Médicos del IMSS operaron a bebé durante el sismo de 7.7 de magnitud

En el video se ve que aún con el movimiento telúrico, personal de la salud concluyó una delicada cirugía de cráneo

Compartir
Compartir articulo
Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social permanecieron al frente de una cirugía durante el sismo de 7.7 grados Richter del pasado lunes 19 de septiembre. (Video: Unidad de Comunicación Social/IMSS).

Sin importar la intensidad del temblor, los médicos del Seguro Social adscritos a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de Pediatría “Dr. Silvestre Frenk Freund”, concluyeron la cirugía a un paciente diagnosticado con craneosinostosis, es decir, la fusión prematura de las estructuras del cráneo.

El lunes 19 de septiembre un paciente de cinco meses era operado en el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI cuando alrededor de las 13:05 horas de la tarde del lunes, se registró un sismo con magnitud de 7.7 grados, con epicentro en al sur de Coalcoman, Michoacán.

Aún con la incertidumbre, el cuerpo de médicos actuaron con profesionalismo durante el movimiento telúrico de 7.7 grados Richter frente de una cirugía que exigía un alto grado de precisión y cuidado, ya que se trataba de un paciente pediátrico de cinco meses.

Durante el temblor se activó el protocolo de emergencia, por lo que las labores del hospital no fueron suspendidas.”El hospital es seguro y durante el sismo se activaron los protocolos de emergencia, como las dos plantas de energía eléctrica, que entraron de forma inmediata cuando falló la electricidad”, explicó el doctor Miguel Ángel Serret Fernández, Neurocirujano del Servicio de Neurocirugía Pediátrica de esta UMAE.

Miguel Ángel Serret Fernández, Neurocirujano del Servicio de Neurocirugía Pediátrica de esta UMAE. (Foto: Unidad de Comunicación Social/IMSS).
Miguel Ángel Serret Fernández, Neurocirujano del Servicio de Neurocirugía Pediátrica de esta UMAE. (Foto: Unidad de Comunicación Social/IMSS).

“Nosotros, aunque hubiéramos podido, no quisimos porque nuestro equipo tenía que quedarse para salvaguardar la vida de ese pequeño que estábamos operando”. Al final la operación fue todo un éxito sin pérdidas qué lamentar, por lo que todo el equipo de especialistas celebraron por tan importante hazaña.

Por su parte, el doctor Fernando Soriano Padilla, jefe de Cirugía Maxilofacial de la UMAE, subrayó que durante el evento sísmico en el quirófano se encontraban siete profesionales de la salud, entre anestesiólogos, cirujanos y personal de Enfermería, quienes antepusieron su profesionalismo y la integridad del paciente.

“Nosotros tenemos familia, padres, hijos, pero también ese hijo, que sus padres están fuera, entonces el gran compromiso que tenemos como médicos ante el paciente y eso nos hace anteponer a nuestra familia y a todo en favor de nuestros pacientes”, resaltó el doctor Soriano.

En tanto, el padre del menor, el señor Christian, agradeció al personal del hospital, pues a pesar del sismo no se interrumpió la actividad propia de un nosocomio de alta especialidad.”Ellos son unos guerreros, unos superhéroes por mantener esa paciencia y esa calma”, mencionó el padre tras reconocer la labor del IMSS al activar los protocolos de seguridad durante una catástrofe natural para llevar a buen término el quehacer diario del Hospital.

Durante el temblor se activó el protocolo de emergencia, por lo que las labores del hospital no fueron suspendidas. Los padres del menor agradecieron la labor de los médicos. (Foto: Unidad de Comunicación Social/IMSS).
Durante el temblor se activó el protocolo de emergencia, por lo que las labores del hospital no fueron suspendidas. Los padres del menor agradecieron la labor de los médicos. (Foto: Unidad de Comunicación Social/IMSS).

Y es que esto habla de un ejemplo de vocación, ya que en varias ocasiones se ha presentado una situación como esta. En 2017, el jueves 7 de septiembre una paciente de nueve años con falla cardiaca severa fue atendida y operada de urgencia en el Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza; transcurrían cinco horas de la cirugía cuando, cerca de la media noche, se registró un sismo de 8.2 grados Richter.

Pero en el quirófano del séptimo piso, por la delicada salud de la menor, el equipo médico y de enfermería decidió continuar sin interrumpir la operación a corazón abierto.

En todo el momento, aún durante el sismo, el equipo de cirujanos, enfermeras, anestesiólogo y técnicos, encabezado por el doctor David Arellano Ostoa, jefe del Departamento de Cirugía Cardiaca Pediátrica, mantuvo la calma y continuó la operación, a pesar de que ya había finalizado la jornada laboral de la mayoría del personal.

SEGUIR LEYENDO: