Sismo 19S 2022: por qué el “triángulo de la vida” no funciona en México

Esta medida precautoria que ha sido promovida ampliamente alrededor del mundo, difícilmente puede implementarse con éxito en México

Guardar

Nuevo

El triángulo de vida no es la mejor opción para resguardarse en México (Foto: Cuartoscuro)
El triángulo de vida no es la mejor opción para resguardarse en México (Foto: Cuartoscuro)

El “Triángulo de la Vida” es un método de seguridad civil difundido a lo largo del mundo que se implementa en caso de sismos en caso de que no de tiempo al ciudadano de evacuar el inmueble en el que se encuentra, esto para incrementar la probabilidad de sobrevivencia ante un probable derrumbe de la estructura en la que se está.

Sin embargo, la apropiación de este método inventado por Douglas Copp en territorio mexicano no es necesariamente seguro, pues las condiciones específicas de las construcciones en la república descartan su eficiencia ante derrumbes provocados por movimientos telúricos.

Dicho método consiste en colocar el cuerpo lo más cercano a un objeto sólido que pueda resistir una estructura, el elemento debe de tener un tamaño considerable para que la persona que se oculte ahí pueda resistir hasta que sea rescatado. En teoría, el individuo debe de agacharse para ocupar el menor espacio posible entre la estructura que se cae en relación al objeto que lo protege.

Esto porque se forma un espacio a modo de triángulo entre la estructura y el objeto que proporciona resguardo, donde puede caber la persona agachada y, así, poder esperar para ser rescatada por los elementos de Protección Civil designados para dicha tarea.

La idea subraya que lo ideal es colocarse en posición fetal, sobre el piso y lo más junto que se pueda al objeto, el cual puede ser un mueble, una mesa, un buró, un estante o cualquier estructura que se le parezca; no obstante, esto está pensado en un tipo particular de estructura a base de vigas, mismas que al caer y chocar con el mueble generan el espacio triangular, algo que no aplica en la mayoría de las construcciones mexicanas.

En países como Estados Unidos, los materiales con los que están construidos la mayor parte de los inmuebles son de vigas o madera, por lo que los muebles previamente mencionados pueden resistir el peso de los escombros que se generan al momento de presentarse un derrumbe, pero en México la situación es muy diferente.

Cabe recordar que la mayor parte de las estructuras de casa/habitación están construidas con ladrillos, bloques y/o concreto. Además que en algunos casos se utiliza piedra volcánica apilada con cemento y otros materiales rocosos de gran peso, los cuales, además de poder aplastar el elemento de seguridad con el que se pretende establecer el triángulo, pueden ser sujetas a fragmentarse.

La alerta sísmica proporciona hasta un minuto para poder desalojar los inmuebles (Foto: Cuartoscuro)
La alerta sísmica proporciona hasta un minuto para poder desalojar los inmuebles (Foto: Cuartoscuro)

Es decir, si un individuo pretende utilizar el Triángulo de la Vida para sobrevivir a un derrumbe de una pared de ladrillos, ésta puede fragmentarse en múltiples formaciones rocosas que aplasten a la persona y matarlo. Aún cuando la víctima sobreviva al impacto, la forma de triángulo no se formaría, impidiéndole poderse mover o respirar, lo cual impactaría negativamente en los procesos de rescate, por eso, en México no se promueve este método a menos que la estructura del inmueble lo promueva; sin embargo, se reitera que es la minoría.

¿Qué medidas sí sirven en México?

Lo primero que se debe de hacer es promover una cultura preventiva, donde se establezca un método de evacuación eficiente del inmueble en caso de necesitarse. Para esto se debe de considerar si la mejor idea es evacuar a la calle o ir a la azotea, esto en relación a la cercanía del nivel en que se encuentre la persona y el suelo.

En el caso particular de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se cuenta con el servicio de la Alarma Sísmica, la cual avisa con antelación sobre la presencia de movimientos telúricos, otorgando a la ciudadanía hasta un minuto para poder evacuar los inmuebles antes de que el impacto sísmico se manifieste; sin embargo, existen lugares en los que no se cuenta con este lujo.

Bajo este contexto, Protección Civil ha comunicado que la mayoría de los cadáveres que se encuentran en terremotos son en las escaleras, pues dichas estructuras tienden a colapsar antes que los inmuebles, reduciendo la posibilidad de sobrevivencia, es por ello que se debe de estar consciente de que, si ya es perceptible el temblor y no se puede desalojar del inmueble en 15 segundos, lo preferible es encerrarse en el cuarto más pequeño —se sugiere el baño—, esto porque son las características más frecuentes en los rescates exitosos.

SEGUIR LEYENDO: