El compromiso de la presidenta de Harvard frente al antisemitismo en el campus universitario

“Durante años, esta universidad ha hecho demasiado poco para hacer frente a su continua presencia”, afirmó

Guardar

Nuevo

Manifestantes participan en una marcha antiisraelí en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts (REUTERS/Brian Snyder)
Manifestantes participan en una marcha antiisraelí en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts (REUTERS/Brian Snyder)

Este ensayo fue adaptado de un discurso pronunciado el viernes por la noche en Harvard Hillel.

En el pasaje de la Torá de esta semana, Dios le dice a Abraham que “será una bendición”. No es que Abraham reciba una bendición, sino que será una en la vida de los demás. Que desempeñará un papel activo en llevar la luz a un mundo que a menudo está lleno de oscuridad.

Esa responsabilidad de ser una bendición -de llevar la luz a los demás y al mundo- resuena en mí y en mis esperanzas para Harvard.

Las últimas semanas han estado llenas de oscuridad. Primero fueron los terribles atentados terroristas del 7 de octubre, en los que Hamas asesinó a más de 1.400 judíos y tomó como rehenes a más de 200 personas. Luego vino la escalada de la crisis humanitaria en Gaza.

Aquí, en Estados Unidos, estamos asistiendo a un aumento de los incidentes y la retórica antijudíos en todo el país, y en nuestro propio campus. El antiguo espectro del antisemitismo, ese odio persistente y corrosivo, ha regresado con fuerza renovada.

Según un reciente informe de la ADL, los incidentes de antisemitismo casi se han triplicado en los últimos seis años a nivel nacional. Aquí, en Harvard, he oído una historia tras otra de estudiantes judíos que se sienten cada vez más incómodos o incluso amenazados en el campus.

Mientras nos enfrentamos a este resurgimiento del fanatismo, quiero dejar una cosa absolutamente clara: el antisemitismo no tiene cabida en Harvard.

Durante años, esta universidad ha hecho muy poco para hacer frente a su continua presencia. Ya no es así.

Me comprometo a abordar este odio pernicioso con la urgencia que exige.

La misión y el legado de Harvard es la búsqueda y difusión de la verdad. Y el núcleo del antisemitismo es una mentira. Esta mentira ha tomado muchas formas, incluyendo la negación del Holocausto, los libelos de sangre, las teorías de la conspiración y la negación de los lazos históricos del pueblo judío con la tierra de Israel.

Harvard es un lugar para la investigación y el debate vigoroso sobre los mayores desafíos de nuestro mundo. Un lugar para revelar la verdad, no para negar los hechos.

Claudine Gay advirtió que en las últimas semanas aumentaron los incidentes y las expresiones antisemitas en Estados Unidos (REUTERS/Eduardo Munoz)
Claudine Gay advirtió que en las últimas semanas aumentaron los incidentes y las expresiones antisemitas en Estados Unidos (REUTERS/Eduardo Munoz)

Para comenzar el trabajo vital de erradicar el antisemitismo de nuestra comunidad, he reunido a un grupo de asesores cuya sabiduría, experiencia y consejo nos ayudarán a avanzar. Entre estas voces de confianza se encuentran miembros judíos de la facultad, antiguos alumnos y líderes religiosos.

En las próximas semanas, trabajaré con estos asesores y con los administradores de Harvard para elaborar un programa y una estrategia de lucha contra el antisemitismo en el campus. Nos ayudarán a reflexionar de forma amplia y concreta sobre todas las formas en que el antisemitismo se manifiesta en la cultura de nuestro campus. Nos ayudarán a identificar todos los lugares en los que podemos intervenir para desbaratar y desmantelar esta ideología, y en los que podemos educar a nuestra comunidad para que reconozca y se enfrente al antisemitismo.

Nos ayudarán a encontrar oportunidades para fomentar la empatía, la alfabetización y la comprensión entre identidades y creencias que necesitamos para ser el Harvard que el mundo reclama y que nuestra comunidad merece.

Nuestros estudiantes judíos han relatado con crudeza que se sienten aislados y perseguidos. Esto me conmueve profundamente, como educadora, como madre, como ser humano. Harvard debe ser un lugar donde todos se sientan seguros y vistos. Es lo que hay que hacer.

La cantidad de trabajo que tenemos por delante puede parecer desalentadora. Y sé que el objetivo que he fijado para esta institución no se alcanzará mañana. Cualquier problema que se haya dejado enconar durante tanto tiempo no tendrá fácil remedio.

El camino a seguir requiere valentía, humildad y perseverancia. Exigirá una autorreflexión sin miedo sobre nuestros propios supuestos y prejuicios. Pero ya lo hemos hecho antes.

Nos hemos enfrentado a legados de injusticia en el pasado y hemos salido fortalecidos. Guiados por nuestros valores comunes y nuestro amor por Harvard, tengo fe en que podemos convertir el dolor en un progreso duradero y duramente ganado.

Levantándonos unos a otros y diciendo la verdad incluso cuando es difícil, la luz de la justicia disipará las sombras del odio y el antisemitismo.

Les pido su colaboración en este esfuerzo. Queda mucho trabajo importante por hacer, pero nunca he tenido tantas esperanzas de que Harvard pueda liderar el camino. Confío en que podamos estar a la altura del reto que una vez se le planteó a Abraham, para convertirnos en la bendición necesaria para nuestro futuro común.

Claudine Gay, politóloga, se convirtió en julio de 2023 en la primera presidenta afroamericana de la Universidad de Harvard.

Artículo publicado originalmente en Forward

Guardar

Nuevo