Karla era acosada, mostró abuso físico pero dijeron que su muerte fue “accidental”, tras 9 años la FGR retoma el caso

En 2019 se anunció que el caso sería analizado con perspectiva de género, ya que, al inicio, su muerte fue declarada como un accidente bajo muchas irregularidades

Esperanza, madre de Karla Pontigo (Foto: Twitter @FJEDD)
Esperanza, madre de Karla Pontigo (Foto: Twitter @FJEDD)

Amnistía Internacional (AI) dio a conocer el 24 de febrero que la Fiscalía General de la República (FGR) decidió recuperar el caso del feminicidio de la joven mexicana Karla Pontigo, quien en 2012 fue hallada con una herida en la pierna y desangrándose en un bar de San Luis Potosí en el que trabajaba los fines de semana, según información del medio EFE.

“La Fiscalía General de la República (FGR) ejerció su facultad de atracción y retomará las investigaciones de este crimen”, afirmó AI en un comunicado.

Cabe señalar que la Amnistía dio a conocer en septiembre de hace tres años (2019) que un juzgado del central estado mexicano de San Luis Potosí expresó la existencia de un presunto conflicto de interés por parte de la Fiscalía General del Estado (FGESLP) para investigar y hacer justicia en el caso del feminicidio de Karla.

En retrospectiva, según las primeras investigaciones de 2012 realizadas por la Fiscalía de San Luis Potosí, la muerte de la joven de 22 años habría sido un accidente. Sin embargo, la joven presentaba varias heridas y golpes en diversas partes del cuerpo, a la par, de acuerdo con lo señalado por AI, existía evidencia de una agresión sexual; lo cual no fue retomado en la versión oficial:

Karla, de 22 años, tenía dos trabajos, uno entre semana (en un spa de rehabilitación para aprender a hacer masajes terapéuticos) y otro los fines de semana, en el que era edecán de Play Bar.

Karla Pontigo tenía 22 años cuando fue asesinada (Foto: Twitter cencos)
Karla Pontigo tenía 22 años cuando fue asesinada (Foto: Twitter cencos)

Todo ocurrió un 28 de octubre de 2012. Dado que la hora de salida de la joven era durante la madrugada (alrededor de las 3:00 de la mañana) usualmente su hermano o madre iban a recogerla a su lugar de trabajo. Ese día no fue la excepción. Sin embargo al llegar, luego de varias horas de espera y de que no le permitieran el acceso, el hermano de Karla recibió la noticia de que su hermana tenía una cortada en la pierna.

Sin más detalles le permitieron verla. Fue en el tercer piso del edificio en donde la encontró, dicho sitio estaba cerca de la cocina del establecimiento y a de la oficina del dueño del negocio, Jorge Vasilakos. Karla estaba tendida en el piso con un charco de sangre a su alrededor y una herida en la pierna, mientras una de sus compañeras la sostenía de la cabeza y las manos.

Ahí le explicaron al joven que Karla no había prendido la luz, por lo que no vio la puerta de cristal de la oficina y chocó con ella, la rompió y el vidrio le ocasionó una cortada en la extremidad.

Sin embargo, luego de que el joven la llevase al hospital, los doctores le explicaron que su hermana presentaba golpes, una mordida en el labio, señales de estrangulamiento y una grave lesión en la cabeza; “Cuando la vi supe que no había sido un accidente”, dijo Esperanza, madre de Karla, que acudió al hospital momentos después de que llagaran sus dos hijos.

La familia de Karla ha luchado por más de siete años para que se haga justicia (Foto: Twitter @FJEDD)
La familia de Karla ha luchado por más de siete años para que se haga justicia (Foto: Twitter @FJEDD)

Luego de varias horas de atención intensiva y la amputación de una pierna, a la 01:15 del lunes 28 de octubre del 2012, Karla sufrió un shock hipoglucémico y un infarto; luego de 20 horas de agonía, falleció. Hasta ese momento las autoridades ministeriales no habían aparecido en el hospital, a pesar de que los médicos les informaron sobre la situación de la joven.

Pese a que en las investigaciones hubo diversas declaraciones que señalaban que Jorge Vasilakos, el dueño del bar, acosaba sexualmente a la edecán, estas no fueron retomadas.

Finalmente, en 2013, Armando Rodríguez abogado del bar El Play, dijo que las indagaciones periciales habían determinado que la causa del accidente era poca iluminación en el primer piso, lo que provocó que Karla tropezara.

En 2013 se cerró el caso y se acusó a Jorge Vasilakos, dueño del bar, de homicidio culposo por accidente. Por lo que pudo seguir el proceso en libertad. Pero la familia de Karla quedó inconforme. Además, denunciaron que durante todo el proceso no los dejaron revisar el expediente de su hija.

Fue tiempo después, cuando tuvieron el expediente en sus manos, que notaron irregularidades en este: como la declaración del procurador Covarrubias en la que aseguró que la joven estaba ebria, la aseveración de que al lugar del incidente acudieron inmediatamente elementos de seguridad para investigar, así como el rechazo de la existencia de otras lesiones en el cuerpo de Karla.

Debido a ello, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió en 2015 una recomendación al gobierno de San Luis Potosí para que aclarara el caso, identificara a la familia de Karla como víctima y les brindara atención psicológica; “La descripción de las misiones fue incompleta, inadecuada e ineficiente”, declaró.

Fue hasta el 16 de noviembre de 2019, es decir, siete años después de la tragedia, que el caso comenzó a ser investigado como feminicidio.

Karla Pontigo (Foto: Twitter @FJEDD)
Karla Pontigo (Foto: Twitter @FJEDD)

Ese mismo año, la Amnistía Internacional denunció que existía un “conflicto de interés” porque el vicefiscal jurídico y encargado de despacho de la Fiscalía estatal, José Luis Ruiz Contreras, es hermano del juez que emitió la sentencia por homicidio accidental, pero él también tenía un puesto en la entonces Procuraduría cuando sucedió el feminicidio, pues era el secretario particular del entonces procurador.

Ante tal situación, la FGR resolvió atraer la investigación bajo los lineamientos contenidos en el Protocolo de Investigación Ministerial, Policial y Pericial con Perspectiva de Género para el delito de Feminicidio de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), así como en lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En conclusión de la AI, “La FGR deberá realizar una investigación diligente, exhaustiva, imparcial y con perspectiva de género, como lo determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en noviembre de 2019, que confirmó que el feminicidio de Karla Pontigo estuvo rodeado de circunstancias de violencia, basada en género”, apuntó.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR