenes de permanencia en el hogar emitidas por varias jurisdicciones y los mensajes contradictorios del gobierno y las autoridades de salud pública probablemente intensificarán la angustia. Un estudio realizado en comunidades afectadas por el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) a principios de la década de 2000 reveló que, aunque los miembros de la comunidad, las personas afectadas y los trabajadores de la salud estaban motivados para cumplir con la cuarentena para reducir el riesgo de infectar a otros y proteger la salud de la comunidad , la angustia emocional tentó a algunos a considerar violar sus órdenes.

Según especifica el paper científico, las oportunidades para controlar las necesidades psicosociales y brindar apoyo durante los encuentros directos con pacientes en la práctica clínica se ven muy reducidas en esta crisis por el confinamiento en el hogar a gran escala. Los servicios psicosociales, que se prestan cada vez más en entornos de atención primaria, se ofrecen a través de la telemedicina. En el contexto de COVID-19, la evaluación y el monitoreo psicosocial deben incluir consultas sobre factores estresantes relacionados con COVID-19 (como exposiciones a fuentes infectadas, familiares infectados, pérdida de seres queridos y distanciamiento físico), adversidades secundarias (pérdida económica, por ejemplo), efectos psicosociales (como depresión, ansiedad, preocupaciones psicosomáticas, insomnio, aumento del uso de sustancias y violencia doméstica) e indicadores de vulnerabilidad (como condiciones físicas o psicológicas preexistentes).

Algunos pacientes necesitarán una derivación para una evaluación y atención formal de la salud mental, mientras que otros pueden beneficiarse de intervenciones de apoyo diseñadas para promover el bienestar y mejorar el afrontamiento (como la psicoeducación o las técnicas cognitivas conductuales). A la luz de la creciente crisis económica y las numerosas incertidumbres que rodean esta pandemia, la ideación suicida puede surgir y requerir una consulta inmediata con un profesional de salud mental o una derivación para una posible hospitalización psiquiátrica de emergencia.

Los médicos son uno de los principales afectados por la pandemia (Shutterstock)
Los médicos son uno de los principales afectados por la pandemia (Shutterstock)

En el extremo más suave del espectro psicosocial, muchas de las experiencias de los pacientes, los miembros de la familia y el público pueden normalizarse adecuadamente al proporcionar información sobre las reacciones habituales a este tipo de estrés y al señalar que las personas pueden y lo hacen incluso en el en medio de terribles circunstancias. Los proveedores de atención médica pueden ofrecer sugerencias para el manejo del estrés y el afrontamiento (como estructurar actividades y mantener rutinas), vincular a los pacientes con servicios de salud mental y social, y aconsejar a los pacientes para que busquen asistencia profesional de salud mental cuando sea necesario. Dado que los informes de los medios pueden ser emocionalmente perturbadores, el contacto con noticias relacionadas con la pandemia debe ser monitoreado y limitado. Debido a que los padres generalmente subestiman la angustia de sus hijos, se deben fomentar las discusiones abiertas para abordar las reacciones y preocupaciones de los niños.

En cuanto a los propios proveedores de atención médica, la naturaleza novedosa del SARS-CoV-2, pruebas inadecuadas, opciones de tratamiento limitadas, EPP insuficiente y otros suministros médicos, cargas de trabajo extendidas y otras preocupaciones emergentes son fuentes de estrés y tienen el potencial de abrumar a los sistemas. El cuidado personal de los proveedores, incluidos los proveedores de atención de salud mental, implica estar informado sobre la enfermedad y los riesgos, monitorear las propias reacciones de estrés y buscar la asistencia adecuada con las responsabilidades y preocupaciones personales y profesionales, incluida la intervención profesional de salud mental, si está indicado. “Los sistemas de atención médica deberán abordar el estrés en los proveedores individuales y en las operaciones generales mediante el monitoreo de las reacciones y el desempeño, alterando las tareas y los horarios, modificando las expectativas de los pacientes”, concluyen en la investigación.

Con información de New England Journal of Medicine

SEGUÍ LEYENDO:

¿Qué pasó con la atención en salud mental durante la cuarentena?

Trastornos del sueño y la salud mental: así afecta el aislamiento a los adolescentes en México durante la pandemia

Salud mental y coronavirus: cómo abordar los nuevos tipos de estrés e insomnio que provocó la pandemia

MAS NOTICIAS