Papa Francisco (AFP)
Papa Francisco (AFP)

En el vuelo de regreso a Roma tras su visita a Tailandia y Japón, Francisco ofreció una conferencia de prensa. El diálogo discurrió sobre innumerables temas, mas en el curso de la conferencia una periodista le preguntó sobre la violencia que afecta a Chile y Bolivia. Y esto dijo el pontífice argentino:

La situación actual en América Latina se parece a la del 1974-1980, en Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay con Stroessner, y creo también Bolivia. Tenían la Operación Cóndor en aquel momento. Una situación en llamas, pero no sé si es un problema que se le parece o es otro, realmente no puedo hacer el análisis de eso en este momento. Es cierto que no hay declaraciones precisamente de paz.

Lo que está sucediendo en Chile me asusta, porque Chile está saliendo de un problema de abusos que causó tanto sufrimiento y ahora un problema de este tipo que no entendemos bien. Pero está en llamas, como usted dice, y debemos buscar el diálogo y también el análisis. Todavía no he encontrado un análisis bien realizado de la situación en América Latina y también hay gobiernos débiles, muy débiles, que no han logrado poner orden y paz, y por eso llegamos a esta situación”.

Fueron denunciados más de 5 mil detenidos, casi 2 mil heridos y 22 víctimas fatales en Chile, de los cuales 200 fueron afectados en sus ojos por los balines de goma mientras que en Bolivia tras el golpe de estado fueron reconocidos por el gobierno 29 muertos, 33 heridos y 368 detenidos.

La comparación que Francisco nos invita a hacer

En Chile el 11 de septiembre de 1973 un cruento golpe de Estado derrocó al socialista Salvador Allende.

En nuestro país tras décadas de frustraciones, triunfó la consigna “Cámpora al gobierno, Perón al poder”, y en julio de 1973 fue ungido el General con un apoyo jamás visto. La juventud había tomado las armas contra la dictadura para posibilitar ese triunfo y también y al mismo tiempo con el propósito de realizar la revolución. Una vez logrado el primero no se resignó a renunciar al segundo deponiendo armas. Para eliminar a los grupos armados, con el apoyo de Estados Unidos se instaló el terrorismo de Estado y una dictadura militar y los argentinos vivimos las mayores violaciones a los derechos humanos del siglo XX.

Ese mismo 1973 se produjo la crisis del petróleo. Estados Unidos, por un cambio geopolítico en su estrategia internacional, se retiró de la Guerra de Vietnam firmando el 30 de abril la paz en París. El presidente Nixon se vio obligado a renunciar en agosto de 1974 por el Watergate. La Guerra Fría entre las potencias se tensionaba mientras crecía el Movimiento de Países No Alineados al que Perón adhirió. a pesar de estar cercado por las dictaduras de Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Brasil aliadas al gobierno norteamericano.

El general Hugo Banzer, después de un primer intento fallido de golpe de Estado en Bolivia, había asumido la presidencia en 1971 e instaurado una férrea dictadura. Contó con el apoyo directo del norte por su declarado anticomunismo. La corrupción y la contratación de la mayor deuda externa de Bolivia fueron dos rasgos sobresalientes de su dictadura. Rasgos que se extenderían a las demás dictaduras latinoamericanas.

El 27 de junio de 1973 en Uruguay se entronizó la dictadura de Bordaberry y un Consejo de las fuerzas armadas.

Brasil, que también formó parte del Cóndor, estuvo gobernado desde el año 1964 por el partido militar (ARENA). En 1974 asumió el general E. Geisel, un alemán-brasileño a quien su lengua de origen y subordinación prusiana le permitieron tener una fluida comunicación con Henry Kissinger, inspirador del Plan Cóndor y de los paradigmas del nuevo capitalismo.

Gracias al plan Cóndor, la colaboración conjunta de las dictaduras de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia logró un alto nivel de perfección de la maquinaria de limpieza ideológica destinada a detener, torturar y liquidar a miles de jovenzuelos sudamericanos peligrosos para los intereses de los Estados Unidos.

La renovación de una ideología de exportación

Al mismo tiempo, en la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago, dirigida por Milton Friedman, se estaba amasando una nueva ideología con un nuevo modelo económico de “exportación” que garantizara el fluir y la fuga de capitales de la periferia al centro. La dominación ya no se sostendría simplemente en el “libre comercio” y el “iluminismo”. Y el llamado “monetarismo” o neoliberalismo hizo su primer ensayo en 1975 en la dictadura chilena de Pinochet con el ministro de Economía suizo-chileno de los “Chicago boys” apellidado Büchi.

“Gobiernos débiles, muy débiles”, dice Francisco

Hoy la creencia de haber superado la dependencia de los centros financieros internacionales y del poderoso país del norte se redujo a una mera ilusión perdida. Se instalaron los golpes de Estado “blandos”, parlamentarios o tentativas de golpe de estado parlamentarios. Mediante la utilización política de la maquinaria judicial y de los grandes medios de prensa, el uso de ONGs y las redes sociales se maneja la opinión pública. De donde tenemos “democracias débiles” -para la subordinación -a las que alude el Papa en su comentario. Tema al que dedicaremos nuestra próxima nota.