El 6.2% de las mujeres trabajan sin recibir un sueldo, frente al 4.6% de los hombres: IMCO

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad, la participación de las mujeres en la economía es fundamental para el país

La situación de la participación de las mujeres en el ámbito laboral sigue presentando retos (Foto: Reuters)
La situación de la participación de las mujeres en el ámbito laboral sigue presentando retos (Foto: Reuters)

Aunque la participación de las mujeres en la economía se hace cada vez más presente, todavía existen muchas áreas de oportunidad para mejorar las condiciones en las que se desempeñan ambos sexos en el ámbito laboral.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dio a conocer que el 6.2% de las mujeres trabaja sin recibir un pago, frente al 4.6% de los hombres.

“#MujerEnLaEconomía La participación de las mujeres en el mercado laboral es un factor fundamental para la competitividad de México, pero aún enfrentan retos para poder contar con igualdad de condiciones.”, apuntó la asociación civil en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el IMCO, 6.2% de las mujeres en México trabaja sin recibir un pago, frente al 4.6% de los hombres (Foto: Twitter@imcomx)
De acuerdo con el IMCO, 6.2% de las mujeres en México trabaja sin recibir un pago, frente al 4.6% de los hombres (Foto: Twitter@imcomx)

Por otra parte, señaló, la participación de las mujeres en la economía se traduce en un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México, así como cambios en la percepción de los roles dentro de las instituciones que podría orientarse hacia la igualdad de género.

#MujerEnLaEconomía Contar con más mujeres en el mercado laboral mexicano tiene múltiples beneficios que van desde un mayor crecimiento del PIB hasta cambios en la percepción de roles dentro de las instituciones que podrían orientarse hacia la igualdad de género

En el estudio El progreso de las mujeres en el mundo 2019-2020 realizado por la Organización Nacional de la Naciones Unidas (ONU) Mujeres se encontró que la tasa de participación de las mujeres en el trabajo remunerado se duplicó entre 1960 y 2005, ubicándose en alrededor de 40% al final del periodo.

Este incremento fue más evidente en países de la región como Argentina, Brasil y Colombia, cuyas tasas rebasaron el 50 por ciento.

El IMCO señaló que la participación de las mujeres en la economía se traduce en un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto de México (Foto: EFE)
El IMCO señaló que la participación de las mujeres en la economía se traduce en un mayor crecimiento del Producto Interno Bruto de México (Foto: EFE)

En años posteriores, estas naciones experimentaron un estancamiento en dicho indicador un estancamiento de participación. De acuerdo con la ONU, en la actualidad, la tasa de participación más baja de los países ilustrados es la mexicana.

Pese a que en generaciones recientes las mujeres han igualado e incluso superado el nivel educativo de los hombres, la tasa de participación no sigue la misma tendencia.

El organismo atribuye esta cuestión a la “distribución desigual de las cargas de trabajo remunerado y no remunerado entre mujeres y hombres.”

Otro aspecto importante es que “a nivel individual, y a pesar de que las tasas de participación en el trabajo remunerado de las mujeres son mucho menores que las de los hombres, la brecha de género en la tasa de participación es mucho más amplia y negativa entre la población pobre y la no pobre, la cual se mantiene al observar las brechas por grupos de edad.

De modo que, la interrelación entre la participación femenina en el trabajo remunerado y la pobreza también profundiza las desigualdades de género entre la población que vive en pobreza.”, refiere el estudio de ONU Mujeres.

El valor económico del trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados alcanzó un nivel equivalente al 23.3% del PIB mexicano, de acuerdo con el Inegi (Foto: Cuartoscuro)
El valor económico del trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados alcanzó un nivel equivalente al 23.3% del PIB mexicano, de acuerdo con el Inegi (Foto: Cuartoscuro)

Por otra parte, el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, realizado principalmente por las mujeres, es una de las áreas donde se registran las mayores desigualdades de género.

Si se consideran las actividades productivas en México que incluyen tanto el trabajo remunerado como el no remunerado, en 2014 las mujeres aportaron el 70.6% de su tiempo a estas labores, mientras que el de los hombres se ubicó por debajo del 30 por ciento.

De acuerdo con la Cuenta Satélite del Trabajo no Remunerado, “el valor económico del trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados alcanzó un nivel equivalente a 5.1 billones de pesos mexicanos (250 mil millones de dólares), representando el 23.3% del PIB mexicano” (Inegi 2018).

MÁS SOBRE OTROS TEMAS

TE PUEDE INTERESAR