La ONU alertó que la violencia contra los niños en los conflictos alcanzó niveles extremos en 2023

Un informe de Naciones Unidas registró más de 30 mil violaciones graves como asesinatos y mutilaciones

Guardar

Nuevo

Unos niños empujan una silla de ruedas cargada de pertenencias mientras los palestinos huyen de Rafah, en Gaza (REUTERS/Hatem Khaled)
Unos niños empujan una silla de ruedas cargada de pertenencias mientras los palestinos huyen de Rafah, en Gaza (REUTERS/Hatem Khaled)

La violencia contra los niños atrapados en conflictos armados alcanzó “niveles extremos” en 2023, con un número sin precedentes de asesinatos y heridos en varios frentes de guerra, desde Israel y los territorios palestinos hasta Ucrania, Sudán y Myanmar, según un nuevo informe de la ONU publicado este jueves.

El informe Niños en Conflictos Armados alertó de “un impactante aumento del 21% en las violaciones graves” contra menores de 18 años en una serie de conflictos, citando también el Congo, Burkina Faso, Somalia y Siria.

El número de muertes y mutilaciones de niños y niñas aumentaron en un 35% en comparación con el año anterior.

Cifras alarmantes

Las cinco principales violaciones verificadas por la ONU, y que tienen como consecuencia la inclusión de los responsables en una “lista negra” de perpetradores, son: reclutamiento y uso de menores para combate; asesinato y mutilación de menores; secuestro de menores; ataque contra escuelas y hospitales; y violencia sexual. El informe anual pretende avergonzar a los responsables para que se comprometan a aplicar las medidas señaladas por la ONU para proteger a los niños.

En total, la ONU verificó 30.705 violaciones contra niños en 2023 y 2.285 cometidas con anterioridad, afectando a más de 15.800 niños y más de 6.250 niñas. Algunos sufrieron múltiples violaciones. Aunque los grupos armados fueron responsables de casi el 50% de las violaciones graves, las fuerzas gubernamentales fueron las principales responsables del asesinato, la mutilación de niños, los ataques contra escuelas y hospitales, y la denegación de acceso a la ayuda humanitaria.

“Los niños fueron asesinados y mutilados en un número sin precedentes”, según el informe.

Israel y grupos palestinos en la lista negra

Por primera vez, el informe incluyó a las fuerzas israelíes en su lista anexa de países que violan los derechos de la infancia, por matar y mutilar a niños y atacar escuelas y hospitales. También incluyó por primera vez a los grupos terroristas palestinos Hamas y Yihad Islámica Palestina por matar, herir y secuestrar a niños.

El ataque de Hamas el 7 de octubre en el sur de Israel y las represalias militares masivas de Israel en Gaza provocaron un aumento del 155% en las violaciones graves contra los niños, especialmente por el uso de armas explosivas en zonas pobladas de Gaza. La ONU verificó 8.009 violaciones graves cometidas por todas las partes en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados, mientras otras 23.000 están pendientes de verificación.

Niños palestinos inspeccionan el lugar de un ataque israelí contra una casa en Rafah (REUTERS/Hatem Khaled)
Niños palestinos inspeccionan el lugar de un ataque israelí contra una casa en Rafah (REUTERS/Hatem Khaled)

Las fuerzas israelíes fueron responsables de 5.698 violaciones graves, incluyendo la muerte de 206 niños y la mutilación de 1.892 en 2023, así como 340 ataques contra escuelas y hospitales. La ONU verificó la muerte de otros 2.051 niños en Gaza entre el 7 de octubre y el 31 de diciembre, señalando que la mayoría fueron causados por el uso de armas explosivas en zonas pobladas por parte de las fuerzas israelíes.

La ONU también declaró a las Brigadas Izz al-Din al-Qassam de Hamas responsables de 116 violaciones graves y a las Brigadas Al-Quds de la Yihad Islámica Palestina responsables de 21 violaciones graves, entre ellas la muerte, mutilación y secuestro de niños en los ataques del 7 de octubre.

La habitación de un niño en una casa arrasada por terroristas en el kibbutz de Nir Oz el 7 de octubre
La habitación de un niño en una casa arrasada por terroristas en el kibbutz de Nir Oz el 7 de octubre

Respuesta israelí

El enviado de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, declaró la semana pasada que le habían notificado que el ejército israelí había sido incluido en la lista, y afirmó estar “conmocionado y asqueado por esta vergonzosa decisión”.

Tras la publicación del informe este jueves, Israel dijo que está “evaluando” tomar acciones contra algunas de las agencias humanitarias de la ONU, aunque garantizando la asistencia humanitaria en Gaza, según dijeron a la agencia EFE funcionarios israelíes que hablaron bajo condición de anonimato. Los funcionarios tildaron de “política” la inclusión de Israel en esta lista negra porque consideraron que la ONU, desde el estallido de la guerra, está llevando a cabo una “campaña de desprestigio” contra el país.

Rusia en la lista negra por segundo año

La ONU también mantuvo a las fuerzas armadas rusas en la lista, dada la gravedad y el número de violaciones y la falta de compromisos en 2023. Se las acusa de haber matado y mutilado a niños y atacado escuelas y hospitales en Ucrania. La ONU verificó el asesinato de 80 niños ucranianos y la mutilación de otros 419 a manos de las fuerzas rusas y sus afiliados el año pasado, la mayoría con armas explosivas, según el informe.

Un niño ucraniano se reúne con su familia tras ser secuestrado por las fuerzas rusas (Save Ukraine)
Un niño ucraniano se reúne con su familia tras ser secuestrado por las fuerzas rusas (Save Ukraine)

Las Naciones Unidas también verificaron el secuestro, que comenzó en 2022 y continuó en 2023, de 122 niños (75 niños y 47 niñas) atribuido a las fuerzas armadas rusas y grupos armados afiliados y a las autoridades rusas ubicadas en territorios de Ucrania temporalmente controlados u ocupados por la Federación de Rusia.

Del total, al menos 12 niños se reunieron con sus padres o tutores legales. Además, las Naciones Unidas verificaron el traslado o deportación de 33 niños dentro de los territorios temporalmente controlados u ocupados de Ucrania o la Federación Rusa.

Otros focos críticos

El informe también registró aumentos alarmantes en los niveles de violencia contra niños en la cuenca del lago Chad, Myanmar, Nigeria, República Democrática del Congo y Sudán.

En Sudán, donde se libra una guerra civil desde hace 14 meses, se observó un “asombroso aumento del 480%” en las violaciones graves contra los niños. El informe incluyó en la lista negra al ejército sudanés y a las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) por “matar y mutilar a niños y atacar escuelas y hospitales”.

La creciente guerra civil en Myanmar también registró un aumento del 123% en las violaciones graves contra los niños, y las fuerzas armadas de Myanmar y las milicias relacionadas y siete grupos armados figuran en la lista negra.

El informe también incluyó información sobre violaciones cometidas contra niños en Haití y Níger.

Un hombre lleva a un niño mientras los residentes del Bajo Delmas huyen de sus hogares debido a la violencia de las bandas, en Puerto Príncipe (REUTERS/Ralph Tedy Erol)
Un hombre lleva a un niño mientras los residentes del Bajo Delmas huyen de sus hogares debido a la violencia de las bandas, en Puerto Príncipe (REUTERS/Ralph Tedy Erol)

En Haití, la ONU verificó 383 violaciones graves contra 307 niños por parte de diferentes actores, incluyendo el reclutamiento y la utilización de 23 niños, el asesinato y la mutilación de 206 niños, 41 casos de violencia sexual contra niñas, 37 ataques contra escuelas y hospitales, el secuestro de 71 niños y 5 incidentes de denegación de acceso humanitario.

Cómo es la verificación de la ONU y cómo salir de la lista

El informe anual del Secretario General y su lista anexa de perpetradores han servido como una herramienta eficaz para identificar a los responsables y presionarlos para que protejan a los niños en tiempos de guerra. El impacto y la credibilidad del informe dependen en gran medida de la aplicación de las mismas normas a todas las partes en todos los conflictos armados.

“La ONU tiene equipos en estos lugares que hablan con la gente y verifican si ocurrieron estas violaciones y si hay un patrón. El estándar de prueba es muy alto, justamente porque saben que este sistema está muy politizado”, explica a Infobae Ezequiel Heffes, director de Watchlist on Children and Armed Conflict de Nueva York.

Heffes agregó que, para salir de la lista negra, las fuerzas gubernamentales y los grupos armados deben desarrollar un “plan de acción” con la oficina del representante especial de la ONU para los niños en conflictos armados y luego ponerlo en práctica.

Esto implica respetar el derecho internacional, investigar y no cometer más violaciones y tomar medidas concretas para hacer frente a estas violaciones, como exigir responsabilidades a los comandantes y poner en marcha medidas para prevenir futuras víctimas infantiles, agregó

“No me cansaré de repetirlo: el derecho internacional debe respetarse y las violaciones no deben tolerarse. El cumplimiento no es negociable, ni ahora ni nunca”, dijo Heffes.

Avances y colaboración

Como nota positiva, el Secretario General de la ONU, António Guterres, informó de avances en la colaboración con gobiernos y grupos armados incluidos en la lista negra para proteger a los niños, citando Afganistán, Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Colombia, Congo, Irak, Mali, Mozambique, Nigeria, Filipinas, Somalia, Sudán del Sur, Siria, Ucrania y Yemen. Más de 10.600 niños anteriormente asociados con fuerzas o grupos armados recibieron protección o apoyo a la reintegración durante 2023.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias