Estados Unidos sancionó a dos de las hijas de Vladimir Putin

El Departamento del Tesoro avanzó sobre el círculo íntimo del presidente ruso tras la masacre en Bucha

Vladimir Putin junto a su hija María y su ex esposa Liudmila
Vladimir Putin junto a su hija María y su ex esposa Liudmila

Estados Unidos anunció este miércoles sanciones contra dos hijas del presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una medida que añade presión sobre los familiares más cercanos del líder ruso en respuesta a la invasión de Ucrania.

El anuncio del Departamento del Tesoro incluye a dos de los mayores bancos rusos, Sberbank y Alfa Bank, así como a Maria Putina y Katerina Tikhonova, las dos hijas del líder fruto de su primer matrimonio con Liudmila Shkrebneva. Además, informó que todas las nuevas inversiones estadounidenses en Rusia quedan prohibidas.

También fueron sancionadas la esposa y la hija del ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, como el ex mandatario Dmitry Medvedev.

Putin no habla públicamente sobre su familia pero, según el Kremlin, tiene dos hijas con su primera esposa, Lyudmila Shkrebneva, que se han mantenido en gran medida fuera de la vida pública, hasta el punto de que muchos rusos no saben cómo son.

Según la revista Forbes, Maria Putina es copropietaria de Nomeko, una empresa que participa en la construcción de un centro oncológico a las afueras de San Petersburgo, y Katerina Tikhonova dirige un instituto de inteligencia artificial en la Universidad Estatal de Moscú.

María Putina
María Putina
Katerina Tikhonova, en un foro económico en San Petersburgo (Reuters)
Katerina Tikhonova, en un foro económico en San Petersburgo (Reuters)

En 2013, la pareja dijo que su matrimonio había terminado. Al año siguiente, el Kremlin confirmó que el presidente ruso había culminado el proceso de divorcio de su esposa tras un matrimonio de casi 30 años, en medio de rumores de la prensa de una presunta relación con una ex gimnasta olímpica.

La medida estadounidense busca “aislar más” a Rusia de la economía global y está construida sobre la decisión de más de 600 empresas multinacionales de abandonar el mercado ruso.

Por otra parte, Estados Unidos ha vetado las transacciones de estadounidenses con empresas estatales rusas y ha congelado sus activos bajo jurisdicción del país norteamericano, lo que “daña” la capacidad del Kremlin de usar los recursos de estas compañías para financiar la guerra en Ucrania. El Departamento del Tesoro proporcionará los nombres de estas empresas este jueves.

En cuanto a las sanciones impuestas contra funcionarios y sus familiares, Estados Unidos les ha expulsado de su sistema financiero y ha congelado sus activos. “Estos individuos se han enriquecido a expensas de los ciudadanos rusos” y “algunos de ellos son responsables de proporcionar el apoyo necesario para la guerra de Putin en Ucrania”, detalló la Casa Blanca en un comunicado.

Por último, el Tesoro estadounidense ha prohibido a Rusia hacer pagos de deuda con fondos bajo su jurisdicción y los aliados se han comprometido a apoyar sectores considerados “esenciales” para las actividades humanitarias que benefician a la ciudadanía rusa.

(Con información de AFP y Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR