Si los humanos somos prácticamente indefensos, ¿por qué los animales salvajes no nos atacan más?

El bipedalismo puede hacer que los humanos parezcan más grandes y, por lo tanto, más amenazadores para otras especies, pero también tiene desventajas

Los humanos son más lentos y más débiles que estos animales, entonces, ¿qué impide que estas bestias nos ataquen con frecuencia? (REUTERS)
Los humanos son más lentos y más débiles que estos animales, entonces, ¿qué impide que estas bestias nos ataquen con frecuencia? (REUTERS)

“Te tienen más miedo a ti que tú a ellos” es un dicho que se usa a menudo para tranquilizar a los excursionistas de que incluso los grandes depredadores, como los osos y los pumas, representan una pequeña amenaza para nosotros. Pero los humanos son más lentos y más débiles que estos animales, entonces, ¿qué impide que estas bestias coman a todos los simios vestidos con los que se encuentran?

Hay algunas razones probables por las que no atacan con más frecuencia, advierte una investigación publicada en la revista Live Science. Al observar nuestra fisiología, los humanos evolucionaron para ser bípedos, pasando de moverse con las cuatro extremidades a caminar erguidos con piernas más largas, según John Hawks, paleoantropólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Hay un nivel de amenaza que proviene de ser bípedo”, dijo Hawks a WordsSideKick.com. “Y cuando otros primates, chimpancés, gorilas, por ejemplo, se paran lo hacen para expresar amenazas. Aumentar la apariencia es una amenaza, y esa es una forma realmente fácil de comunicar a los depredadores que eres un problema”.

El bipedalismo puede hacer que los humanos parezcan más grandes y, por lo tanto, más amenazadores para otras especies, pero también tiene desventajas. Por lo general, es más lento moverse en dos patas que en cuatro, lo que significa que los humanos han abandonado cualquier pretexto de dejar atrás a cualquier criatura de cuatro patas, según Hawks.

El bipedalismo puede hacer que los humanos parezcan más grandes y, por lo tanto, más amenazadores para otras especies, pero también tiene desventajas (REUTERS)
El bipedalismo puede hacer que los humanos parezcan más grandes y, por lo tanto, más amenazadores para otras especies, pero también tiene desventajas (REUTERS)

“Es como un farol”, advirtió Hawks. “Es como, ‘Estoy caminando; soy duro; estoy mostrando dónde estoy en un paisaje’”. Los depredadores ven la postura erguida y asumen que los humanos son más duros de lo que realmente somos. Sin embargo, incluso si llamaran a nuestro bipedalismo farol, los depredadores tienen otras razones para dejarnos en paz.

Los primates más grandes, como los humanos y los chimpancés, viven en grupos y adoptaron la estrategia de defenderse agresivamente de las amenazas, lo que generalmente funciona contra los depredadores, dijo Hawks. Por lo tanto, ser social nos ha ayudado a mantenernos seguros, junto con los beneficios del bipedalismo.

A medida que avanzaba la tecnología humana, desarrollamos un arsenal de armas avanzadas, como arcos y pistolas, que podían usarse desde la distancia. Con estas armas, los humanos se volvieron tan letales que comenzaron a luchar contra los depredadores.

Otra razón por la que los seres humanos rara vez son atacados por grandes animales salvajes es que su número ha disminuido. “Hemos estado tratando de despejar esencialmente el paisaje que usamos de los grandes depredadores durante mucho tiempo”, dijo Justin Suraci, científico principal en ecología comunitaria y biología de la conservación en Conservation Science Partners, una organización de ciencia de la conservación sin fines de lucro con sede en California.

“Los grandes depredadores y sus hábitats sufrieron grandes pérdidas en los Estados Unidos antes y durante el siglo XX, antes de la aprobación de la Ley de especies en peligro de extinción de 1973″, señaló el experto. Por ejemplo, los humanos cazaron, atraparon y envenenaron lobos (Canis lupus) hasta casi extinguirlos, informó Live Science anteriormente, y los pumas (Puma concolor) fueron eliminados de toda la mitad oriental de América del Norte, a excepción de una pequeña población en Florida, según a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los depredadores que viven en otras áreas que están densamente pobladas por humanos se han enfrentado a problemas similares (EFE)
Los depredadores que viven en otras áreas que están densamente pobladas por humanos se han enfrentado a problemas similares (EFE)

Los depredadores que viven en otras áreas que están densamente pobladas por humanos se han enfrentado a problemas similares. Según Suraci, los animales que han escapado de la amenaza humana probablemente aprendieron a desconfiar de nuestra especie. “Por razones muy lógicas, algunos de estos depredadores más grandes tienen un miedo saludable a los humanos de la misma manera que cualquier especie de presa temería a sus depredadores”, dijo.

En un estudio de 2019 publicado en la revista Ecology Letters, Suraci y sus colegas reprodujeron grabaciones de voces humanas a través de parlantes remotos en las montañas de Santa Cruz de California. El estudio mostró que el sonido de los humanos hablando era suficiente para ahuyentar a los pumas y a varios depredadores más pequeños, como los gatos monteses (Lynx rufus).

Las grabaciones fueron diseñadas para simular una conversación benigna y consistieron principalmente en Suraci y sus amigos recitando poesía y pasajes de libros. El efecto fue tan fuerte que las grabaciones tuvieron un efecto similar al de eliminar a los depredadores de un ecosistema por completo, con una actividad de depredadores reducida que permitió que los animales pequeños y presas, como los ratones, se alimentaran más de lo normal.

Suraci cree que este miedo que los depredadores tienen hacia los humanos también podría tener una ventaja: podría ayudar a prevenir conflictos entre los humanos y la vida silvestre. Los grandes depredadores necesitan mucho espacio y, en un mundo dominado por humanos, deben poder vivir junto a los humanos sin conflictos.

“El miedo a los humanos que muestran muchos de estos depredadores es realmente positivo desde ese punto de vista”, advirtió Suraci. “Nos da la oportunidad de compartir espacios potencialmente con estos animales, para hacer caminatas en lugares donde existen pumas, osos y lobos, sin experimentar ningún impacto negativo”.

Dicho de otra manera, el “miedo saludable” de los depredadores salvajes a los humanos puede ayudarnos a coexistir, “siempre que seamos conscientes de su presencia”, dijo Suraci. De hecho, es importante ser inteligente al caminar en regiones donde viven grandes depredadores.

SEGUIR LEYENDO: