Borran mural de Máxima Acuña ubicado en Barranco : quién es y por qué se le consideró “heroína del medioambiente”

La eliminación de la pintura desató el debate en las redes sociales. Ciudadanos de ese y otros distritos llegaban a sacarse fotos con la imagen de fondo.

Guardar

Nuevo

En las paredes del municipio barranquino ya no se ve la pintura de la agricultora y defensora ambiental.
En las paredes del municipio barranquino ya no se ve la pintura de la agricultora y defensora ambiental.

El mural de Máxima Acuña, agricultora y defensora ambiental, en las paredes de la municipalidad de Barranco fue borrado presumiblemente por disposición de la nueva alcaldesa del distrito, Jessica Vargas, quien llegó al cargo con el partido de Renovación Popular.

El artista Erick Cárdenas pintó el mural en julio de 2021 en el marco de las celebraciones del Bicentenario del Perú, para graficar a todas esas mujeres del país bajo el anonimato que representan el empuje por sacar adelante a sus familias y su comunidad.

“En Barranco queremos honrar la lucha de Máxima y de todas las mujeres que día a día siguen de pie. Por eso este mural en una de nuestras paredes, y así va quedando”, escribió en una publicación la comuna por esa fecha.

Te puede interesar: Oficina de la ONU para los derechos humanos enviará a representante al Perú

Máxima Acuña es miembro de la Asociación de Mujeres en Defensa de la Vida y de la Unión Latinoamericana de Mujeres (ULAM).
Máxima Acuña es miembro de la Asociación de Mujeres en Defensa de la Vida y de la Unión Latinoamericana de Mujeres (ULAM).

Algunos ciudadanos de ese y otros distritos llegaban a la avenida San Martín, donde está ubicada la sede municipal, para sacarse fotos con el mural de fondo. Cuando se dispuso su elaboración, durante la gestión de José Rodríguez Cárdenas, se desató la polémica. Algunos vecinos estaban a favor y otros en contra de que ocupe las paredes de la comuna.

La noticia de la eliminación del mural causó diversas reacciones en las redes sociales. El debate se generó entre los usuarios que apoyaban la decisión de borrarlo y los que consideraban una “falta de respeto” de la nueva gestión por hacerlo.

“¡Borró el mural de Máxima Acuña! Así inaugura su gestión en Barranco la alcaldesa Jessica Vargas. Una mujer borra el homenaje a otra mujer. Ignorancia y racismo. Pero la defensora de las lagunas no será olvidada. Borraron uno... pintaremos miles de Máximas”, comentó la usuaria Mabel Barreto.

Máxima Acuña es una campesina del norte de Perú que entabló una batalla legal en torno a la propiedad de la tierra contra Yanacocha
Máxima Acuña es una campesina del norte de Perú que entabló una batalla legal en torno a la propiedad de la tierra contra Yanacocha

Otro cibernauta, identificado como Luis Torres Montero, se mostró también en contra: “Desaparecer a Máxima Acuña de Barranco es disparar a la comunidad que ama la cultura, el arte y la expresión libre. Verdugo del atentado: Jessica Vargas, del partido de ‘Porky’. Máxima Volverá y será millones”.

El usuario Diego Mora Olivares se sumó al rechazo: “Barranco, el distrito cultural más emblemático. Hoy Jessica Vargas arranca su gestión eliminando uno de los murales más hermosos de la comuna. Tal vez porque Máxima Acuña es un emblema de la defensa de la tierra o porque la ola celeste de Renovación Popular desprecia el ornato”.

“No creo que sea ignorancia y racismo. Es un tema de orden y ornato público de Barranco. La señora ganó en la instancia judicial y eso está bien. Pero de allí a romantizar la situación, es pasar los límites. Debemos ser neutrales”, comentó el internauta Ale Changanaquí, quien pidió respetar la decisión de la alcaldesa.

“Un mural, por naturaleza, es temporal. Debe dar paso siempre a nuevas expresiones”, indicó otro usuario.

¿Quién es Máxima Acuña?

Máxima Acuña de Chaupe es una trabajadora del campo de 53 años, natural de Cajamarca, que empezó a luchar por sus tierras en el 2011, cuando inició una batalla legal en torno a su propiedad contra la minera Yanacocha, una de las más grandes de oro y cobre en el mundo.

Debido a las acciones que decidió tomar, ella fue hostigada e intimidada en diferentes ocasiones, ya que sufrió desde la demolición de su vivienda hasta ataques físicos por parte de los guardias de seguridad armada de la minera.

Así lucía hasta finales de diciembre del 2022 el mural de Máxima Acuña, en Barranco.
Así lucía hasta finales de diciembre del 2022 el mural de Máxima Acuña, en Barranco.

Esta campaña de intimidación fue desarrollada para hacerle la vida imposible y lograr que se fuera, pero no lo consiguieron. Máxima siguió defendiendo no solo su parcela, sino los derechos a la alimentación, la salud y a un medio ambiente sano, frente a las posibles consecuencias ambientales de la explotación minera en su región. Gracias a su valentía, en 2016 se le galardonó con el Premio Goldman, el más prestigioso en materia medioambiental.

Acuña fue reconocida como uno de los seis héroes del medioambiente en el planeta del 2016, junto con activistas y luchadores de Tanzania, Camboya, Eslovaquia, Puerto Rico y Estados Unidos.

Apoyo total

Amnistía Internacional entregó más de 150 mil mensajes de solidaridad a Máxima Acuña.
Amnistía Internacional entregó más de 150 mil mensajes de solidaridad a Máxima Acuña.

Activistas y simpatizantes de Amnistía Internacional estuvieron mucho tiempo haciendo campaña por ella. El febrero del 2017, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara, llegó hasta la zona de Tragadero Grande en Cajamarca para llevar más de 150 mil mensajes de solidaridad recogidos por la organización como parte de la campaña global ‘Escribe por los Derechos’.

Personas de España, Canadá, Reino Unido, Noruega, Francia, Taiwán, Chile, Nueva Zelanda, Italia y Perú, entre otros, escribieron al gobierno peruano pidiendo protección para Máxima y su familia, y compartieron con ella mensajes de solidaridad. Muchas personas se identificaron con la lucha de Máxima y le brindaron un apoyo total.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS