Fuertes tormentas en Pakistán dejan al menos 41 muertos

Casi la mitad de las muertes ocurrieron cuando un rayo cayó sobre agricultores que cosechaban trigo

Compartir
Compartir articulo
En esta imagen proporcionada por el Servicio de Rescate 1122 del Departamento de Emergencias, socorristas y civiles retiran escombros de una casa dañada parcialmente por un deslave causado por una tormenta en Matta, un poblado en el valle de Swat, en Pakistán, el domingo 14 de abril de 2024. (Servicio de Rescate 1122 del Departamento de Emergencias vía AP)
En esta imagen proporcionada por el Servicio de Rescate 1122 del Departamento de Emergencias, socorristas y civiles retiran escombros de una casa dañada parcialmente por un deslave causado por una tormenta en Matta, un poblado en el valle de Swat, en Pakistán, el domingo 14 de abril de 2024. (Servicio de Rescate 1122 del Departamento de Emergencias vía AP)

Al menos 41 personas murieron, 28 de ellas alcanzadas por rayos, como consecuencia de las fuertes lluvias que caen desde el viernes en Pakistán, informaron el lunes las autoridades de este país, uno de los más amenazados del mundo por los fenómenos meteorológicos extremos.

La Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA) advirtió sobre posibles desprendimientos de tierra e inundaciones repentinas, y los servicios meteorológicos prevén varios días más de fuertes lluvias en la mayoría de las provincias del país.

La mayoría de las muertes ocurrió cuando un rayo cayó sobre agricultores que cosechaban trigo y las lluvias provocaron el colapso de casas en la provincia oriental de Punjab, dijo Arfan Kathia, portavoz de la autoridad provincial de gestión de desastres. Advirtió que se esperaban más lluvias esta semana.

Las precipitaciones, que también azotaron la capital, Islamabad, dejaron siete muertos en la provincia suroccidental de Baluchistán durante el fin de semana, y otras ocho personas murieron en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, en la frontera con Afganistán. Las lluvias inundaron calles en la ciudad noroccidental de Peshawar y en Quetta, la capital de Baluchistán, donde las autoridades declararon el estado de emergencia.

El primer ministro Shehbaz Sharif dijo en un mensaje televisado que ordenó a las autoridades que proporcionaran ayuda en las regiones afectadas. Las reservas de agua del país mejorarán tras las precipitaciones, señaló, aunque expresó su preocupación por las muertes y los daños.

Un conductor en moto y un auto circulan por una calle inundada por las fuertes lluvias en Peshawar, Pakistán, el lunes 15 de abril de 2024. Docenas de personas, la mayoría agricultores, murieron en Pakistán debido a las precipitaciones en los últimos tres días, según dijeron las autoridades el lunes. (AP Foto/Muhammad Sajjad)
Un conductor en moto y un auto circulan por una calle inundada por las fuertes lluvias en Peshawar, Pakistán, el lunes 15 de abril de 2024. Docenas de personas, la mayoría agricultores, murieron en Pakistán debido a las precipitaciones en los últimos tres días, según dijeron las autoridades el lunes. (AP Foto/Muhammad Sajjad)

En Afganistán, las fuertes inundaciones por las lluvias estacionales mataron a 33 personas e hirieron a otras 27 en los últimos tres días, según Abdullah Janan Saiq, vocero talibán para el Ministerio de Estado para la Gestión de Desastres Naturales.

Más de 600 viviendas sufrieron daños o quedaron destruidas y alrededor de 200 cabezas de ganado murieron, añadió. Las inundaciones también afectaron numerosos cultivos y más de 85 kilómetros de carreteras.

Las autoridades en Afganistán prestaron ayuda a casi 23.000 familias, y se reportaron inundaciones repentinas en 20 de las 34 provincias del país, apuntó.

Unas lluvias tan intensas en abril resultan inusuales, afirmó Rafay Alam, experto medioambiental paquistaní.

“Hace dos años, Pakistán lidió con una ola de calor en marzo y abril y ahora recibimos lluvias y todo es por el cambio climático, que causó graves inundaciones en 2022″, explicó.

Pakistán, el quinto país más poblado del mundo, es uno de los más amenazados por el cambio climático.

El monzón, que comenzará en junio, es esencial para reponer los recursos hídricos de Asia del Sur y aporta entre el 70 y el 80% de sus precipitaciones anuales, pero también causa tragedias y destrucción cada año.

En 2022, unas inundaciones sin precedentes anegaron un tercio del país, afectando a más de 33 millones de personas y causando más de 1.700 muertos.

(Con información de AP y AFP)